Vocento 15 años 22 de Noviembre, 21:28 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista a Javier Ruiz Villabrille, responsable de ventas para España de Flossbach von Storch

Flossbach von Storch: el Bestinver alemán se consolida en España

El ADN de la gestora alemana Flossbach von Storch es pura visión multiactivos, de encontrar la mejor inversión que se adecue a cada perfil en cada momento.

El aterrizaje de Flossbach von Storch ha sido uno de los más esperados. «Como si llegaran los Bestinver de Alemania», describen desde la industria. Siempre con una visión multiactivos han situado a toda su gama de fondos en el primer cuartil de manera consistente. En un periodo en el que los ahorrados conservadores están más necesitamos, hablamos con Javier Ruiz, responsable de ventas para España.

¿Cómo nació Flossbach von Storch?

La historia de Flossbach von Storch es muy curiosa. El nombre se compone del apellido de dos señores que se conocen desde la universidad, Dr Bert Flossbach y Kurt von Storch. De hecho, la nueva cafetería de las oficinas llevará el nombre de una de las aulas de la Universidad de Colonia donde se reunía el Club de Inversiones. Allí se dedicaban a analizar los métodos de inversores famosos. Peter Lynch, Benjamin Graham, etc. Filosofías muy basadas en el concepto de «valor», de «calidad». Al principio sus caminos divergieron. Uno progresó en el mundo de family office y otro en wealth management, pero volvieron a cruzarse en Goldman Sachs, en la unidad de gestión de patrimonio. Ahí retomaron las ideas sobre las que hablaban en la universidad: gestionar con mucha flexibilidad, basado en el análisis de compañías, en ver realmente negocios. Intentaron hacerlo en Goldman, pero, al final, en una entidad tan grande no se puede tener la flexibilidad que requiere la gestión del patrimonio de un inversor prudente. Con lo cual, decidieron «tirarse a la piscina» y fundaron Flossbach von Storch. Empieza como gestora de patrimonios. No es hasta 2007 cuando comienzan a lanzar fondos. Y no nació de una estrategia comercial, sino por motivos fiscales en Alemania. Decidieron crear un fondo para gestionar su propio dinero, que atrajo el interés de sus clientes, y así nació el buque insignia de la casa, el Flossbach von Storch - Multiple Opportunities II.

¿Cómo definiría su filosofía?

El FvS - Multiple Opportunities II es un fondo completamente flexible. Podría invertir un 100 por cien en bolsa. Basados en la misma filosofía crearon tres fondos perfilados, que de perfilados solo tienen el hecho de que el peso de la renta variable está limitado (75, 55 y 35 por ciento) porque todas las carteras se gestionan sin estar ligadas a índices. Es el ADN de la empresa, la visión multiactivos. Hay especialistas, sí, pero todos están dedicados a que las carteras multiactivos funcionen bien.

¿Pueden los gestores tener ideas o visiones distintas entre sí?

Pueden. Todas se nutren del mismo análisis, 'bottom up', de selección de valores; del mismo rating de calidad que le damos a las empresas; y de la visión macro. La independencia no es solo cuestión del accionariado, aunque es algo que sigue muy presente en la gestora. Ambos fundadores siguen teniendo el 80 por ciento de la empresa. El otro 20 por ciento está en manos de empleados. El 100 por cien trabaja dentro de la propia compañía. La independencia también es la forma de ver los mercados. Cada gestor es libre de decidir la mejor forma de gestionar su dinero. Las carteras no son réplicas una de otra. La más conservadora no solo limita el peso de la renta variable, sino que las acciones que se seleccionan también se adecúan al perfil, serán las que mejores perspectivas de generación -y sostenibilidad- de caja tengan. Ya sea porque esté en un sector con barreras de entrada o porque tenga una posición muy dominante que le permita tener liderazgo en precios.

¿Sigue presente esa filosofía 'value'?

Más que 'value' diría que es de calidad. Buscamos negocios que van a generar caja y luego comparamos su precio. Un ejemplo son los fabricantes de coches, un sector cíclico, en el que históricamente hemos tenido posiciones reducidas. Sin embargo, en abril del año pasado las cotizaciones de esas empresas cayeron a mínimos. Estoy hablando de un PER 6. A pesar de que ofrecen menos visibilidad en su flujo de caja, la rentabilidad que esperamos obtener es consistente, por lo que entramos.

¿Cómo se decidió Flossbach von Storch a lanzarse al mercado español?

El mercado español es relativamente similar al alemán en el sentido de que es relativamente conservador. Al final, cuando uno mira las posiciones en liquidez tanto de Alemania como de España, son muy altas aún. Y eso es algo que hay que ir modificando. El multiactivo puede ser una alternativa a aquellos ahorradores que no estén acostumbrados a invertir, asumir un poco más de riesgo, lógicamente, pero poder cumplir sus objetivos de inversión. Además, la estructura del mercado, muy orientado a la distribución, se presta a poder importar producto nuevo. Pero no se trata de hacer un «copiar y pegar». Estamos adaptando las estrategias.

También habéis lanzado en conjunto con Deutsche Bank, el Flossbach von Storch II - Defensive Allocation 2023. ¿Por qué optáis también por sinergias?

Es precisamente por lo que comentamos. Deutsche Bank tenía la problemática de tener unos clientes acostumbrados a depósitos y a bonos, que ya no dan nada. Para ofrecerles algo en consonancia con sus expectativas, creamos un fondo a seis años con el objetivo de proteger el capital y buscando dar una rentabilidad anual del 3 por ciento. Es una cifra razonable con nuestras perspectivas para las distintas clases de activos. Su filosofía se basa en un fondo propio que ya existe, por lo que tenemos una idea de cómo se comporta la cartera. Hay un track récord de 10 años que nos da seguridad. A ese cliente de depósitos es muy difícil pasarlo directamente a bolsa. No solo porque la rentabilidad no está asegurada, sino también porque mentalmente no está preparado para los vaivenes de la renta variable. Si de repente cae su cartera un 5 por ciento, muere del susto. Es un ahorrador acostumbrado a que si mete 100 en su depósito, al cabo del año tendrá 101, pero no 95. Hay que ir poco a poco.

publicidad
publicidad
publicidad