24 de Septiembre, 08:04 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

marcará un -0,191%

¿Qué viene el lobo?: un nuevo mínimo del euríbor retrasa el cambio a tipo fijo

Los expertos llevan unos meses alertando a los hipotecados que viene el lobo. Y ese lobo viene en forma de subida del euríbor. Comenzar a pensar en cambiar la hipoteca a tipo variable por otra a tipo fijo sería la estrategia para protegerse de ese incremento y más teniendo en cuenta que la nueva Ley Hipotecaria permitirá hacerlo sin coste.

Parecía que esa predicción se empezaría a cumplir ya desde enero de este año, cuando el euríbor subió ligeramente hasta el -0,189%, frente al -0,190% que cerró diciembre. Sin embargo, durante el mes de febrero ha vuelto a marcar mínimos y si continúa así cerrará el mes en el -0,191%, dos milésimas más que en enero y una más que en diciembre, por lo que todo parece indicar que el lobo todavía no ha bajado de las montañas.

Lo cierto, es que el índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas podría permanecer batiendo récords y en negativo más tiempo de lo esperado, por lo menos, hasta que el Banco Central Europeo (BCE) no varíe su política monetaria, algo que no llegará por lo menos hasta septiembre de este año.

¿Qué dicen los expertos?

Bankinter ha elaborado unas previsiones con tres escenarios. Tanto en el pesimista como en el central maneja un cierre del euríbor para finales de 2018 con el índice cotizando en negativo. En el caso del pesimista, el euríbor se hundiría hasta el -0,3%, mientras que el central señala que el índice acabaría en el -0,12%, siete décimas menos que el actual y, solo en el apartado optimista, cerraría en positivo: un 0,2%. Siguiendo con estas previsiones, esta tendencia de recuperación sería más consolidada en 2019, cuando el BCE llegue a subir tipos en la segunda mitad del año. Así, el euríbor acabaría en el 0,2% 2019 en el escenario central, mientras que en el pesimista se situaría en el 0% y en el optimista en el 0,4%.

Joaquín Robles, analista de XTB, recuerda que el "tipo de interés del Euribor lo marca en gran parte la evolución de los tipos de interés del BCE, que en estos momentos se encuentran en el 0%. A pesar de las especulaciones que apuestan por un endurecimiento monetario antes de tiempo, nosotros consideramos que es muy complicado que se pueda producir una subida en los tipos de interés durante todo lo que resta de año. Hasta que no se inicie la progresiva subida en los tipos por parte del BCE no esperamos que se produzca ningún cambio de tendencia". 

El experto de XTB explica que la subida del euríbor dependerá mucho de lo que ocurra durante el mes de septiembre, ya que el BCE tendrá que decidir si mantiene los estímulos, los reduce o los elimina. "Cuanto más estricto sea con la decisión, mas podría repuntar el euribor. Sin embargo para ello la inflación se deberá estabilizar en torno al 2%, objetivo que en estos momentos se encuentra lejos, ya que ahora está en el 1.4% Cuando esta variable se estabilice se iniciara un periodo de endurecimiento monetario que se traducirá en una progresiva subida de los tipos de interés acompañada por el euribor", asevera.

Estos serían niveles todavía muy bajos para que el hipotecado sufriera un impacto importante en sus cuotas, por lo que una hipoteca a tipo variable todavía sería más barata que pagar una hipoteca a tipo fijo. Entonces, ¿cuándo habría que pensar en un cambio de hipoteca? Parece que esta decisión se retrasará todavía más. Expertos en el mercado hipotecario hablan de un horizonte temporal que no llegaría hasta 2021-2022 cuando una hipoteca fija sería más barata que una hipoteca a tipo variable, es decir, todavía quedarían cuatro años antes de comenzar a pensar en el gran cambio.

Si te ha interesado esta noticia también te puede interesar

Dos años más de euríbor en negativo

publicidad
publicidad