21 de Marzo, 21:31 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Mercados

¿Ha llegado el momento de apostar por el 'value'?

Tras años de mejor comportamiento de los valores de crecimiento, las carteras de 'valor' podrían tomar el relevo este año, según algunos expertos. Repasamos en qué consiste esta filosofía de inversión y analizamos si tiene sentido en el contexto actual.

El 'value investing' es una filosofía de inversión centrada en comprar compañías baratas y de calidad que, por algún motivo, el mercado aún no ha valorado correctamente. Se trata de una estrategia que no es novedosa (el veterano inversor Warren Buffet -de 88 años- es uno de sus mayores exponentes) pero que, en los últimos años, se ha extendido mucho en España de la mano de varias gestoras que la tienen por bandera, como Bestinver, Cobas, AzValor o Magallanes. Esta «moda» contrasta con el hecho de que, en los últimos años, las acciones de valor han presentado una trayectoria muy inferior a las llamadas acciones de 'growth' (las que pertenecen a sectores innovadores o en expansión, presentan crecimientos abultados, cuentan con elevadas valoraciones y no suelen repartir dividendos -al contrario que las de valor-). Pero la tortilla podría darse la vuelta este 2019, según algunos expertos. «Le queda muchísimo recorrido al 'value'. Este año, no solo espero que las bolsas suban, sino que el 'value' lo haga mejor», dice Jaume Puig, consejero delegado de GVC Gaesco Gestión.

En concreto, Puig explica que lleva 20 años monitorizando el comportamiento de las acciones de crecimiento frente a las de valor y que nunca había visto un desequilibrio tan importante como el que se detectaba a finales de 2018. En ese sentido, aunque el rebote del inicio del año ha beneficiado por igual a una y otra tendencia (el MSCI Europe Growth NR ha subido un 6,2 por ciento y el MSCI Europe Value NR, un 6,05 por ciento), las acciones de valor tienen más recorrido, según él.
Nicolás López, de MG Valores está de acuerdo: «Sería una apuesta razonable empezar a subir la exposición a estos sectores cíclicos de valor que han estado tan penalizados estos meses y reducir crecimiento».

También Carlos Farrás, de DPM Finanzas: «Después de años donde las compañías de crecimiento lo han hecho mucho mejor que las empresas de valor, pensamos que estas últimas, con valoraciones razonables, con un valor intrínseco no reconocido por el mercado, pueden comportarse mejor los próximos años». El motivo por el que podrían arrojar un mejor comportamiento a ojos de este experto es que, «si entramos en un entorno de menor crecimiento económico, el mercado valorará si se justifican las valoraciones de las compañías de crecimiento. Si considera que los múltiplos deben ajustarse, bajarán y buscarán otro tipo de compañías más maduras, con negocios estables y valoraciones más atractivas (value)», asevera.

Algunas compañías 'value'

¿Pero qué sectores o compañías concretas seducen a los partidarios del 'value'? Puig explica que los sectores industrial, asegurador y bancario se han quedado atrás en la recuperación del mercado y son, por tanto, los que ofrecen a su juicio mayores oportunidades. Si bien, cree que habría que tener precaución con las entidades financieras. «En el sector bancario distinguimos entre los bancos sobre los que tenemos dudas, que no sabemos si en el futuro van a estar solos o fusionados (intentamos evitarlos) y, luego, los que no nos ofrecen dudas (los compramos)». Por valores concretos, tiene en cartera BBVA y BNP en el sector bancario; AXA y Munich Re entre las aseguradoras y Saint Gobain en el sector industrial, por poner algunos ejemplos. Sin embargo, no todo el mundo cree que el 'value' vaya a tomar el relevo del 'growth'. De hecho, es paradigmático el caso de la gestora 'Buy & Hold', antaño exponente de la gestión de valor, que en los últimos meses ha virado la cartera hasta el punto de que actualmente tiene el 20 por ciento de la misma en grandes tecnológicas como Amazon, Facebook, Google o Microsoft (valores tradicionalmente evitados por el 'value').

