17 de Febrero, 11:44 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

fondos y planes

Lanzamientos de fondos en 2018 ¿cómo condicionarán las modas de 2019?

Alicia Miguel Serrano

Hacía tres años, desde 2015, que las gestoras españolas no limitaban tanto su nueva oferta en España. Así, el año pasado las firmas de gestión de activos lanzaron al mercado un total de 105 fondos de inversión, un 15 por ciento por debajo de los 124 productos que vieron la luz un año antes, y un 33 por ciento menos que los 156 lanzados en 2016. Hay que remontarse al año 2015, cuando las gestoras renovaron su oferta con 93 fondos, para ver una cifra más baja que la registrada en 2018, según datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

En un contexto más complejo para el sector -los mercados se llevaron por delante 4.000 millones de euros, dejando una caída del 1,6 por ciento en el volumen de los fondos nacionales, por debajo de 259.000 millones de euros-, las gestoras decidieron ajustar su oferta, limitando los nuevos lanzamientos y consolidando y racionalizando sus gamas, adaptándolas a los nuevos tiempos. 

Buena prueba de ello es la nueva oferta de fondos más conservadores, en línea con las preferencias de los inversores en los últimos meses de 2018 -aunque no había sido el caso a lo largo de todo el año-. Algo que podría repetirse a lo largo de este 2019.

Vuelve la oferta conservadora

La oferta más conservadora, que había estado en segundo plano en los últimos años -cuando el apetito por el riesgo era claro-, ha vuelto a escena recientemente. Y es que los inversores lo vienen pidiendo a gritos: desde septiembre del año pasado, y según han ido pasando los meses, no solo han retirado con mayor intensidad sus ahorros de los fondos de inversión (aunque en el conjunto del año suscribieron cerca de 9.000 millones de euros), sino que además han ido virando sus preferencias, desde fondos más atrevidos a vehículos más conservadores, como fondos de renta fija, gestión pasiva, monetarios e incluso garantizados -que sufrieron fuertes pérdidas en 2018 pero recibieron capitales en diciembre, según datos de Inverco-).

En este entorno, las gestoras han decidido renovar su oferta de bajo riesgo. A lo largo del año pasado, y animadas por la necesidad de seguridad para los inversores en un entorno de mercado muy volátil, lanzaron 18 fondos garantizados, tanto de rendimiento fijo como variable -ligados estos últimos a índices bursátiles, a indicadores como el Euribor o a cestas de valores concretos-. Entidades como Imantia Capital -que lanzó dos garantizados de rendimiento variable-, Bankia Fondos -con productos de rendimiento fijo y variable-, Bankinter Gestión de Activos, Ibercaja Gestión, KutxaBank Gestión, Caja Laboral Gestión, Gescooperativo o Sabadell Asset Management protagonizaron esta vuelta a los garantizados, que podría mantenerse en pie en 2019.

Y todo, a pesar de que los tipos de interés siguen en niveles cercanos a cero, lo que está llevando a las entidades a optar, en la mayoría de los casos, por los garantizados de rendimiento variable, con opciones de ofrecer algún retorno adicional, si bien siempre ligado a la evolución de índices bursátiles o indicadores de otro tipo, o cestas de acciones. 

Dentro de la oferta conservadora, otra opción clara son los vehículos de gestión pasiva, con KutxaBank y Santander Asset Management como protagonistas con sus lanzamientos, así como los monetarios. En este terreno casi olvidado en los últimos años, CaixaBank AM lanzó su CaixaBank Smart Money Monetario, aunque no hubo más novedades. 

Donde sí se aumentó la oferta con fuerza fue en los fondos de renta fija euro, una opción también de bajo riesgo destinada a inversores que optan por invertir en deuda, tanto de gobiernos como de empresas. En este campo, no solo gestoras pertenecientes a bancos renovaron su oferta con nuevos vehículos (el caso de CaixaBank AM, que lanzó varios fondos de este tipo, Bankia Fondos, Ibercaja Gestión, Sabadell AM o Santander AM), sino que también gestoras especializadas en bolsa, como Bestinver, se lanzaron a este segmento. En concreto, Bestinver estrenó Bestinver Corto Plazo, que invierte tanto en renta fija pública como privada, con un horizonte temporal que empezó siendo de un año pero se dilató más tarde, y que respondía a una petición por parte de los clientes de la gestora y a la necesidad de aprovechar las oportunidades en renta fija, pero con una vocación más de preservación de capital que de inversión. 

