Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MERCOSUR-ANIVERSARIO

Sarney dice que sin democracia no habría Mercosur y aún duda sobre Venezuela

Noticias EFE

Eduardo Davis

Brasilia, 22 mar (EFE).- El expresidente brasileño José Sarney, uno de los impulsores del proceso que condujo a la creación del Mercosur, que esta semana cumple 20 años, dijo a Efe que la "consolidación de la democracia" fue la "clave" del bloque, por lo que mantiene sus dudas sobre la posible adhesión de Venezuela.

"El camino del desarrollo pasa por la democracia", afirmó Sarney, actual presidente del Senado de Brasil y quien en 1985, como jefe de Estado, firmó con su homólogo argentino de la época, Raúl Alfonsín, la Declaración de Iguazú, un acuerdo de integración bilateral que para muchos supuso el inicio del proceso que acabó en la constitución del Mercosur en 1991.

En una entrevista con Efe, Sarney declaró que está convencido de que si no se hubiese puesto fin a las desconfianzas que marcaban entonces la relación de Brasil y Argentina el Mercosur simplemente no habría existido.

"El Mercosur realmente comienza con la Declaración de Iguazú, que fue el paso determinante de todo el proceso" que luego desembocó en la constitución formal del bloque, suscrita por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay el 26 de marzo de 1991.

Sarney explicó que los objetivos que compartía con Alfonsín, quien falleció en marzo de 2009, eran "acabar con las divergencias históricas entre Argentina y Brasil", poner fin a una "hipoteca de discordias heredada" de Gobiernos militares y avanzar hacia una zona económica común bajo los moldes europeos.

"Nuestro proyecto era la creación de un mercado común regional comenzando por el cono sur, con un modelo de integración por etapas y sectores, un banco de exportación, una cámara de compensación y un horizonte de moneda común junto con la integración física, cultural y política, que nos daría más peso en el mundo", recordó.

En el último año del proceso de creación del Mercosur, Sarney fue sucedido en Brasil por Fernando Collor de Melo y Alfonsín entregó el Gobierno argentino a Carlos Menem y, según sostuvo el expresidente brasileño, "el proceso se desvió".

Menem y Collor, firmantes junto con los entonces presidentes de Paraguay, Andrés Rodríguez, y Uruguay, Luis Alberto Lacalle, dejaron "de lado esa visión inicial para imponer una tesis absolutamente comercial, que luego supuso un enorme atraso para el Mercosur", dijo Sarney.

"El enfoque exclusivamente comercial creó problemas, la idea de la integración ya no fue por sectores y eso degeneró en diferencias, pues se creó un tipo de proteccionismo que a lo largo del tiempo ha sido fuente de divergencias", señaló.

Pese a ese período, Sarney dijo que el Mercosur ha sido reanimado en la última década y ha vuelto a ser "el mayor proyecto de unidad desde los tiempos de la independencia", como lo definió el exjefe de Estado uruguayo Julio María Sanguinetti, otro de los actores del proceso que llevó a la creación del Mercosur.

En los últimos años, en opinión de Sarney, la "fuerza económica del Mercosur se ha multiplicado, se ha reducido la dependencia del hemisferio norte y el mercado regional es el más importante para cada uno de los cuatro países".

Asimismo, se ha recuperado el proyecto original en el sentido de buscar una mayor integración de las cadenas productivas sectoriales y se ha aprobado finalmente un código aduanero común, que deberá entrar en vigor para los cuatro socios en 2019.

Además, ha habido destacados avances políticos e institucionales que han hecho del "proyecto Mercosur un fenómeno irreversible, que llegó para quedarse" y que incluso sirvió para consolidar la democracia como valor regional, afirmó Sarney.

En relación con la democracia, y las dudas en ese sentido sobre el Gobierno de Hugo Chávez, Sarney justifica sus reservas a la adhesión de Venezuela al Mercosur, que para concretarse aún debe ser aprobada por el Parlamento paraguayo.

"El problema con Venezuela es saber hasta dónde se encuadra en la cláusula democrática del Mercosur", pues "el proceso que se estableció en ese país no ayuda a la democracia" y, "por el contrario, supone un retroceso en la institucionalización de Suramérica", manifestó.

El presidente del Senado brasileño aclaró que se trata de una "opinión absolutamente personal" que incluso le llevó a oponerse al Gobierno de su país cuando el asunto fue tratado en el Parlamento, que aprobó la adhesión de Venezuela al bloque a fines de 2009.

publicidad
publicidad
publicidad