Finanzas.com

Recordar mis datos | 縊lvidaste tu contrase馻?

hipotecas

La banca se niega a devolver las cl醬sulas suelo a hipotecas que fueron modificadas

Jos M.Camarero

Los bancos han encontrado una escapatoria para no tener que asumir la devoluci髇 de todo el dinero que deber韆n reintegrar a sus clientes afectados por las cl醬sulas suelo en un grupo de hipotecas: aquellas que han registrado alg鷑 cambio en sus condiciones despu閟 de ser concedidas por primera vez. La mayor parte de las entidades est醤 rechazando las solicitudes de los titulares que realizaron una novaci髇 -modificaci髇 en el capital o el plazo- o una subrogaci髇 -traspaso del cr閐ito a otro banco- al considerar que ese cliente se encontraba perfectamente informado acerca de la limitaci髇 de los intereses.

Desde que el Ministerio de Econom韆 puso en marcha el procedimiento extrajudicial con el que se pretend韆 solucionar este conflicto, las entidades implicadas han remitido una respuesta similar a los clientes que han realizado alg鷑 cambio registral: se rechaza la devoluci髇 del dinero cobrado de m醩 en los 'suelos' porque el hipotecado 玹uvo pleno conocimiento de la existencia y el alcance de esa cl醬sula, que est redactada 玠e un modo claro, concreto y comprensible, seg鷑 muestran los casos de los que ha tenido conocimiento este diario.

Desde el sector financiero justifican esta postura alegando que al tratarse de hipotecas que se han vuelto a renegociar despu閟 de ser constituidas, el cliente tuvo la posibilidad de percatarse de los suelos. As est ocurriendo con las misivas que algunas grandes entidades est醤 remitiendo a los afectados para denegarles la devoluci髇. Desde BBVA reconocen que ante una novaci髇 o subrogaci髇 se 玜naliza si hubo una negociaci髇 individual con la entidad por la que tuvo conocimiento de la cl醬sula suelo y la acept libremente, en cuyo caso 玭o se procede a la devoluci髇. En CaixaBank, donde tambi閚 aplican este criterio, explican que al modificar las condiciones de un pr閟tamo se entiende que 玪as cl醬sulas se han renegociado y el cliente conoce bien sus condiciones. Desde esta entidad aclaran que en cualquier caso analizan las reclamaciones caso por caso, al igual que BBVA.

El problema al que se enfrentan los perjudicados por esta negativa es que muchos de ellos fueron los que peor lo pasaron con las hipotecas durante la crisis. De hecho, cambiaron las condiciones de sus hipotecas a partir de 2009 -precisamente cuando se activaban los suelos al descender r醦idamente el eur韇or- para hacer frente a la imposibilidad de asumir las elevadas cuotas que pagaba. La ampliaci髇 de los plazos, la reestructuraci髇 de la deuda o los periodos de carencia permitieron afrontar mejor esos compromisos.

Tienen el mismo derecho

玈u cl醬sula supera el control de transparencia. Esta es la afirmaci髇 que casi todas las grandes entidades salpicadas por la resoluci髇 del Tribunal de Justicia de la Uni髇 Europea (TJUE) justifican de forma gen閞ica para evitar la devoluci髇. Las dos firmas que se mostraron m醩 rehacias desde el principio a generalizar el reintegro, como Popular o Sabadell, tambi閚 alegan causa como los cambios registrales, entre otras, para esquivar ese reintegro. 獷n realidad el banco no tiene obligaci髇 legal de justificar ese rechazo, recuerda el abogado Fernando Zunzunegui, quien considera que una novaci髇 o subrogaci髇 玭o excluye la demanda de nulidad y la reclamaci髇 de la devoluci髇. Adem醩, Zunzunegui cree que el mecanismo ideado por el Gobierno 玸髄o sirve para cansar a los clientes, porque 玪a mayor韆 no quieren pleitos.

Al mismo tiempo se acumulan otros casos en los que, por diversas circunstancias, se rechaza la devoluci髇, como por ejemplo, por un cambio del titular de la hipoteca, cuando el pr閟tamo est ya cancelado. Por ahora, ning鷑 banco ha ofrecido datos sobre los reintegros, a excepci髇 de Bankia, el 鷑ico que, junto a BMN, opt por la devoluci髇 generalizada. La entidad presidida por Jos Ignacio Goirigolzarri hab韆 devuelto hasta mediados de agosto 186 millones a 37.000 clientes.

A la espera de la comisi髇 de seguimiento que el Ministerio de Econom韆 aprob en mayo para evaluar estos casos, no ser hasta bien entrado el oto駉 cuando se conozcan las conclusiones del an醠isis sobre las devoluciones. Sin embargo, fuentes del sector destacan que, tras la avalancha inicial de reclamaciones, el dinero destinado a este fin ser inferior al de las provisiones m醲imas realizadas por las entidades financieras, que rondar韆n en su conjunto hasta los 4.000 millones de euros, al estar rechazando una parte de las reclamaciones que les llegan de los hipotecados.

publicidad
publicidad