17 de Febrero, 11:09 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

opinión

No es momento para ser testarudos

Martin Gilbert

Tan pronto como se retira la decoración navideña empiezan a  aparecer otras que marcan el inicio del Nuevo Año Lunar, que comienza el próximo martes, 5 de febrero.
Es positivo despedir el Año del Perro y dar la bienvenida al Año del Cerdo, un símbolo de riqueza y prosperidad en el zodíaco chino. ¡Menudo año ha sido 2018 para los mercados de renta variable global, y especialmente para el mercado de acciones clase A, con caídas del 26% para el índice CSI300.

Como sabrá cualquier persona que haya tenido recientemente conversaciones con inversores en China, el sentimiento es negativo. El crecimiento de la economía se está ralentizando, están aumentando las quiebras y la guerra comercial con Estados Unidos se mantiene.

Sin embargo, es importante destacar que China no está en la antesala de ninguna clase de desaceleración que pueda garantizar esa aversion. Sí, la economía se enfrenta a ciertos obstáculos en el corto plazo, pero a largo plazo las perspectivas son más positivas.

Los legisladores están poniendo en marcha un cambio en la economía hacia una mayor dependencia del consumo interno, con el objetivo de generar un crecimiento más autosuficiente. El crecimiento de la clase media puede impulsar los beneficios de las compañías domésticas en los próximos años. De hecho, el país cuenta con 380 millones de millennial que ganan más que sus padres.

La economía está creciendo por encima del 6% anual y la balanza de pagos es robusta, con más de 3 billones de dólares en reservas externas, frente a una deuda exterior de 1,9 billones de dólares. Las tasas de impagos se mantienenen niveles extremadamente bajos y los legisladores han introducido medidas fiscales y monetarias expansivas para impulsar el crecimiento económico. Este entorno de mejor financiación domética ha contribuido a una recuperación de las condiciones crediticias.

Desde la perspectiva de la inversión, China está abriendo sus mercados de capitales a los inversores extranjeros por primera vez.

Los proveedores de índices FTSE, MSCI y S&P están incorporando cada vez más el mercado de acciones chinas clase A a sus selectivos globales. Esto aumentará la participación extranjera en el mercado, exponiendo a los equipos directivos locales a los estándares globales de contabilidad, lo que ayudará a fomentar una mentalidad de inversión a largo plazo.

Desde el lado de la renta fija, el Bloomberg Barclays Global Aggregate Bond Index está a punto de incluir deuda denominada en yuanes a partir del próximo mes de abril. S&P también se ha convertido en la primera agencia de rating extranjera en recibir la aprobación para emitir rating sobre emisores y emisiones on shore. Aplicar los criterios internacionales al proceso de establecer el riesgo credicticio aumentará el atractivo del mercado en todo el mundo.

El gobierno se ha comprometido a elevar la calidad de los mercados domésticos de capitales. No se trata solo de atraer a más inversores extranjeros. Necesitan mejorar los estándares de gobernanza para hacer que las compañías chinas se conviertan en activos en los que puedan invertir los fondos de pensiones locales en un momento en el que la población está envejeciendo. Esta mejora de los estándares es positiva.

Además, la caída del mercado de renta variable indica que los precios ya descuentan muchas malas noticias. Los niveles de valoración del mercado de acciones clase A se han reducido, ofreciendo una oportunidad para que los inversores accedan a empresas líderes en una economía en rápido crecimiento.

Al mismo tiempo, la rentabilidad de los bonos sigue siendo competitiva, los tipos de interés tienden a la baja y la correlación con otros mercados globales es reducida. La exposición a los bonos chinos onshore puede mejorar la diversificación y el perfil de rentabilidad-riesgo de las carteras de los inversores.

Puede ser el inicio del año del cerdo, pero no es tiempo de ser testarudos. China es una historia de crecimiento a largo plazo.

Martin Gilbert, Co-Chief Executive, Aberdeen Standard Investments

publicidad
publicidad