Dentro de los fondos de renta fija lanzados, una tendencia: la de los bonos flotantes, una idea para aprovechar, y beneficiarse, de la futura subida de tipos de interés. En este sentido, las gestoras de Sabadell y de Santander movieron ficha el año pasado, y podrían abrir el camino a nuevos vehículos que en este 2019 traten de estar preparados para una subida de tipos en la Eurozona, que podría llegar en torno al verano.

Otra idea para no sufrir en renta fija y obtener rentabilidad en un escenario de bajos retornos es la deuda subordinada. En este sentido Fineco lanzó el fondo Financials Credit, que invierte entre el 20 y el 95 por ciento de su cartera en deuda subordinada de entidades financieras y aseguradoras, y minoritariamente corporativas, con un universo que incluye deuda con vencimiento perpetuo e incorpora opciones de cancelación anticipada por parte del emisor y cláusulas por las que se puede producir una conversión en acciones del principal del bono (bonos contingentes convertibles) o una quita total o parcial del mismo.

También Mutuactivos optó por la deuda subordinada financiera en su fondo Mutuafondo Oportunidades, que recientemente ha rebautizado como Mutuafondo Bonos III, ajustando también su política de inversión para centrarse en la deuda subordinada del sector financiero y asegurador (que ocupa como mínimo la mitad de su cartera), principalmente cocos de mercados de la periferia europea. El equipo de gestión del fondo estima que estamos ante un buen momento para la deuda subordinada, cuyo potencial de rentabilidad es notablemente superior al que presentan otros activos de renta fija, como la deuda pública o la deuda privada de más alta calidad. En concreto, los gestores recuerdan que la rentabilidad relativa de los cocos se sitúa actualmente en torno al 6 por ciento. Además, desde Mutuactivos destacan el potencial del sector financiero, que presenta elevados niveles de solvencia, liquidez y calidad crediticia. 

Los mixtos siguen de moda

Aunque los inversores también han retirado su dinero de algunos fondos mixtos, el apetito sigue siendo fuerte y por eso las gestoras españolas han seguido renovando su oferta en esta categoría, tanto con inversión directa como a través de fondos de fondos. Algo que seguirá este año. 

Amundi Iberia -con sus siete fondos perfilados "Cartera Naranja", con distintas proporciones de renta variable dirigidas a distintos perfiles de riesgo y gestionados para ING-, Ibercaja Gestión -con su Ibercaja Gestión Equilibrada-, Gescooperativo, Santander AM o Mutuactivos -con Mutuafondo Evolución, Equilibrio y Flexibilidad, gestionados por el equipo de asset allocation liderado por Pedro Pablo García- lanzaron productos perfilados, es decir, fondos de fondos con distintos perfiles de riesgo.

Una oferta más atrevida

En 2018 tampoco faltaron los nuevos fondos globales y de renta variable, dispuestos a aprovechar las oportunidades que la vuelta de la volatilidad trae a los mercados bursátiles. Así, Credit Suisse Gestión lanzó su Active Value Selection, un fondo de fondos global con el objetivo de obtener la máxima rentabilidad a largo plazo de acuerdo con el riesgo asumido, sin que existan criterios de inversión predeterminados.

En renta variable, prueba de la actividad son el fondo lanzado por Unigest que invierte en compañías de mediana y pequeña capitalización, los nuevos vehículos de Santander AM de renta variable, los fondos de CaixaBank AM que invierten en distintas regiones con la marca Smart Money, el Marango Equity de la gestora de Renta 4 (lanzado con un asesor externo, Marango Asset Management, dirigido por Francisco Pinillos), o los nuevos fondos de Gesconsult de renta variable española y europea (gestionados por Link Securities y con la idea de aprovechar las tendencias de los mercados ajustándose a las modas de inversión). Estos últimos fondos se gestionan con criterios preestablecidos evitando así la subjetividad del gestor.

