Vocento 15 años 20 de Noviembre, 05:03 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

fondos

Si tiene 50 euros ya puede ser cliente de banca privada

Las nuevas tecnologías están permitiendo una democratización de la banca privada. Bankinter o Andbank acaban de desarrollar sendas ideas de gestión pasiva automatizada para que el cliente minorista acceda a fondos gestionados por los mismos equipos que hacen lo propio para los grandes patrimonios. 

Cualquier ahorrador puede invertir en las carteras de Popcoin, explica Nicolás Moya, director de negocios digitales de Bankinter, «ya que desde 100 euros se puede contratar una cartera de fondos de inversión de alta gama». En Finizens se puede entrar con el mínimo más bajo del mercado: 50 euros y con unas comisiones que son también hasta un 85 por ciento más bajas que en el sector bancario. En Finanbest, el importe mínimo con el que puede participar se eleva hasta los 3.000 euros, aunque no tienen un límite superior y es habitual encontrar clientes con un patrimonio invertido de más de 100.000 euros o varios millones de euros, mientras que en FeelCapital, que actúa bajo el paraguas de una EAFI, el importe máximo de inversión se sitúa en los 100.000 euros con una tarifa plana de costes, independientemente del capital, que se mueve entre los 15 euros al mes o 150 euros al año.

Aunque son productos 'low cost' en cuanto a costes no lo son en cuanto a gestión. Este es el principal reclamo de la banca para captar clientes: la profesionalización de la gestión de sus ahorros especialmente cuando la crisis ha descubierto prácticas abusivas en la banca. Por eso no es de extrañar que al frente de estas carteras estén los propios equipos de banca privada de las entidades.

De hecho, Nicolás Moya explica que ésta es la principal motivación de Popcoin: «Hemos querido poner al alcance de todos los ahorradores la misma gestión que hacemos en Bankinter de nuestros clientes de grandes patrimonios». Por ese motivo «las carteras de fondos están gestionadas en Popcoin por equipos que tienen una amplia experiencia en la gestión de carteras y en la protección del patrimonio de los inversores». Por lo tanto, su estrategia prioriza la protección del patrimonio sobre la rentabilidad esperada, cualquiera que sea el contexto del mercado.

La entidad especializada en banca privada Andbank también ha seguido los pasos de Bankinter y ha estrenado otro roboadvisor para clientes minoristas. Como explican desde la entidad, se dirige a ahorradores e inversores que quieran destinar hasta 100.000 euros en sus carteras de fondos, que se han clasificado en cinco perfiles dependiendo de su grado de aversión al riesgo. La idea surgió porque desde el banco quieren dar respuestas a las cuestiones que se plantea «un segmento de mercado que es cien por cien digital y que requiere servicios para gestionar sus ahorros de forma sencilla a través del smartphone o pc», explica Mar Badillo, directora de márketing y comunicación de Andbank España.

Para Asier Uribeechebarria, director general de Finanbest, estos modelos de gestión surgen de la necesidad, por parte de la industria de fondos, de ampliar su oferta cada vez más enfocada al cliente. Y esta idea ha sido posible gracias a que el mercado 'online' empieza a estar suficientemente maduro para demandar alternativas digitales a los productos más clásicos. Como reconoce Uribeechebarria, «el acceso a Internet ha sido una gran revolución». Es decir, es la tecnología la que permite llegar a un gran número de potenciales clientes, preocupados por sus ahorros e inversiones y, que desconfiando de los canales tradicionales, buscan un trato individualizado y adaptado a sus necesidades y objetivos. 

De hecho, Giorgio Semenzato, director general de Finizens, cree que lo que da realmente valor es la personalización, ya que como cualquier gestión pasiva del patrimonio, independientemente del volumen aportado o de los conocimientos de los que parte, el cliente exige un plan personalizado.

Aún así, desde Finizens reconocen que la tecnología y estos nuevos modelos les perrmite «romper las barreras de inversión que existían hasta el momento: comisiones elevadas, crisis bancaria, trato deficiente con el cliente, falta de oferta por conflicto de intereses, asesoramiento financiero de calidad cuestionable y oferta digital escasa».

