Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

por pisos.com

Cómo librarse de un inquilino moroso

C.García-Pando

Los impagos en las viviendas con la crisis y la falta de trabajo están a la orden del día.

Los impagos en las viviendas con la crisis y la falta de trabajo están a la orden del día. Son muchas las personas que por problemas económicos ya no pueden hacer frente ni a la renta mensual de una vivienda en alquiler. No obstante, el propietario tampoco tiene por qué mantener a una persona de forma gratuita en una vivienda de su propiedad. Los propietarios que se encuentren con arrendatarios que no pagan deben actuar rápido de forma clara y contundente para que les resulte lo menos caro posible y para ejercer su derecho a alquilar de forma rentable.

"En primer lugar, hay que enviar una reclamación de la cuantía que debe el inquilino vía burofax al domicilio alquilado que consta en el contrato a efectos de notificaciones, esto es, con una certificación de texto y acuse de recibo en caso de que no llegue, con la mera intención de probar que sí se han seguido los pasos conforme determina el contrato", explica Mario Ledesma, abogado del bufete Criterio Abogados. "Mientras se cumpla ese envío, se está exento de más responsabilidades", apostilla Ledesma.

No es aconsejable reclamar las deudas

En la mayoría de los casos no es aconsejable reclamar la indemnización, ni la deuda más los intereses de demora sobre la cantidad adeudada, ya que muchos los inquilinos no tienen con qué pagarlo. No obstante, desde Arrenta, señalan que solamente si las partes lo pactan en el contrato de alquiler y con una limitación, se puede exigir una indemnización: "por ejemplo, si se pacta un contrato superior a cinco años, la Ley permite que se pacte una indemnización máxima de un mes por cada año que reste por cumplir", explica el gerente Carlos Ruiz. Además, Ledesma añade, por su parte, que hay otros casos donde se han obtenido indemnizaciones hasta por perjuicios morales. Varía mucho según el caso.

Con el agravado problema social de los desahucios se ha estrenado un nuevo decreto ley que estipula una moratoria de dos años para el lanzamiento solo para casos de personas que se encuentren en el umbral de exclusión, marcado por unos requisitos descritos por el Gobierno. No obstante, tal y como señala Ledesma, habría que acogerse a este decreto antes de que se efectuara el desalojo. "Los contratos de alquiler de vivienda que pueden acogerse a este decreto deben estar sujetos a la Ley 29/1994 de arrendamientos urbanos", apunta el gerente de Arrenta, por su parte. "Recordemos que en estos supuestos no se puede iniciar el procedimiento de desahucio hasta trascurridos seis meses del impago", apostilla.

Seguir leyendo en pisos.com

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad