Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MÉXICO-LITERATURA

Reeditan la primera novela gay de México con prólogo de Carlos Monsiváis

Noticias EFE

México, 27 sep (EFE).- Los 41 homosexuales mexicanos detenidos en 1901 por divertirse en una fiesta, son recordados ahora en una novela considerada la primera gay de México, que reedita la Universidad Nacional Autónoma (UNAM) con prólogo del recientemente fallecido Carlos Monsiváis.

"Los cuarenta y uno: novela crítico-social" recupera una obra publicada por primera vez en 1906 que relata la redada que, cinco años antes, se saldó con la detención de los asistentes a un baile clandestino de parejas homosexuales, explicó a Efe Rosa Beltrán, directora de Literatura de la UNAM.

"La novela estuvo oculta durante muchos años, y ello obedece, igual que el caso al que hace referencia, a un acto claro de censura", consideró Beltrán, que añadió que el autor original, que firmaba con el pseudónimo de Eduardo A.Castrejón, siempre quiso esconder su identidad.

El relato de Castrejón describe la madrugada del 17 de noviembre de 1901, cuando la policía mexicana encontró una fiesta en el barrio capitalino de San Ángel en la que sorprendió a 41 hombres, la mitad vestidos de mujer.

La censura mencionada por Beltrán respondía, afirma, "a la necesidad de la sociedad de mantener oculta una realidad que es capaz de tolerar, siempre y cuando se mantenga oculta en una suerte de submundo, pero ante la que se indigna cuando es sacada a la luz".

Todavía hoy, en un país que cuenta con dos estados (Distrito Federal y Coahuila) en los que las uniones entre personas del mismo sexo son legales, el número 41 arrastra connotaciones peyorativas asociadas con la homosexualidad, recordó Beltrán.

Los colectivos gay de México quisieron darle la vuelta a este estigma y utilizaron dicho número para los nombres de discotecas, locales y asociaciones.

Sin embargo, como destacó la directora de Literatura de la UNAM, resulta extraño que un baile de parejas contase con una cifra impar de asistentes. El 42 era Ignacio de la Torre, sobrino político del entonces presidente Porfirio Díaz, cuyo nombre se borró de la lista y quien fue liberado.

Él no sufrió las mismas vejaciones que sus compañeros de fiesta, de las que se han ofrecido muchas versiones: que se les deportó a Yucatán, que fueron encarcelados o que fueron obligados a barrer las calles con los mismos vestidos de mujer con los que se les detuvo.

El grabado que ejerce de portada de la novela retrata esta última versión, que centró también algunas de las caricaturas publicadas por la prensa sensacionalista de la época, que se burló de las vejaciones a que fueron sometidos estos hombres.

El estudio crítico de Monsiváis, a quien, lamentó Beltrán, la muerte le sorprendió antes de poder asistir a la edición de este libro, constata que, a excepción de algunas menciones elípticas anteriores, ésta es la primera novela gay mexicana.

El de Monsiváis es "un recorrido lúcido, minucioso y muy informado sobre la aparición de la homosexualidad en la literatura mexicana", apuntó.

La historia que se oculta tras el número 41 fue censurada tanto tiempo, según Beltrán, porque "contradice las versiones de la hombría y la virilidad con las que se construía la identidad del mexicano en las novelas y las películas de la primera mitad del siglo pasado".

'Los cuarenta y uno: novela crítico-social' inaugura la colección de literatura y estudios 'queer' que editará la UNAM.

publicidad
publicidad