16 de Septiembre, 19:00 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

para sus finanzas

Tres años del euríbor en negativo y ¿el último?: por qué amortizar hipoteca será la mejor operación

Este mes de febrero, el euríbor, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, celebrará tres años en negativo. Y, aunque parece ser que el Banco Central Europeo (BCE), mantendrá otro años sin cambios la tasa de tipos de interés, por lo menos hasta el próximo ejercicio, todo apunta a que el euríbor cerrará en negativo unos pocos meses más. Y es que la cotización del euríbor lleva ya unos meses subiendo, de manera paulatina, pero imparable. El enero cerró en el -0,116% y, de momento, la media de febrero apunta a una nueva subida ya que se sitúa en el 0,109%. Las expectativas que tienen las entidades financieras de una próxima normalización del precio del dinero, a pesar del discurso dovish de Draghi de enero es el motivo fundamental. Y es que según fuentes financieras, "el hecho de que el euríbor lleve tres años en negativo es una situación totalmente anómala, por lo que lo normal es que poco a poco se empiece a normalizar, acercándose a cero".

Ante esta situación, las familias han concetrado sus ahorros en depósitos, superando los 800.000 millones de euros por primera vez. Y lo han concentrado en productos que hasta el momento no ofrecían una rentabilidad atractiva, si se tiene en cuenta que la rentabilidad media del depósito en España se sitúa en el 0,05% y la inflación cerró enero en el 1%. Ante esta situación, en un entorno de subida de tipos, de subida del precio del dinero y escasa rentabilidad de productos de ahorro, la operación más rentable financieramente hablando es la de amortizar hipoteca. De esta manera, los hipotecados conseguirán reducir el impacto de la subida de tipos y del euríbor.

Amortizar ahora es la mejor opción

Amortizar hipoteca se convierte en la mejor opción para las familias españolas, que aprovecharían el euríbor en negativo para reducir su deuda y afrontar en una mejor situación la posible normalización del dinero en un futuro próximo, con el consiguiente repunte del indicador. (No hay que olvidar que en 2008 alcanzó la cuota histórica del 5%).

Así, el hipotecado que quiera reducir capital debe saber que el sistema que rige las hipotecas es el francés: es decir, se pagan más intereses al principio que al final y cuánto más joven es la hipoteca. Por otro lado, las bajadas del euríbor se notan más al principio de la hipoteca que al final por ese mismo motivo.

A la hora de amortizar hay que tener cuatro aspectos básicos

Cuota inferior a 750 euros y fiscalidad:

Solo las hipotecas firmadas con anterioridad al 1 de enero de 2013 tienen derecho a deducirse un 15% en la Declaración de la Renta sobre un máximo de 9.040 euros. Cifra que se eleva hasta 18.080 euros en caso de dos titulares que hagan declaración individual.

Este máximo supone una cuota mensual de 750 euros, por lo que si es inferior, y se tiene ahorros de sobra, conviene completar el resto para acceder a los 1.356 euros de deducción.

¿Principio o al final de la hipoteca?

Amortizar anticipadamente durante los primeros años de hipoteca consigue reducir mucho los intereses a pagar durante el resto de la vida de la hipoteca. Especialmente en el momento actual, dentro de un entorno de tipos bajos conviene amortizar hipoteca para evitar que las futuras subidas nos pillen con mucho capital a deber, ya que los intereses se calculan en cada momento sobre la deuda.

Entre cuota o plazo

Cada anualidad es la suma de la cuota de interés y la cuota de amortización correspondiente al año de que se trate. Este sistema se llama también progresivo, porque a medida que transcurre el tiempo las cuotas destinadas a la amortización de capital van siendo mayores, mientras que las cuotas de interés irán disminuyendo porque el capital pendiente por amortizar irá siendo menor.

Así, elegir entre cuota o tiempo dependerá de varios factores. En primer lugar de los ingresos personales del hipotecado y, en segundo lugar, de los tipos de interés vigentes en cada momento.

Así, lo más aconsejable y beneficioso es reducir plazo, ya que así se recortará el pago de intereses. Quienes decidan esta modalidad, seguirán pagando la misma letra hipotecaria que tienen en el momento de hacer la amortización, pero reducirán la duración de su préstamo, con lo que disminuirá de forma notable el pago de intereses. Para hacernos una idea: si ahora pagamos 50 euros en nuestra hipoteca de intereses y reducimos nuestra cuota en tres meses nos estaríamos ahorrando 150 euros de intereses. Cantidad que ningún producto financiero con los tipos actuales te da por el mismo dinero invertido.

No obstante, para muchas personas puede resultar más beneficioso reducir letra hipotecaria porque les puede permitir vivir de forma más holgada mes a mes, sobre todo cuando acaban de contratar el préstamo o cuando los tipos de interés están muy altos. Así, si se produjeran una caída en picado del Euríbor, como ha pasado, el dinero que se ahorra de pasar una cuota alta a otra más baja se puede destinar a reducir plazo.

Comisiones:

Es otro punto a tener en cuenta. Con la entrada de la Ley Hipotecaria se regularon las comisiones de amortización tanto parcial como total. Lo habitual es que algunos bancos cobren una comisión del 0,5 % si se amortiza durante los primeros cinco años del plazo o del 0,25% a partir del sexto año.En el caso de las hipotecas a tipo fijo, muchas incluyen una compensación de riesgo de tipo de interés. Puede llegar hasta el 5% y se aplica cuando la amortización genera pérdidas para el banco. Sin embargo, también hay entidades que permiten la amortización parcial de la hipoteca sin coste siempre y cuando no supere el 20% total de de la deuda.

Si te interesa esta noticia, también te puede gustar 

Euríbor en negativo o positivo, ¿cuándo es mejor amortizar?

Con el euríbor en negativo, ¿cuáles son las mejores hipotecas a tipo fijo?

publicidad
publicidad