Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Aspain 11

Semana de agitación en los mercados: Hoy Grecia, mañana Europa, pasado...

llave

Una vez conocidos los resultados de las pasadas elecciones en Estados Unidos, los mercados han empezado a descontar los posibles problemas para llegar a un acuerdo y atajar así el abismo fiscal al que se dirige el país norteamericano. Los mercados, que no dejan de lado este tema, han dirigido esta semana el foco de sus miradas hacia Grecia, la cual se enfrenta al pago de 5.000 millones de euros de deuda este mismo viernes. De hecho, este martes se ha quedado a las puertas de alcanzar los 5.000 millones que necesita para hacer frente a este vencimiento. El país heleno ha conseguido colocar 4.060 millones a uno y tres meses, por lo que este mismo viernes tendrá que celebrar otra subasta para tratar de completar el importe que debe.

Ayer, los mercados bursátiles en Europa abrieron con caídas, nerviosos ante la subasta que hoy se llevaría a cabo, han terminado por darse la vuelta y el Ibex 35 terminaría en signo positivo (+1,66%) rozando los 7700 puntos.

Pero no sólo esto es lo que pone nervioso a los mercados de renta variable. Son varios los puntos que mantienen latente la incertidumbre y el escepticismo en los inversores.

Debemos recordar que la carga total de la deuda griega asciende a 340.000 millones de euros, la cual necesita refinanciar para evitar que los demás países del euro se vean obligados a estar prestando dinero por mucho más tiempo del previsto a este país. Es cierto que se han aprobado nuevas medidas de ajuste, pero aun así, Alemania sigue apretando las tuercas y parece que todavía no ha acabado aquí la cosa. El país germano obcecado con la idea de recortar y nada más que recortar como forma de salir de la recesión que vive la Zona Euro, todavía no ha desbloqueado el siguiente tramo de ayudas a Grecia y como es normal en esta situación, la aversión al riesgo ha aumentado durante las últimas sesiones, disparando de nuevo las primas de riesgo y con consiguientes desplomes bursátiles.

El primer paso dado hace nueve meses con la reestructuración de la deuda soberana, no termina de dar sus frutos ya que las políticas contractivas impuestas desde el centro de Europa, ponen la zancadilla no sólo a un país, no sólo a Europa, sino a prácticamente a todas las economías occidentales en su intento por generar empleo y no hundirse más con sus problemas para afrontar sus deudas.

En este instante las zonas más calientes siguen siendo el sur de Europa, Japón y Estados Unidos. Si este último país, cuyo presidente Barack Obama ha sido reelegido, consigue avanzar en sus negociaciones acerca de una resolución del "fiscal cliff" y al mismo tiempo se moja más que nunca, apoyando firmemente a Francia, Italia y España en su intento por impulsar el crecimiento y reducir la presión sobre los países del Sur, es probable que poco a poco se suavicen un poco las tensiones que últimamente no paran.

No será tarea fácil, durante este próximo año 2013 se celebran elecciones al Parlamento alemán, por lo que Alemania podría estar todavía más reticente a abrir la mano y ser más flexible.

Desde Aspain 11 pensamos que si no se cambia el rumbo de estas políticas, Europa lo pasará muy mal, Alemania probablemente se resentirá más de lo esperado y esto tampoco favorece demasiado a Angela Merkel. Y menos a Estados Unidos. Pero este país ya ha puesto las cartas sobre la mesa, mientras que en este lado del charco, los políticos siguen jugando con sus calendarios electorales, con triquiñuelas que demuestran falta de transparencia y todo esto con un 11% de paro en la Eurozona.

El BCE debe actuar, sí, pero España también y pedir el rescate para rebajar los costes de financiación insostenibles a largo plazo. Nadie quiere escuchar frases como "Italia es la siguiente en caer" o "es demasiado tarde" o "el euro se rompe". Por lo menos no la gente de a pie que quiere trabajar y labrarse un futuro. ¿Hay presión por parte de algún país para que esto no ocurra? Es difícil imaginar que no. En nuestro país hacer frente a los intereses de la deuda no es el único problema. La gente no tiene suficiente información acerca de cómo se va a solucionar el 25% del paro, o cómo van a evitar la fuga de jóvenes hacia otros países para buscarse la vida, o si el "banco malo" se está construyendo de manera realista.

Lo que pensamos es que hace falta dejarnos de cortoplacismos, porque al igual que en la vida, en economía hace falta mirar hacia el futuro y ver más allá de nuestro propio ombligo.


Julián Alvarez González, Departamento Macroeconómico  de Aspain 11 Asesores Financieros

Aspain 11 Asesores Financieros EAFI

publicidad
publicidad
publicidad