26 de Septiembre, 11:11 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista

Amy Zhang, gestora del Alger Small Cap Focus Fund: «No buscamos el próximo Facebook. Buscamos empresas que ahorren tiempo, dinero y dolores de cabeza»

Esta especialista en compañías estadounidenses de pequeña capitalización apuesta por empresas innovadoras, con potencial para transformar sectores, una estrategia que aplica en este fondo que distribuye La Française AM en España.

Amy Y. Zhang, vicepresidenta senior de Fred Alger Management, cuenta con 22 años de experiencia y es especialista en renta variable de pequeña capitalización con sesgo crecimiento. Responde a nuestras preguntas en las oficinas de La Française AM en Madrid, la boutique que distribuye los productos de la gestora americana en España.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China está subiendo de temperatura, ¿qué efectos puede provocar en el mercado? No creo que nos encaminemos a una guerra comercial total. La promesa de Trump fue «America first» (Estados Unidos primero) pero no «America alone» (Estados Unidos solos). No beneficiaría a nadie y, por eso, creo que sus gestos son de cara a la galería. En todo caso, este tipo de medidas afectarán más a las compañías cíclicas, las que usan acero y aluminio para fabricar sus productos. Nosotros tenemos muy poca exposición a eso así que nuestra cartera tendrá un impacto mínimo.

La economía americana exhibe fortaleza, lo que podría impulsar a las compañías pero también incrementa la presión para subir los tipos.Hay que analizar los tipos de interés desde una perspectiva histórica. Desde ese punto de vista, estamos en un entorno de tipos muy bajos. Hace algunos años estuvimos en el 6 por ciento y era considerado un entorno normal. La Fed va a ser racional con esto y el mercado lo sabe. Ha dicho que probablemente realice cuatro subidas de 0,25 puntos este año y eso no es demasiado. Es solo un 1 por ciento. No va a tener demasiado impacto porque el nivel absoluto es todavía bajo y sigue siendo bueno para las compañías de crecimiento. Además, este efecto puede contrarrestarse por la reforma fiscal que va a impulsar el crecimiento del beneficio por acción, especialmente en las empresas de pequeña capitalización, que constituyen la mayoría de nuestra cartera. Este tipo de compañías suele destinar el 30 por ciento de sus beneficios a impuestos así que esto va a suponer un gran impulso del BPO que todavía no está en precio. Además, hay que tener en cuenta que, en términos históricos, los mercados de acciones han subido a la vez que los tipos de interés de la Fed. Y las empresas de pequeña capitalización se han comportado mejor que las de gran capitalización en este entorno. Asimismo, estamos todavía al inicio de la fase de subidas de tipos y todavía falta para que alcancemos el pico de la bolsa antes de que se produzca una corrección. Así que las acciones todavía tienen margen para seguir subiendo. La economía tampoco está tan recalentada.

Ha dicho que las empresas de pequeña capitalización se comportan mejor que las grandes en fases de subida de tipos, ¿por qué?Porque suelen tener menos deuda que las grandes compañías. Y la financiación de la deuda se ve afectada por las subidas de tipos.

Alger apuesta por compañías que vivan un «cambio dinámico positivo», ¿cómo lo identifican?Son compañías que están alcanzando la madurez, que tienen una posición competitiva muy fuerte, que tienen una tecnología o una patente que puede transformar su sector, que son disruptivas. La innovación es una exigencia para nosotros. Se trata de compañías que crecen muy rápido y que operan en un mercado grande y creciente, en el que están ganando cuota. Esto suele corresponderse con compañías de tecnología con un modelo de negocio fuerte, dominio de mercado, un crecimiento de los ingresos sostenible y duradero e ingresos recurrentes. También buscamos compañías que tengan poder de fijación de precios. Por el contrario, no invertimos en empresas intensivas en materias primas como los fabricantes de hardware.

El fondo está concentrado en los sectores de medicina y tecnología, ¿no le parece difícil predecir qué compañías van a triunfar en un entorno tan cambiante como el de la tecnología?, ¿cómo adivinar cuál va a ser el próximo Facebook?Nosotros no estamos buscando al próximo Facebook. Buscamos empresas que ahorren tiempo, dinero y dolores de cabeza. En el sector de la salud es muy simple. Apostamos por empresas que fabriquen productos que salven vidas o ahorren costes, que hagan diagnósticos de manera más fácil o más barata, de manera más rápida o acertada. No estamos buscando al próximo Facebook. Si estuviéramos en la época de la búsqueda de oro en el Medio Oeste, nosotros no apostaríamos por la búsqueda de oro, que es muy difícil y arriesgada. Estaríamos apostando por las tiendas de material para mineros. En ese sentido, una de nuestras temáticas de inversión es la transformación digital, que está muy relacionada con trasladar el negocio a la nube. Por eso, invertimos en compañías de la nube. También en empresas de ciberseguridad o paquetería, por el impacto que está teniendo en este área el incremento del e-commerce. Asimismo, tenemos una gran exposición a la inteligencia artificial y al «machine learning» (aprendizaje automático), así como a compañías que están explotando los datos de sus clientes a través de técnicas de big data. Somos muy temáticos e identificamos tendencias. 

¿Cree que es verdad lo que se dice de que las empresas pequeñas son más innovadoras que las grandes?Las empresas de pequeña capitalización pueden ser más innovadoras y tienen más margen para crecer. En el caso de Facebook, le ha resultado relativamente fácil crecer muy deprisa pero hay pocas como ella. Además, a estas empresas también les llega un punto en el que es muy difícil seguir creciendo a ese ritmo. Por eso, nosotros invertimos en compañías de hasta 500 millones de beneficio operativo. Porque cuando eres una compañía de 2.000 millones, es muy difícil duplicar para llegar a los 4.000. Pero para una compañía de 200 es fácil pasar a 400.

Además de tener exposición a los sectores de la salud y la tecnología, poseen industriales y financieros.Tenemos acciones industriales de crecimiento. Aunque son cíclicas, son empresas que hacen cosas diferenciadas, que no tienen presiones de precios o riesgos de subida de precios de los materiales. Nuestras compañías industriales generalmente tienen márgenes mucho más altos que el resto de la industria y muy poca deuda. Pero tenemos pocas compañías de este tipo. En cuanto a las compañías financieras, tenemos fintech. No invertimos en compañías que no pueden controlar su propio destino, en el sentido de que las compañías industriales o financieras están demasiado supeditadas a la macro. Por ejemplo, para los bancos, el tema de los tipos de interés es crucial. También tenemos consumo discrecional. Hemos aumentado nuestra exposición a esto porque creemos que la reforma fiscal va a beneficiar a la clase media.

¿Me puede hablar de alguna posición que sea indicativa de su filosofía?Nuestra posición número 1 es Veeva. Es una empresa centrada en el sector de la salud pero tiene potencial para expandirse a otras industrias reguladas. Además, crece mucho, genera mucha liquidez y es muy innovadora.

¿Cómo escoge cada posición?Las ideas pueden surgir en cualquier lado. Reuniones con compañías, conferencias, leer... Mucha parte de mi trabajo tiene que ver con reconocer tendencias.

publicidad
publicidad