19 de Enero, 22:09 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

rentabilidades negativas

La encrucijada de los fondos para seguir creciendo en 2019

Alicia Miguel Serrano

Las turbulencias de los mercados han llevado a los fondos a números rojos en términos de rentabilidad en 2018.

A pesar de la volatilidad, los fondos españoles han sumado a su patrimonio, de enero a finales de noviembre, algo más de 1.200 millones de euros, gracias principalmente al apoyo de los inversores, que han aportado más de 10.500 euros de suscripciones netas, según los últimos datos de Inverco. Pero, a tenor de las tendencias de los últimos meses, la mala racha en los mercados está pesando ya en la actitud inversora y en noviembre los fondos perdieron más de 2.000 millones de volumen, afectados tanto por los mercados como por los reembolsos. Y es que la caída del 3 por ciento en rentabilidad en el conjunto del año (con retornos negativos superiores al 6 por ciento en renta variable nacional e internacional), y que afecta a todas las categorías de fondos, está empezando a reflejarse en el ánimo de los partícipes.

Por eso el mantenimiento del estatus de los fondos como vehículos idóneos para canalizar el ahorro y la lucha contra las rentabilidades negativas -sobre todo para los inversores más conservadores en un entorno de fin de las políticas acomodaticias de los bancos centrales- son los principales retos que se les presentan a las gestoras de cara a 2019. «Entendemos que uno de los principales retos que tendremos que afrontar es, ante las perspectivas de una renta fija que todavía no va a repuntar para poder dar una rentabilidad sustancial y unas previsiones de moderación en renta variable, el poder atraer al inversor con productos que tengan unas expectativas de rentabilidades positivas razonables», explica Pablo Hernández, director comercial de Bankia Asset Management. 

Y en este sentido, retener a los partícipes que han comenzado a salir de los fondos y cuyo horizonte temporal aconsejaría permanecer: «Nos encontraremos con el reto, viniendo de una serie de años anteriores de rentabilidades positivas, de conseguir retener a aquellos partícipes que han sufrido durante este ejercicio de nulas rentabilidades. Sobre todo en los casos en los que ha sido su primer año de experiencia con fondos. El objetivo es evitar reembolsos precipitados que se lleven a cabo sin que se respete el horizonte temporal establecido previamente», añade.

También para Cirus Andreu, presidente ejecutivo de Sabadell AM, «el reto más importante que tenemos es el de las rentabilidades», en un contexto en el que vamos a pagar los excesos que han supuesto unos tipos de interés demasiado bajos en el pasado. Las gestoras, defendía en el marco del X Encuentro Nacional de la Inversión Colectiva, organizado por Inverco, Deloitte y la APD, tendrán que propiciar un cambio en el uso de fondos, que muchas veces está muy centrado en una visión cortoplacista. «El reto es fomentar el modo de empleo de nuestros productos, que deben estar asociados a una visión temporal que no es hoy la que debería».
Miguel Artola, director general de Bankinter Gestión, habló también de un entorno más complejo, en el que «los vientos de cola se están convirtiendo en vientos en contra» y en el que las rentabilidades reales pasan a ser negativas. «Tenemos que profundizar en estar cerca del cliente, ofrecerle un buen servicio y educación y hacerle ver que un fondo no es una alternativa financiera sino una vía de ahorro para el medio y largo plazo», decía en el evento.

Para Lázaro de Lázaro, consejero delegado de Santander AM, lo más difícil será la gestión conservadora y la preservación de capital. En el marco del evento,aseguró que por eso su gestora no gestiona a corto plazo, sino que desarrolla capacidades en el medio plazo, reivindicando su oferta de mayor valor añadido en renta variable. 

Mantener la confianza

Para Guillermo Hermida, director de Inversiones de CaixaBank AM, el gran reto es que «el partícipe mantenga la confianza en el asesoramiento dado para continuar en su perfil de riesgo acorde a los horizontes temporales de inversión». Así, «la paciencia es una de las características fundamentales para obtener retornos: igual que no se mira el valor liquidativo a diario de una casa que se compra, lo mismo pasa con los mercados: su comportamiento no es lineal pero, a largo plazo, en los periodos recomendados para cada perfil de riesgo los retornos se suelen acercar bastante a lo previsto. Si la relación entre cliente y gestora se hace con honestidad y transparencia, lo mejor que se puede hacer es mantener la política de inversión cuyos retornos se han calculado con periodos de turbulencia y con periodos de complacencia», añade. 

Para David Carrasco, director comercial de BBVA Asset Management, el reto fundamental de las gestoras, no tanto para 2019 sino de largo plazo, es que los fondos sigan manteniendo la posición de privilegio que han venido disfrutando en los últimos años como vehículo de destino de buena parte del ahorro de las familias españolas, más allá de la coyuntura puntual de los mercados. «Para ello, es imprescindible que los clientes nos visualicen como proveedores de soluciones a sus necesidades vitales (que pueden ir desde el ahorro para imprevistos, para la compra de una vivienda, la educación de los hijos, la obtención de rentas para complementar sus ingresos o incluso el ahorro para la jubilación) y no como meros proveedores de producto sustitutivo de los depósitos», indica.

