Vocento 15 años 21 de Noviembre, 20:17 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

José María Cobián, Director de Circle para el Sur de Europa y Marieke Flament, Directora de Circle para Europa

«Blockchain va a cambiar la manera en la que se relaciona la sociedad»

José María Cobián y Marieke Flament son los encargados de dirigir Circle en Europa, una fintech que bebe de la tecnología blockchain y que tiene como meta revolucionar el mundo de las finanzas. Entienden que la nueva revolución pasa por no cobrar por servicios que ya están automatizados al cien por cien, como las transferencias bancarias y los cambios de divisas. 

Defensores del blockchain y también de las criptodivisas -cuando se usan correctamente- afirman que esta nueva tecnología disruptiva va a cambiar la manera en la que se relaciona la sociedad. Además, defienden que la revolución tiene que darse desde la iniciativa pública y la privada. Los reguladores y el blockchain están obligados a entenderse dentro de este nuevo panorama mundial.

¿Blockchain es una auténtica revolución?
Marieke Flament: Sí. De hecho es una revolución que empezó hace ya tiempo.

¿Cuándo se podrá ver a nivel de usuario?
M. Para entenderlo nos tenemos que remontar a la llegada de internet. Lo que es obvio es que la revolución de internet en su conjunto creció de manera exponencial. Del World Wide Web a Google pasó más de una década. De Google al iPhone, siete años y del iPhone al iPad, sólo dos. Con una tecnología tan disruptiva como la del blockchain también veremos una tasa de aceleración así. Lo que es un hecho es que ya está pasando. El tema está en que el usuario final no tiene por qué entender qué es el blockchain ni cómo funciona. Sólo se tiene que beneficiar. El cliente sólo tiene que saber que gracias a esta nueva tecnología tiene la capacidad de tener euros, dólares y libras en tiempo real y sin gasto extra alguno, por ejemplo. Con el bitcoin pasa lo mismo. La gente al final no quiere comprar café con bitcoin, lo hace con euros, porque es lo que entiende. Pero si es verdad que también se quieren beneficiar del poder que tiene pero no tienen que enternder cómo funciona de verdad.

Hablas de bitcoin. Son dos temas que van muy unidos. ¿Por qué crees que la banca ha tenido más reparos en trabajar con bitcoin y en cambio se han sumado al carro del Blockchain casi sin dudarlo?
M.
Es como cada revolución, cuando algo empieza siempre se piensa que es absurdo. Pasó con el voto de las mujeres y con las criptomonedas igual. Además, hay que añadir que todo en lo que se basa bitcoin va totalmente en contra de lo que los gobiernos y los bancos centrales piensan. Bitcoin va hacia un mundo global y sin fronteras, en cambio los bancos tienden a regular todo. Nosotros luchamos para que los dos lados se entiendad.

¿Cuál es el principal estigma del bitcoin?
José María Cobián: Bitcoin fue la primera criptomoneda. Mal entendida y mal usada por unos pocos. Siempre es fácil hablar solo del mal uso, pero esta criptodivisa también ha ayudado a muchas personas. Por ejemplo, en otros países el bitcoin se ha usado de forma muy buena. En países en guerra en las que han congelado el dinero, con el bitcoin las familias han tenido la posibilidad de sacar el dinero y salvaguardar su pequeña economía.

¿Pueden perder atractivo las criptodivisas si se regulan correctamente?
M.
Nadie regula internet, y esto es muy importante. No hay que regular la tecnología, hay que regular la aplicación de las tecnologías. Para ello, pienso que debe haber un diálogo entre tecnológicas y reguladores.
JM. Al final, va en paralelo con la filosofía de nuestra empresa. Mucha gente piensa que el uso de las criptodivisas sólo está al alcance de unos pocos. Es difícil de entender porque requiere de un mínimo conocimiento técnico. En un futuro existe una gran probabilidad de que algunas criptomonedas se usen en el día a día. Incluso, algunas monedas podrían convertirse. Un criptoeuro es posible. Sería mucho más fácil para manejar para el Banco Central Europeo (BCE) sii todos esos registros de transacciones y demás son anónimos en cierto modo, pero en el mismo tiempo está garantizado de quién son y que no haya fraude ni blanqueo de dinero.

¿Puede desaparecer el dinero físico?
M. Está pasando. Si miras en países como Suecia, ya el 80 por ciento de los movimientos son mediante transacciones. El dinero desaparecerá sí o sí. La única duda es a qué velocidad lo hará. Aún quedan países como Alemania que usan mucho el dinero, por razones históricas. El caso de China ya es de otro nivel. Usan Wechat para todo. Son países que nos llevan la delantera.

¿El blockchain puede provocar un mundo sin bancos?
M.
No lo creo. El rol de los bancos cambiará. De hecho ya está cambiando. Tendrán qué ver cuál es su sitio dentro del nuevo panorama. Tendrán que cambiar su modelo de negocio, sus procesos, servicios y propuesta de valor, pero no van a desaparecer.
JM. El servicio de la banca tiene un altísimo nivel. Siempre se van a necesitar servicios financieros. Guardar todo tu dinero en un colchón es muy arriesgado.

¿Pueden los bancos optar por comercializar los datos de los clientes?
M.
Es muy importante tener que cuenta que los datos que tienen los bancos de nosotros tiene mucho valor. El mundo necesita ser educado en este sentido. Tienen que entender que no existen los servicios cien por cien gratis. Cuando un banco solo te pide tus datos tienes que leer la letra pequeña y ver para qué se van a usar.
JM. De hecho esto es una de las cosas por las que lucha el Blockchain. Es anónimo y así es el cliente final el que tiene el control de todos sus datos. Es mucho más seguro porque el blockchain es imposible de hackear, habría que piratear más del 50 por ciento a la vez.