Esta idea también la defiende Antonio Banda, CEO y fundador de Feelcapital, que explica que son una «EAFI que asesora a personas y les permite ser independientes. Efectivamente una de las consecuencias de nuestra herramienta es la democratización de la inversión, así actuamos como una banca privada para todos, ya tengas 100.000 euros o solo 1.000 euros».

Trato individual y diversidad

Independientemente del capital invertido en fondos en este tipo de herramientas, los clientes exigen una individualización en las carteras. Banda señala que esto se soluciona porque a cada cliente «se le da una cartera de fondos que mejor se adapta a sus necesidades» y, al igual que ocurre en banca privada con los grandes patrimonios, el contacto es continuo. «Le acompañamos en todo momento: las 24 horas del día y todos los días del año» especifica Banda. Esta comunicación es muy fluida ya que en el caso de FeelCapital «al cliente se le comunica diariamente su posición de riesgo y si tienen cualquier necesidad de cambio en su cartera», descartando el uso de carteras modelo que puede distribuir la banca retail. 

El seguimiento 24 horas es una de las características en las inversiones en banca privada y que ésta resulta por la tecnología. Pero no es la única, como expone Uribeechebarria, que asegura que desde Finanbest se termina de replicar los modelos de banca privada con la incorporación de otros tres aspectos «como son el conocimiento del cliente, la definición del asset allocation, es decir, los activos en los que va a invertir y, el tercero, la inversión a través de la plataforma Allfunds, que da acceso a un catálogo compuesto por más de 50.000 fondos a nivel mundial».

En Popcoin, por el contrario, sí que se ofrecen carteras de fondos, pero de acuerdo con la entrada de MiFID II, las clases de fondos que comercializan serán las llamadas 'clases limpias' que tienen un coste de gestión muy bajo, adelanta Moya.

La llegada de MiFID II y el desafío que supone hará que el acceso a la arquitectura abierta de productos de inversión sea muy restringido. «El objetivo de MyInvestor es solventarlo ya que creará una simbiosis perfecta entre la automatización que permite la tecnología y la gestión humana que se realiza de los perfiles de inversión», sentencia Badillo.

Otra de las ventajas de invertir a través de estas plataformas es el gran abanico de posibilidades que ofrecen a un coste mínimo. Así, Semenzato indica que «el cliente minorista puede acceder a un universo de inversión más amplio que sus competidores, ya que, además, de fondos ofrece la posibilidad de invertir en ETFs sin ningún impacto fiscal para el cliente final».
beneficios para la banca retail
Pero no solo hay beneficios para el cliente, sino también para la banca minorista tal y como señala Antonio Banda. El directivo se muestra contundente y asegura que la incorporación de estas herramientas fintech teminarán beneficiando también a la banca minorista. Por ejemplo es claro en el caso de Popcoin, ya que el cliente que quiera invertir a través de la plataforma no «tiene por qué cambiar de banco. Le basta con un 'enrolao' digital muy sencillo, en el que podrá vincular la cuenta de cualquier entidad financiera como origen o destino de fondos», explica Moya.

Semenzato, por su parte, añade que «en el caso del sector financiero, las fintech complementan los valores de seguridad, profesionalidad y soltura aportando innovación, tecnología, mejoras en los procesos, abaratamiento de costes y experiencia de usuario más disruptiva».

Moya reitera que la idea de Popcoin surgió con el objetivo de llegar al mayor número de ahorradores que buscan sacar la máxima rentabilidad de sus ahorros en un momento en el que la inversión en depósitos es mínima. Además, «está dirigido a clientes digitales, que no tienen tiempo ni muchas veces conocimientos elevados para acceder a los servicios de inversión tradicionales».

La ventaja, para Badillo, radica en el acceso a una oferta más amplia de productos y más rentable: «Una gran mayoría de clientes disponen de cuentas y depósitos que, con los actuales tipos de interés, les ofrecen una remuneración prácticamente nula. Por otra parte, tienen un acceso muy limitado a los fondos de inversión, si acaso los de su propio banco y esto se solucionará a través de este tipo de herramientas». Además, Badillo recuerda que «los grandes patrimonios son la especialidad de Andbank desde hace 85 años y, aunque con MyInvestor dispone de un equipo de gestores virtuales, todo ello pivota sobre nuestro 'expertise' en la gestión de patrimonios para lanzar un servicio que tiene detrás un equipo de analistas muy cualificado».

publicidad
publicidad
publicidad