Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

el campo esconde oportunidades

La caída de precios en fincas rústicas ofrece grandes chollos

PATRICIA PÉREZ ZARAGOZA

Los descensos en las fincas de recreo llegan hasta el 70%

Los precios de la tierra cultivable retrocedieron un 0,9 por ciento en 2008, pero los de las fincas rústicas se depreciaron hasta el 70 por ciento. Unos recortes que dejan el terreno abonado para encontrar «chollos».

No hay «brokers», ni ejecutivos encorbatados. Sin embargo, el campo, con su tranquilidad y su paz, no está al margen del trasiego financiero ni del mundo de los negocios. La crisis también pasa factura a los precios de la tierra y de las fincas rústicas, lo que está poniendo en bandeja buenas oportunidades a esos inversores avezados que buscan sin descanso un buen refugio para revalorizar su dinero. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, el precio de la tierra cultivable se redujo un 0,9 por ciento en 2008, hasta alcanzar los 10.974 euros la hectárea (10.000 metros cuadrados), una caída que pone freno a 14 años de subidas consecutivas.

Pero los descensos son mucho mayores en el caso de las fincas de recreo, terrenos productivos que además cuentan con una casa edificada. En este ámbito, los expertos hablan de retrocesos de entre el 10 y hasta casi el 70 por ciento. Lola Sánchez, directora del portal de compra venta de parcelas e-Rustica, asegura que hay propietarios que han llegado a bajar su inmueble a la mitad y otros que no han rebajado ni el 10 por ciento. Roser Tafalla, directora de Miparcela.com, comenta, sin embargo, que este año los precios de las fincas anunciadas en el portal han bajado un 68 por ciento respecto a 2008. Y desde la correduría de fincas rústicas Agrofinca señalan que los descensos de precios que se han registrado en el último año oscilan entre el 15 y el 25 por ciento.

Buen refugio

Queda claro que la crisis también afecta al campo. No obstante, los expertos continúan pensando que la tierra sigue siendo un buen refugio para el dinero y que, ante los descensos, ahora es posible encontrar buenas oportunidades de inversión. José Luis Miguel, coordinador de los servicios técnicos de COAG, afirma que «la tierra es una inversión segura, con diferencia». «Los inmuebles urbanos tienen gastos de mantenimiento. La tierra no. Puede mantenerse y permanecer en igual estado que se compró», comenta. No en vano, desde la última crisis de 1993, el precio de la tierra se ha revalorizado una media del 8 por ciento al año.

Desde Agrofinca afirman que ahora sí que se pueden encontrar chollos y oportunidades en fincas rústicas. «La necesidad de liquidez de algunas personas, en procesos de embargos o con altas hipotecas, provoca que salgan algunas propiedades por precios más bajos de lo normal», comentan. Roser Tafalla comenta, por ejemplo, que revisando los anuncios de fincas colgados en su portal un día vieron que estaba en venta un gran terreno en Burgos a un precio de 4.500 euros. Llamaron al propietario para confirmar su precio y que corrigiera el error, por considerarlo demasiado bajo, y se sorprendieron al comprobar que era su precio real de venta.

Lola Sánchez, de e-Rústica, también opina que ahora se pueden encontrar fincas rústicas a buenos precios. «Ahora se negocia más el precio. Si antes se vendía bien a 9.000 euros la hectárea, ahora se acerca más a los 6.000 euros», comenta. Pero, ¿dónde exactamente están ahora esas oportunidades?

Demanda de secano

Según los datos oficiales, los precios que más se resisten a caer son los de la tierra de secano, que en 2008 subieron un 0,2 por ciento, hasta alcanzar los 8.152 euros la hectárea. De hecho, son este tipo de tierras las que más atraen a los inversores, sobre todo las de labor y pastizales, que son las que más abundan en España. Sus precios son también bastante más asequibles que los de las tierras de regadío. La hectárea de tierra de labor de secano se pagaba a cierre de 2008 a 6.963 euros, un 0,4 por ciento más cara que en 2008, y la de pastizal de secano, a 3.097, un 0,8 por ciento más barata.  Los olivos de transformación, que son otras de las tierras de secano más demandadas, elevaron su precio un 0,4 por ciento en 2008, hasta alcanzar los 22.571 euros la hectárea. Lola Sánchez señala también que las fincas rústicas de secano son las que más demanda tienen. «Los precios se sostienen más en las tierras de secano. El regadío sube  más en épocas buenas, pero también cae más cuando hay crisis», añade José Luis Miguel, de COAG. En 2008, los precios de las tierras de regadío disminuyeron un 2,8 por ciento, hasta alcanzar una media de 28.230 euros la hectárea. Los mayores descensos se produjeron en los frutales cítricos, que se han depreciado un 14 por ciento.

Desde Agrofinca recomiendan invertir básicamente en fincas agrícolas o ganaderas. «Son más productivas, están mostrando más resistencia a caer y pueden ser de recreo igualmente», comentan. José Luis Miguel, por su parte, estima que los terrenos que más pueden revalorizarse son aquellos en los que exista la posibilidad de conseguir una recalificación como finca urbana.

En cualquier caso, pese a la crisis, las transacciones que se cierran suelen ser de fincas rústicas bastante grandes. Roser Tafalla afirma que el precio medio de venta de las fincas anunciadas en el portal es de 630.000 euros.

En qué zonas

Antes de comprar, valorar la zona es también importante, ya que los precios son muy dispares entre unas comunidades y otras y no tienen el mismo potencial de revalorización. José Luis Miguel asegura que el mercado de la tierra es muy local. «No se pueden hacer generalidades porque en cada comunidad las transacciones se realizan con objetivos muy diversos y con particularidades muy concretas, según su localización», afirma.

En el último año, los mayores incrementos se han dado en Cantabria (11,8 por ciento), Cataluña (5,1 por ciento), País Vasco (4,7 por ciento), Galicia (3,2 por ciento), La Rioja (2,9 por ciento) y Castilla y León (2,4 por ciento), donde predominan básicamente las tierras de secano y los prados naturales. Por el contrario, las mayores caídas se han registrado en Valencia (-11,8 por ciento) debido al retroceso de los cítricos, Asturias (-6,8 por ciento) y Navarra (por la caída de las tierras de labor y las hortalizas).

En cualquier caso, el mercado de las fincas rústicas destaca por su opacidad y poca transparencia. «Es un mercado muy minoritario, en el que se realizan pocas transacciones», comenta José Luis Miguel, de COAG. Prácticamente está limitado a personas con ciertos conocimientos agrícolas o ganaderos que sepan cómo explotar la finca.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en los primeros ocho meses del año se han cerrado 7.335 operaciones de compra-venta de fincas rústicas, un 26,7 por ciento menos que el año anterior. La cifra contrasta con las más de 133.000 viviendas urbanas vendidas en ese mismo periodo.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad