15 de Octubre, 16:40 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

tipos hipotecarios

El silencio del BCE y China hunden el euríbor: ¿Hasta cuándo aguantará así?

En apenas cinco días, el euríbor ha perdido 15 milésimas. Puede parecer poco, pero para el indicador, que comenzó la semana pasada cotizando en el -0,118% y acabó en el 0,133% es mucho. Ayer martes se situó en el -0,135%. El índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas cerrará el mes de mayo en el -0,121%, frente al -0,112% de abril y todo parece indicar que la espiral alcista que había iniciado desde la segunda mitad de 2018 y que hacían presagiar que el índice acabaría en positivo a finales de este año ha terminado o, por lo menos, se ha modificado por otra bajista.

Varios son los motivos por los que el indicador está en situación de caída libre.

Victoria Torre, responsable del desarrollo de contenidos, productos y servicios de SelfBank, explica que el más reciente es la tensión comercial entre Estados Unidos y China. En opinión de la experta, "una guerra comercial supondría una ralentización del crecimiento a nivel global, por lo que influiría en la zona euro" puesto que algunos países como Francia y Alemania dependen en exceso de las exportaciones. La siguiente consecuencia de esta guerra comercial sería el retroceso de algunas décimas de crecimiento económico de la zona euro, que podría contribuir, aún más, al retraso de la subida de tipos. Recordemos, que inicialmente el Banco Central Europeo (BCE) tenía previsto acometer el primer incremento después del verano, algo que ya ha descartado el propio organismo. Los mercados hablan de un retraso que iría hasta la segunda mitad de 2020.

Torre reitera que el mercado ya vaticina una nueva bajada de tipos si el acuerdo entre ambos países se rompe. Así el consenso de Bloomberg establece ya un 30% de posibilidades de que se recorten de nuevo los tipos y ya nadie confía en una subida.

Joaquín Robles añade también las recientes dudas sobre el crecimiento global. A lo que hay que añadir que los últimos datos de IPC y PIB de la eurozona no han sorprendido para bien al mercado, que ya ha asumido que todavía queda mucho por hacer en términos económicos antes de subir los tipos.

Sin guiño hacia los bancos, de momento

Nadie duda que la política de tipos cero y el hecho de de que la facilidad de depósito, lo que cobra el BCE a los bancos para guardar su dinero, en el -0,4% está pasando factura al resultado operativo de las entidades financieras. Robles recuerda que gracias a ello, el BCE recaudó 7.000 millones de euros. Estas dificultades hicieron pesar que el BCE podría lanzar un guiño a los bancos recortando el tipo de interés. En la rueda de prensa de abril, todo parecía indicar que las próximas medidas del BCE irían por ese camino. La próxima acción que tomaría el BCE sería subir precisamente esa facilidad de depósito aunque no se tocaran los tipos estaba en la menta de los expertos. Sin embargo, el silencio que ha mantenido desde entonces el BCE ha sido interpretado por el mercado de que esas medidas no se tomarán a corto plazo, reitera Robles. 

No obstante, Torre sí que se muestra optimista: "Creemos que si los resultados no mejoran, el BCE abrirá el abanico de posibilidades e intentará ayudar de una u otra manera a los bancos". El sostenido rendimiento negativo de los tipos de interés no ha hecho más que perjudicar al sector bancario y "no descartamos que en el corto plazo el BCE les mande un guiño de una u otra manera". En este sentido, el BCE prepara un nuevo TLTRO para septiembre. "El BCE sabe de la importancia de un sector bancario sólido y sin fisuras para poder transmitir de forma eficiente su política monetaria y que ahora no está pasando por su mejor momento en términos de rentabilidad".

De momento, en la reunión de junio, prevista para el 6, no se esperan grandes cambios en su discurso. Robles insiste en que habrá que estar muy atentos por si acaso el BCE da alguna pista sobre estos dos temas centrales, como son la facilidad de depósitos y las nuevas subastas de liquidez. Por su parte, Torre destaca que habrá que estar atentos al primer consejo de la Comisión Europea de junio, pues en ella se puede hablar del sucesor de Draghi, que acabará el mandato en junio. Del resultado, si sale con un perfil más 'dovish' o más 'hawkish' dependerá la evolución del euríbor. "Será complicado ver un euríbor en positivo a final de año", concluye Torre. 

De momento, las previsiones, actualizadas de Bankinter, sitúan al euríbor en el -0,09% en el escenario central, aunque en el pesimista caería hasta el -0,20%. En cuanto a los tipos de interés, las previsiones es que se sitúen en el 0% a lo largo de todo 2019 para acabar a finales de 2020 en el 0,10%.

publicidad
publicidad