«La inversión en valor históricamente se ha realizado en sectores industriales y cíclicos. Se trataba de invertir cuando el ciclo estaba muy mal (a buenos precios) y salir cuando las cosas estaban bien (para recoger beneficios). Esa filosofía sencilla es la de valor y nosotros la hemos aplicado durante 15 años. Sin embargo, la tecnología lo está cambiando todo y nosotros lo hemos sufrido. Pero, el año pasado, tuvimos una oportunidad cuando cayeron los valores tecnológicos y aprovechamos para rotar y aumentar nuestras posiciones en esos valores», explica Julián Pascual, presidente y socio de Buy & Hold.

Pascual explica que la gestora con sede en Valencia fue reacia durante años a adquirir compañías tecnológicas (como la mayoría de los gestores 'value') por considerar que se trata de un sector muy cambiante, en el que un gran 'player' puede caer en desgracia en pocos años cuando se produce una disrupción (como demuestran los casos de Nokia, Napster o Myspace, por ejemplo). Sin embargo, relata que en los últimos años se ha dado cuenta de que «no queda más remedio que invertir en tecnología» por diversos motivos. Para empezar, porque las compañías de sectores tradicionales de valor se están viendo gravemente disrumpidos por los cambios tecnológicos, como sucede con el retail y Amazon; o la publicidad tradicional y Facebook. «¿Para qué comprarte una compañía que tiene todo el viento en contra, aunque esté barata, cuando puedes comprar Facebook, que opera casi como un monopolio», se pregunta Pascual. Y es que, cuando se apuesta por compañías a bajo precio, se corre el riesgo de caer en lo que en el sector se conoce como «trampas de valor», esas acciones que están muy baratas porque acarrean muchos riesgos, no porque el mercado haya fracasado al detectar sus encantos.

De hecho, Pascual recuerda que la mayoría de los componentes de la cartera del propio Buffett son empresas con multiplicadores altos, como Coca-Cola. «Antes, pensaba que valor era comprar cosas muy baratas. Pero, si miras a Buffett, tiene la cartera llena de grandes compañías. Por eso, ahora creo que valor es comprar algo bueno a precios muy razonables», dice al respecto.

Antonio Aspas, socio de Pascual en Buy & Hold, abunda en esta idea: «Las compañías 'growth' de verdad, los llamados Faang's (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Alphabet-Google) están teniendo unos crecimientos constantes del 20-30 por ciento e incluso más. Por este motivo, creo que el 'growth' lo va a seguir haciendo bien. En cambio, hay muchas trampas de valor para los 'value' y, sobre todo, en los sectores tradicionales».

En cuanto a los elevados precios a los que cotizan estas empresas tecnológicas (otro de los motivos del rechazo tradicional del 'value' hacia estos valores), Pascual cree que estos niveles se justifican si se tiene en cuenta el ritmo de crecimiento y las posiciones casi monopolísticas que ostentan estos gigantes, en la mayoría de los casos. Pero, por si no fuera suficiente, Pascual enumera algunos argumentos más sobre las FAANGs: «Amazon ha aumentado la cuota de la venta digital en Estados Unidos desde el 5 al 25 por ciento en los últimos diez años; mientras que Facebook y Google tienen el monopolio de la publicidad digital y Amazon, Google y Microsoft cuentan con el 80 por ciento del negocio global en la nube».

¿Y si invertimos en 'value investing' a través de fondos?

Carlos Farrás, socio director de DPM Finanzas, propone dos fondos españoles de estilo 'value' para los que quieran aprovechar esta tendencia: Azvalor Internacional FI y Magallanes European Equity FI. El primero es un fondo de autor gestionado por Alvaro Guzmán y Fernando Bernard,cuya cartera está enfocada al sector de las materias primas, que Farrás considera «que es uno de los que tiene más potencial a medio-largo plazo, debido a su infravaloración con respecto al mercado». Por su parte, el producto de Magallanes está gestionado por un equipo «con mucha experiencia en encontrar compañías atractivas y con potencial». «Su peor comportamiento el año pasado respecto a los índices muestra que sus inversiones están más focalizadas en sectores o compañías que no están de moda pero que el mercado en algún momento recogerá su valor», añade Farrás.

publicidad
publicidad