Atención al cliente y asesoramiento

En este contexto, las gestoras apuestan por la atención al cliente y asesoramiento, como en Mutuactivos. «La industria de la gestión de activos está en un momento crucial en su historia, que pasa por la definición de su modelo de negocio: gestión activa, pasiva, etc. y por el desarrollo del asesoramiento. En Mutuactivos, hemos hecho una clara apuesta, precisamente, por el asesoramiento, en cuanto atención y servicios al cliente se refiere, y por la gestión activa, en el ámbito del producto», explica Ricardo González Arranz, director general de Mutuactivos Inversiones. «Creemos, en particular, que el asesoramiento personalizado tiene un gran camino por recorrer en España, ya que nos permite enfocar nuestra oferta de producto a las necesidades concretas del cliente. En esto contamos con la ayuda de la tecnología y la digitalización, que nos permite acercarnos mucho mejor a los partícipes y a personalizar el servicio». 

En este asesoramiento, en BBVA AM descartan una estrategia de producto y optan por poner el foco en el cliente: «Queremos ser el mejor proveedor, a través de soluciones que se ajusten a sus diferentes perfiles y horizontes de inversión, en el formato que demanden (ya sea un fondo, una cartera de gestión discrecional, un mandato de gestión, etc)», dice Carrasco.

APORTAR VALOR

Además de dar servicio y asesoramiento, las gestoras apuestan por productos que aporten valor, como la renta variable en el caso de Santander AM, o fondos de retorno absoluto que ayuden a descorrelacionar de unos mercados que pueden ser más complejos de lo esperado. Tampoco descartan la vuelta de los garantizados y, por supuesto, creen que los productos estrella en 2019 podrían ser aquellos que se adapten a las necesidades de cada cliente, como los vehículos perfilados o los fondos de fondos.

«No es fácil detectar qué fondos pueden ser los más demandados el año que viene», advierten en Bankia AM. «Por ejemplo, podrían ser muy atractivos los fondos de retorno absoluto que sean capaces de demostrar su descorrelación con los mercados y obtener rentabilidad en entornos de alta volatilidad. De nuevo estamos viendo movimiento en garantizados, sobre todo en los de rentabilidad objetivo. Por último, dado que la gestión de carteras cada vez tiene más peso, aquellos fondos que están seleccionados e integren las carteras gestionadas de los grandes comercializadores serían los que mayores captaciones podrían tener en el año», dice Hernández.
«Nuestra filosofía es intentar hacerlo bien en cualquier tipo de escenario: buscar compañías y negocios que, de alguna manera, sean asimétricos o inelásticos en cualquier entorno. Entre nuestra oferta, destacan, entre otros, los fondos de asset allocation, en los que intentamos diversificar las fuentes de retorno, y que estas fuentes estén descorrelacionadas, los fondos perfilados, ajustados a los distintos niveles de riesgo de los clientes, y la gestión discrecional de carteras», añaden desde Mutuactivos.

En Caixa AM apuestan por la gestión discrecional de carteras: «Es un elemento clave de construcción de una propuesta de inversión para cada cliente de acuerdo a su nivel de tolerancia al riesgo y horizonte temporal de inversión, dándole una expectativa de retorno realista con ese nivel de riesgo y horizonte temporal. El proceso de asesoramiento con nuestros clientes se está demostrando como un modelo exitoso en el que usamos subyacentes eficientes y con un conocimiento claro del coste del servicio para el cliente», explica Hermida.

Menor crecimiento de la industria

A pesar de los esfuerzos de las gestoras tanto en servicio como en productos, la industria de fondos podría ralentizar su crecimiento en 2019, hasta llegar a cifras de un solo dígito: «Los últimos meses están siendo de captaciones negativas, si bien el resumen de lo que va de año es muy positivo. No vemos el sector creciendo a doble dígito como en otros años, pero sí con crecimientos interesantes, del entorno del 5 por ciento», dicen desde Bankia AM, si bien todo esto irá relacionado con la evolución de los mercados. «En el supuesto de nuestra gestora esperamos estar por encima de esta cifra, por la apuesta y objetivos que nos estamos marcando dentro de la entidad, si bien estaremos condicionados a los mercados», dice Hernández.

Lázaro de Lázaro, con todo, confía en que los fondos se posicionen mejor frente a otras alternativas: «El papel de los depósitos va a ser distinto y no va a ser la alternativa como lo fue en el pasado para la canibalización del ahorro y la inversión aunque los tipos se normalicen. La principal alternativa es la gestión activa como lo es en Europa y veremos una mayor captación de flujos en nuestra industria, si hacemos bien nuestro trabajo».
«Estamos ante una etapa de expansión de la industria de la inversión colectiva, tanto a nivel sectorial como particular, en Mutuactivos. 2019 será otro buen año para los fondos de inversión», dicen en un tono optimista en la gestora del grupo Mutua Madrileña. 

En BBVA AM también prima el optimismo, aunque más a medio y largo plazo: «Es difícil hacer una previsión a un año, ya que hay multitud de cuestiones que pueden afectar a la industria en un plazo tan corto de tiempo, y que pueden ir desde la situación de los mercados a la evolución de la economía o la capacidad de ahorro de las familias. A largo plazo, sin embargo, somos optimistas y pensamos que la industria de gestión de activos en su conjunto -que incluye tanto los fondos, las carteras de gestión discrecional, los mandatos de gestión o incluso la gestión del ahorro para la jubilación- tiene un enorme potencial como proveedora de soluciones de ahorro-inversión adecuadas a las necesidades vitales de los clientes en todo su ciclo vital», dice Carrasco.

publicidad
publicidad