En este activo también se ubica la nueva oferta de la recién estrenada Horos Asset Management, que lanzó el año pasado sus primeros fondos, siempre gestionados con filosofía value, Horos Value Iberia y Horos Value Internacional, y el fondo de gestores de Azvalor, azValor Managers, un fondo multimanager (y no fondo de fondos) en el que se concentran algunas de las ideas de los mejores gestores del mundo, con una gestión delegada de distintas partes de la cartera. Esos gestores deben cumplir algunas condiciones, como ser un equipo de inversión estable, tener pasión por lo que hacen, estar especializados, implicar su patrimonio en su proyecto y contar con un track record excelente en el largo plazo, entre otros requisitos. La cartera inicial está compuesta por cuatro gestores: Donald Smith y Richard Greenberg, de Donald Smith Company; Amit Wadhwaney, de Moerus Capital Management; Leigh R. Goehring y Adam A. Rozencwajg, de Goehring & Rozencwajg Natural Investors y Christopher P. Mittleman, de Mitteleman Brothers, LLC Investment Management. La idea es que la cartera este compuesta por un máximo de cinco o seis gestores con un nivel muy bajo de rotación y con un total de entre 80 y 100 compañías. 

Fondos de autor

Y es que la gestión de profesionales reconocidos sigue pisando fuerte. Entre los fondos de autor lanzados en 2018 destacan, entre otras, las apuestas de Esfera Capital Gestión, con sus fondos globales Impassive Wealth -está vinculado al gestor Juan Manuel Rodríguez Pérez, cuya sustitución supondría, por ley, un cambio sustancial de la política de inversión y otorgaría el derecho de separación a los partícipes- o Icaria Capital Dinámico -gestionado por Carlos Santiso Pombo y centrado en buscar acciones infravaloradas a través del análisis y modelización de empresas, utilizando también opciones para gestionar la rentabilidad y los riesgos-. Esfera III y River Patrimonio completaron la nueva oferta de la gestora en 2018. 

ESG, impacto e igualdad

Entre los nuevos fondos estrenados el año pasado, no faltaron tampoco vehículos con un propósito de llevar a cabo una inversión sostenible o incluso impactar de forma positiva en la sociedad... una tendencia en auge.
Entre las ideas de impacto destacó la apuesta de Magallanes Value Investors, que lanzó un fondo dedicado en exclusiva a inversiones de impacto social, bajo el formato de fondo de inversión libre (FIL), y cuyo objetivo es generar una rentabilidad anual no garantizada de entre el 2 y el 4 por ciento, logrando además un impacto social sostenible y medible al mismo tiempo. La vocación inversora del Magallanes Impacto está centrada en la financiación a instituciones financieras que otorgan microcréditos a personas desfavorecidas en países en vías de desarrollo permitiendo la inclusión financiera de las poblaciones más vulnerables mediante una actividad productiva que mejora las condiciones de vida. Además, destacan que los microcréditos han demostrado históricamente ser una clase de activo poco correlacionada con el resto de mercados financieros, aportando diversificación, junto con un impacto social sostenible y medible en el tiempo. El fondo cuenta con el asesoramiento del especialista en inversiones de impacto Gawa Capital. Tal es el compromiso con el impacto social que el fondo puede renunciar a la comisión de gestión si la medición del mismo no llegase a unos mínimos exigidos.

En el ámbito de la inversión sostenible, Tressis Gestión lanzaba el Tressis Cartera Sostenible ISR, un fondo de fondos con criterios de inversión socialmente responsable nacido de la demanda de inversores que creen que es posible alinear rentabilidad y principios. «Cada vez más, los españoles apostamos por una economía sostenible y elegimos estrategias de inversión que, además de rentabilidad, valoren factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo», explicaba la gestora con motivo de su lanzamiento.

También en el ámbito de la sostenibilidad, destacan los fondos lanzados por NAO Sustainable Asset Management, gestora especializada además en este tipo de inversiones, con Pablo Cano como director de Inversiones. El año pasado puso en marcha su fondo sostenible de renta variable europea, Nao Europa Sostenible.

Un paso más allá, en el de la igualdad de género, se situaba Santander AM, lanzando un fondo -gestionado por Lola Solana- que apuesta por esta idea: el fondo Santander Equality Acciones invierte en renta variable internacional, en empresas que promueven la igualdad de género en todos los niveles de su estructura, a la vez que presentan fundamentales atractivos para la inversión. La cartera, además de alinearse con los compromisos de igualdad de género, cumple con criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo.

publicidad
publicidad