Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Inmobiliario

La dificultad para creer en el desplome del precio de los pisos

Borja Mateo

La mayoría de los ciudadanos son escépticos con el hecho de qe la vivienda se haya rebajado un 48% desde el inicio de la crisis

Los precios de los pisos comenzaron a bajar desde el tercer trimestre de 2006. A pesar de ello, no será hasta varios años después cuando este hecho llega a ser apreciado por la población de nuestro país. ¿Por qué a la gente le ha costado tanto creerse que los precios de los pisos habían bajado?, ¿por qué mucha gente no se cree que se hayan reducido un 48% desde el inicio de la crisis?

La explicación es muy sencilla. En un mercado falto de transparencia existe una enorme demora entre el acaecimiento del hecho y la percepción del mismo. Entendamos los pasos que se dan:

1.- El hecho se produce

En este proceso y, dependiendo de en qué paso del mismo nos hallemos, se puede tratar de cualquiera de los siguientes. El período de venta de un piso aumenta fuertemente (desde mediados de 2004 en adelante); el número de ventas en el mercado inmobiliario se desploma (segundo semestre de 2005); el precio de los pisos comienza a estancarse (desde mediados de 2005 hasta mediados de 2006); el precio de los pisos comienza a bajar (desde mediados de 2006); se comienza a acumular una enorme cantidad de pisos que no se venden (desde mediados de 2006); el precio de los pisos acentúa su bajada (desde finales de 2007); el crédito concedido por los bancos se contrae fuertemente lo que hace que la demanda también lo haga (desde finales de 2007).

2.- Alguien se da cuenta de lo que sucede

En este caso los primeros que perciben cualquiera de los pasos anteriormente descritos suelen ser economistas, políticos, las personas que por la razón que fuera se interesan por el proceso.

3.- Las personas que perciben el hecho lo comparten

Algunas de las personas que se han dado cuenta de lo que está sucediendo lo comunican a otras. En este momento puede ser que algunas deseen compartirlo, pero que no tengan los medios adecuados que les pondrían en contacto con un número amplio de personas. Asimismo, hay mucha gente que simplemente se guarda la información para sí, sin ninguna mala intención, sino porque no desean tomarse la molestia. (salir en medios de comunicación, conceder entrevistas, escribir artículos y demás).

Finalmente existe un tercer grupo de personas que no tienen ningún interés en que nadie acceda a la información que ellos poseen ya que esto llevaría a que los receptores de la misma actuaran en contra de los intereses de un pequeño grupo: en este caso hay gente que no quiere que los potenciales compradores dejen de pensar en comprar porque se quedarían sin beneficios.

Lea el resto de la noticia en abc.es

publicidad
publicidad
publicidad