Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista

Philippe Vantrimpont (Oddo BHF AM): «Hemos recogido beneficios en los últimos días»

El especialista de producto de crédito y multiactivo de la gestora francoalemana nos explica la estrategia del fondo Oddo BHF Polaris Moderate para minimizar las caídas durante 2018 y aprovecharse del rebote de comienzos de año

Vantrimpont nos concede esta entrevista para hablar de un fondo recién registrado en España pero que nació hace 12 años como producto conservador destinado a clientes del banco alemán BHF con patrimonios de más de 30 millones de dólares. Según nos cuenta, es idóneo para ofrecer estabilidad y rendimientos a largo plazo.

¿Qué aporta el Polaris Moderate al mercado español?
Es un fondo gestionado por profesionales que se toman muy en serio su objetivo de generar rendimientos positivos -y de minimizar las pérdidas en periodos bajistas-. Porque se creó como una solución muy exclusiva de inversión y los gestores se reúnen físicamente con los clientes, con lo que se ven obligados a darles explicaciones cara a cara si están descontentos. Además, ofrecemos un proceso de asignación de activos que busca arrojar rendimientos positivos cada año natural. Aunque, obviamente, en los ejercicios difíciles como el pasado lo que tratamos es de minimizar las pérdidas. De este modo, a finales de 2018 redujimos la exposición a la bolsa hasta el 17 por ciento de la cartera y, a comienzos de año, vimos la oportunidad de volver a invertir en renta variable. Ahora, estamos invertidos en un 26-27 por ciento para beneficiarnos del rebote. En cuanto al comportamiento, el producto cayó un 2,3 por ciento el año pasado, que no es mucho comparado con lo que hizo la competencia. Desde comienzos de año, ha subido un 1,8 por ciento.

Sin embargo, se dice que entrar y salir de manera oportunista en el mercado es una estrategia poco eficaz, dada la dificultad de predecir el comportamiento de la bolsa.Hay que ser muy reactivos. Por eso, los primeros días de enero volvimos a invertir en renta variable y nos hemos beneficiado del rebote. Los rendimientos generados este año demuestran que funciona.

Los fondos multiactivos como éste se están comercializando mucho como producto para afrontar la volatilidad, minimizar las caídas y obtener rendimientos en momentos de bajos tipos de interés. Sin embargo, su comportamiento como categoría fue decepcionante en 2018. El año pasado fue muy peculiar. Todas las clases de activos cerraron en negativo. Y, en esas circunstancias, la gestión no puede hacer milagros. Pero un año no es toda la vida. De hecho, si miras la trayectoria del fondo desde su creación, en 2005, ha logrado cumplir con su objetivo de rentabilidad media a largo plazo de Eonia más 200 puntos básicos. En toda su historia, solo ha cerrado tres ejercicios en negativo. En 2008, que fue un año horrible por motivos obvios, conseguimos tener pérdidas de menos del 2 por ciento; en 2011, que también fue horrible, dejamos el fondo casi plano; y el año pasado caímos un 2,3 por ciento en un entorno de mercado muy complicado.

¿Qué estrategia han utilizado para arrojar esos resultados?En primer lugar, utilizamos la asignación de activos para reducir la exposición cuando el entorno de mercado no es bueno, como he mencionado anteriormente, pero también para invertir cuando la bolsa ofrece buenos puntos de entrada. En segundo lugar, la selección de acciones es absolutamente crucial y nos hace bastante rentables. ¿Cómo? Para empezar, invertimos en Estados Unidos y Europa. A partir de ahí, seleccionamos en base a tres pilares: el primero es la calidad de las compañías. Parece obvio pero es muy importante porque, si inviertes en una buena compañía, aunque el mercado baje, sufrirás menos que el resto del mercado. Calidad significa resistencia. Aunque los inversores también quieren generar rentabilidades positivas. Por eso, seleccionamos compañías en base a cuatro temas: digitalización y automatización; e-commerce, incremento de la clase media (sobre todo en Asia) y envejecimiento de la población. El tercer pilar son las valoraciones. Porque puedes comprar una empresa de mucha calidad relacionada con un tema de crecimiento pero, si pagas demasiado, cuando el mercado caiga, sufrirás mucho. Apple, por ejemplo, cayó mucho el año pasado aunque es una buena compañía y se encuentra situada en un buen sector. Si respetas estrictamente estos pilares, puedes obtener buenos retornos a largo plazo en renta variable.

¿Y en renta fija?La renta fija es una parte importante porque supone, como mínimo, el 60 por ciento de la cartera junto con la liquidez. Aquí hay que ser muy cuidadosos, especialmente en el actual entorno de tipos bajos. Nosotros no esperamos mucho rendimiento de esta parte de la cartera. Lo que queremos es obtener algunos dividendos manteniendo los bonos a vencimiento. Preferimos invertir en bonos de renta fija que estar en liquidez porque esta última cuesta dinero. En cuanto a la calidad, tenemos una cesta muy conservadora, principalmente dominada por títulos de grado de inversión (en un 90 por ciento) con muy baja duración: una media de dos años y medio. No tiene sentido tener más duración para lograr algo más de rentabilidad si implica mucho más riesgo. Porque, si pasa algo (cosa que no creemos en las próximas semanas o meses porque la política monetaria europea es muy estable), no queremos sufrir. Ya que la cesta de renta fija debería estar para proteger al inversor y aportar algo de rentabilidad. El rendimiento que nos da es del 0,9 por ciento, que no demasiado pero es más de lo que ofrece la liquidez.

¿Me puede decir algunas posiciones que sean representativas de estas cuatro temáticas de inversión?En automatización y digitalización, tenemos Alphabet. También estamos invertidos en Wolters Kluwer, que se beneficia de la nueva manera de transformar la información. Por su parte, LVMH está incrementando las ventas gracias al crecimiento de la clase media y Johnson & Johnson es representativa de la temática del envejecimiento de la población. Respecto a esto, es importante que los cuatro temas estén equilibrados. El incremento de la clase media y el envejecimiento ofrecen exposición a sectores defensivos, mientras que las nuevas tendencias de consumo y la digitalización son más cíclicos porque implican más tecnología. Eso ofrece estabilidad en términos de estilo.

El fondo sube este año pero, ¿cuáles son las perspectivas para el resto de 2019 teniendo en cuenta la persistencia de la incertidumbre?En los últimos días hemos recogido algunos beneficios; hemos reducido algo la exposición a renta variable. Pero es un movimiento táctico. Esperamos que haya confirmación de que el crecimiento se está estabilizando o incluso acelerándose, algo que podría ser posible si China y Estados Unidos llegan a un acuerdo comercial. Si eso sucede, sería un catalizador clave para que el fondo arroje más retornos. Lo que también es bueno es que la Reserva Federal ha decidido tener un enfoque más neutral y esperar al menos 6 meses para decidir qué va a hacer con los tipos, un apoyo muy importante para el mercado. Pero hay que ser conscientes de que 2019 va a ser un año volátil. Por eso, hay que limitar el riesgo.

publicidad
publicidad