Finanzas.com

Recordar mis datos | 縊lvidaste tu contrase馻?

sector financiero

La banca destina una tercera parte de lo esperado a devolver cl醬sulas suelo

Jos M.Camarero

Ya han transcurrido diez meses desde que el Gobierno pusiera en marcha el mecanismo extrajudicial por el que los afectados por las cl醬sulas suelo pod韆n reclamar a sus bancos la devoluci髇 de las cantidades pagadas de m醩 en sus hipotecas. Y, por ahora, las entidades apenas han reintegrado una tercera parte del dinero que esas mismas corporaciones hab韆n reservado para afrontar esta contingencia. La demanda inicial de reclamaciones, tras conocerse la resoluci髇 de hace casi un a駉 del Tribunal de Justicia de la Uni髇 Europea (TJUE), en la que se instaba a recuperar todo el dinero de los suelos de forma retroactiva, y no solo hasta mayo de 2013, se ha ido apagando con el paso de los meses. En muchos casos, porque los titulares de hipotecas han preferido ir directamente por la v韆 judicial. En otros, porque los bancos han rechazado las solicitudes. Y tambi閚 en un n鷐ero indeterminado de casos por el olvido, la desidia u otras causas personales de los afectados, que no han formulado su queja.

Con la actualizaci髇 de los resultados trimestrales de septiembre, algunas entidades han ofrecido datos sobre el estado de sus cl醬sulas suelo. En total, han devuelto 730 millones de euros, frente a los m醩 de 2.400 millones que esas firmas hab韆n provisionado a principios de a駉 para afrontar esta sangr韆 de dinero de la que llegaron a anticipar que podr韆 hacer mucho da駉 al sector. Es decir, ha salido de los bancos apenas un 30% de lo previsto. La cuant韆 es proporcionalmente a鷑 menor si se compara lo abonado a los afectados con todas las cantidades cobradas de m醩 durante la vigencia de las cl醬sulas suelo. Esto es, el riesgo m醲imo al que se expone la banca con este problema en el caso de que absolutamente todos sus clientes reclamaran. Se habr韆 tratado de un impacto de casi 3.800 millones que, por ahora, se ha quedado reducido a una cuarta parte.

La disparidad de casos de perjudicados es tan extensa como el tratamiento que cada una de las entidades han dado a este problema. Bankia y BMN -璴os dos bancos p鷅licos- optaron por devolver pr醕ticamente todas las cl醬sulas suelo, lo que les ha supuesto un gasto de 191 y 34 millones, respectivamente, al aceptar un 93% y un 77% de las reclamaciones en cada caso. Por su parte, CaixaBank ha reintegrado 210 millones de euros frente a los 625 previstos seg鷑 sus dotaciones, y lejos de los 1.250 millones que ten韆 en riesgo por este conflicto. En Sabadell, la devoluci髇 ha supuesto una salida de 95 millones, tambi閚 lejos de los m醩 de 410 provisionados y de los casi 500 millones que contaba para este problema. Popular ha reintegrado 200 millones, la mitad de lo que esperaba. En BBVA no han ofrecido datos de su evoluci髇, aunque es una de las firmas m醩 perjudicadas, con hasta 1.200 millones de riesgo m醲imo admitido y unos 577 millones reservados para cubrir esta contingencia.

La aceptaci髇 de las reclamaciones recibidas por la banca, hasta ahora, se sit鷄 en torno a la mitad de los casos, como ocurre en CaixaBank (con un 51,5%) y Sabadell (55%). Fuentes del sector bancario reconocen que en el resto de bancos afectados se mantiene esa tendencia, aunque ni Popular ni BBVA han ofrecido datos p鷅licos. Con esos niveles de aceptaci髇 del 50%, pero unas cuant韆s desembolsadas que representan hasta un 30% de lo previsto, la realidad supone que muchos clientes no han llegado a reclamar.

Colapso en los tribunales

La causa se encuentra, en muchos casos, en los tribunales. Los juzgados especializados para este conflicto, habilitados desde junio, han recibido un aluvi髇 de demandas, que superaban las 57.000 hasta septiembre. Solo en Madrid alcanzaban las 13.000, mientras que en Barcelona ascend韆n a 4.600, casi 3.000 en Sevilla y m醩 de 2.000 en Valencia y M醠aga. Desde la judicatura admiten que buena parte de esas demandas llegan sin antes haber reclamado a la entidad, porque los afectados asumen que sus bancos no les van a dar la raz髇.

El proceso extrajudicial del Gobierno sigue en vigor, y por ahora no hay plazo l韒ite para poder presentar una reclamaci髇 por las cl醬sulas suelo. El 鷑ico plazo establecido en el decreto-ley de enero era el que obligaba a la entidad a resolver la queja que reciba en un periodo m醲imo de tres meses. Una vez superado, el hipotecado pod韆 acudir a la v韆 judicial si no se hab韆 resuelto el caso a su favor.

Novaciones, subrogaciones y otras causas para la denegaci髇

Los bancos han encontrado una v韆 para no tener que asumir la devoluci髇 de todo el dinero que deber韆n reintegrar a sus clientes afectados por las cl醬sulas suelo en un grupo de hipotecas: aquellas que han registrado alg鷑 cambio en sus condiciones tras ser concedidas por primera vez. La mayor韆 de las entidades est醤 rechazando las solicitudes de quienes realizaron una novaci髇 -modificaci髇 en el capital o el plazo- o una subrogaci髇 -traspaso del cr閐ito a otro banco- al considerar que esa persona estaba perfectamente informada de la limitaci髇 de los intereses.

Se rechaza la devoluci髇 del dinero cobrado de m醩 en los 玸uelos porque el hipotecado 玹uvo pleno conocimiento de la existencia y el alcance de la cl醬sula, que est redactada 玠e un modo claro, concreto y comprensible, argumentan.

En el sector financiero justifican la postura alegando que al tratarse de hipotecas que se han vuelto a renegociar despu閟 de ser constituidas, el cliente tuvo la posibilidad de percatarse de los 玸uelos. As est ocurriendo con las misivas que algunas grandes entidades est醤 remitiendo a los afectados. BBVA ha reconocido que ante una novaci髇 o subrogaci髇 se 玜naliza si hubo una negociaci髇 individual con la entidad por la que tuvo conocimiento de la cl醬sula suelo y la acept libremente, en cuyo caso 玭o se procede a la devoluci髇. CaixaBank, donde tambi閚 aplican este criterio, explica que al variar las condiciones de un pr閟tamo se entiende que 玪as cl醬sulas se han renegociado y el consumidor conoce bien sus condiciones. Esta firma aclara que siempre analizan las reclamaciones caso por caso, como en BBVA.

Se acumulan otros casos en los que se deniega la devoluci髇 debido a un cambio del titular de la hipoteca, cuando el pr閟tamo est cancelado. Tambi閚 si el titular tiene los conocimientos financieros suficientes como para detectar esa cl醬sula al firmar la hipoteca.

publicidad
publicidad