21 de Septiembre, 13:40 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Fondos

Por qué los bonos corporativos en USD vuelven a ser atractivos

Leonardo Fernández (Schroders)

En el último año, el elevado coste de la cobertura de divisas ha hecho que los bonos corporativos en dólares resulten menos atractivos para los inversores internacionales, a pesar del nivel relativamente alto de rentabilidad. Sin embargo, esto está a punto de cambiar: la caída de los costes de la cobertura podría hacer que los inversores internacionales se vieran más atraídos por los bonos corporativos en dólares.

La rentabilidad de los bonos corporativos de grado de inversión denominados en dólares se sitúa en el 3,2%, muy por encima del 0,3% de otros bonos comparables denominados en euros (datos a cierre de julio 2019). A simple vista, los bonos estadounidenses parecen mucho más atractivos para los inversores europeos, pero ¿lo son realmente? No necesariamente.

Esto se debe a la forma en que la cobertura de divisas tiene un impacto en la rentabilidad. La volatilidad de las divisas puede afectar materialmente el riesgo de invertir en bonos extranjeros, duplicándolo en algunos casos. Como resultado, los inversores internacionales normalmente invierten en bonos extranjeros sobre una base de cobertura de divisas. Esto puede alterar dramáticamente su interés por algunas inversiones.

El factor clave del coste de cobertura es el diferencial de tipos de interés a corto plazo. El hecho de que los tipos de EE.UU. sean mucho más altos que los europeos conlleva que a los inversores europeos les cueste mucho cubrir la exposición al dólar. Tanto es así, que contrarresta toda la rentabilidad. En base a la cobertura de divisas, los bonos en dólares estadounidenses rinden menos que los bonos en euros. Esta ha sido la dinámica desde finales de 2018.

Si bien estas diferencias de rendimiento pueden parecer pequeñas, pueden ser suficientes para influir en el comportamiento de los inversores. Las compras netas de bonos corporativos estadounidenses en el extranjero cayeron bruscamente en 2018.

En 2014, el programa de expansión cuantitativa (QE) de la zona euro indujo una gran rotación de Europa a Estados Unidos, apoyada por los rendimientos relativamente altos de los bonos estadounidenses. Durante el último año, estos flujos se han agotado.

Se aproxima el cambio 

Los tipos de interés más altos en EE.UU., que han hecho que la cobertura de los bonos estadounidenses sea tan cara en comparación con otros mercados, podrían disminuir, ya que la Fed ha dado un giro espectacular en su política desde enero.

El debilitamiento del crecimiento interno, la persistente baja inflación y las incertidumbres mundiales derivadas de la guerra comercial entre EEUU y China han llevado a la Reserva Federal a favorecer una política monetaria más laxa (en julio recortó los tipos de interés en un 0,25% y el mercado espera tres recortes de tipos más para finales de 2020).

Es cierto que el Banco Central Europeo (BCE) también está considerando la posibilidad de bajar los tipos de interés del euro hasta situarlos en niveles negativos, pero es probable que la magnitud de los posibles recortes sea mucho menor.

Estas expectativas de bajadas de tipos se están transformando ahora en menores diferenciales de tipos de interés y menores costes de cobertura del dólar, lo que eleva el atractivo de los bonos corporativos en dólares estadounidenses.

Por esta razón, creemos que apostar por una estrategia global que adapte su exposición en función de las oportunidades de cada momento y, en particular, el Schroder ISF* Global Credit Income, un fondo con un enfoque de rentas con capacidad para minimizar las caídas, es especialmente adecuado para un entorno de tipos bajos como el actual.

En resumen, mientras la Fed siga adelante con los recortes de los tipos de interés, la caída de los costes de cobertura debería hacer que los bonos en dólares estadounidenses resulten más atractivos para los inversores cuya divisa de referencia no es el dólar y provocar un repunte de la demanda de estos bonos. 

*Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este artículo

Leonardo Fernández es director del canal intermediario de Schroders

publicidad
publicidad