Vocento 15 años 17 de Octubre, 20:31 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

fondos

¿Ha merecido la pena esperar a Paramés, gurú de la bolsa?

Francisco García Paramés, ex Bestinver, vuelve a los mercados, pero no lo hará con sus ex compañeros de inversión. En esa espera de dos años, el mercado ha avanzado. Hay incluso gestores que han batido sobradamente a sus índices de referencia. ¿Hay que da

Septiembre, 2016. Era la fecha marcada para la vuelta al mercado de Francisco García Paramés, ex gestor estrella de la gestora española Bestinver y uno de los gestores españoles más reconocidos, hasta a nivel internacional. Tanto por sus méritos profesionales -generó retornos de doble dígito anualizado en su antigua casa- como por la manera en la que salió -de golpe y por sorpresa- «han hecho que su retorno sea casi tan esperado para una gran parte de la comunidad inversora como la nueva saga de Star Wars entre los fans de la misma», reconoce José María Luna, de Profim.

Los fieles a la filosofía «value», que se basa en encontrar empresas buenas infravaloradas por el mercado, han tenido que esperar los dos años fijados por su cláusula de no competencia, pero desde el pasado miércoles 2 de noviembre los inversores ya pueden contratar su nuevo fondo, Cobas Selección FI, a través de Inversis, a la espera de que la CNMV dé el visto bueno a su nueva gestora, Cobas AM.

En 2014 Paramés era el rey indiscutible de la gestión activa en España. Había buena competencia: Gonzalo Lardíes, ahora gestor en Alphaplus, llegó a ser el mejor gestor de bolsa europea en 2007, según Citywire. Pero su trayectoria parecía imbatible. Luna entiende esa expectativa. «Para mí, era un gestor que siendo alguien sencillo se ha mantenido fiel a su forma de entender la gestión de activos sin dejarse arrastrar por modas y logrando buenos retornos para sus inversores», explica.

¿Quedarse o esperar?

Seguir confiando o seguir al 'gurú'. La salida abrupta de Paramés de Bestinver obligó a muchos a plantearse el rumbo de sus inversiones. Hay quienes dieron el voto de confianza a la firma española, ahora con Beltrán de la Lastra y Ricardo Cañete. Para Miguel Puertas, de Asset Growth Eafi, no fue mala decisión. Una vez pasada la tormenta del último trimestre de 2014, en 2015 y 2016 supieron recomponer el equipo y batieron a sus índices de referencia. No obstante, recuerda, la proeza no está en hacerlo bien uno o dos años. Solo el tiempo revelará a los buenos.

Otra parte de ese capital se animó a dar el salto a azValor, la gestora creada por Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad, dos ex compañeros de Paramés y también ex Bestinver, ante la expectativa de que este último se uniera en el debido momento. Finalmente no será así, pero el dúo ha demostrado valer mucho por sus propios medios. Desde su lanzamiento a finales de 2015 y con el desplome de las bolsas a principios de año, el azValor Iberia acumula una rentabilidad del 8,38 por ciento (a 8 de noviembre) y ha sobrevolado al Ibex-35 con holgura en ese tiempo. Eso «invita a darles una oportunidad», opina Puertas.

Seguir o no en azvalor

Al igual que ocurrió en Bestinver en su día, los inversores de azValor se replantean estos días si renovar su voto de confianza. Y es que hace unas semanas todo el equipo de analistas salvo uno comunicó que se marchaban a Cobas AM. Una pérdida repentina de capital humano que, si bien no preocupa a expertos de la industria como Fernando Luque, de Morningstar, a largo plazo, a corto, inevitablemente, pasa factura.

Como explica Puertas, se pierde el foco en la gestión y el análisis de compañías pues hay que dedicar tiempo a la selección de candidatos y a la negociación de ofertas. Además, supone la pérdida de un equipo de profesionales que se complementan y trabajan bien juntos con criterios de análisis de inversión similares. «Conseguir un equipo que funcione igual de cohesionado no va a ser tarea fácil», afirma. Están en una situación difícil. «Los analistas son casi tan importantes como el gestor», añade en esta línea Antonio Cánovas del Castillo, de Altair Finance, pero aún así, defiende que hay un gran equipo aún en azValor. Puertas también incide: «Ya lo hicieron antes, por lo que no tienen por qué no ser capaces de volver a hacerlo ahora. Los próximos meses son claves para azValor en ese sentido».

«Es una tilde negativa, pero no una debacle, ni mucho menos», defiende Pablo Valdés, de Orienta Capital. azValor está entre sus fondos recomendados y por ahora no cambian de opinión. «Han seguido mostrando excelentes resultados», afirma. Cuenta que el equipo está buscando analistas con un perfil más 'cuantitativo', más 'de números'. Podría haber preocupado una salida masiva de dinero ya que eso también impacta en las inversiones, pero no ha sido así. De hecho, ha habido suscripciones netas.

¿Qué 'value' es mejor?

«Un gestor value tiene que ser un gestor individual o, como mucho, un pequeño grupo especialmente compenetrados durante muchos años», afirma Javier Gazulla, de Diverinvest. Porque ve muy difícil compartir con sinergias el vasto conocimiento que requiere esta clase de inversión. Por eso mismo, un gestor 'value' no puede «seguir» más de 50-100 acciones y, en consecuencia, duda de aquellos con carteras cuya mayoría de exposiciones son inferiores al 4 por ciento. «Entonces no está totalmente convencido de que esa empresa es barata y buena», apunta.

Los expertos coinciden en señalar que la mejor táctica es diversificar entre gestores 'value'. De mirar más allá de los «Messi» o «Cristiano Ronaldo» de la bolsa, y buscar el potencial de otros equipos que, por su trayectoria de retornos y de gestión de la volatilidad, también juegan en primera división. Por suerte para el inversor español, la oferta es amplia y cada vez hay más donde elegir. Desde el 'value' más puro de Magallanes Value Investores o de Metagestión, pasando por firmas consolidadas como Gesconsult, Bestinver y EDM, a jugadores internacionales como Amiral Gestión.

Así lo hacen en Orienta Capital, donde confían en azValor, pero para el enfoque internacional. Tienen entre su lista de recomendados al azValor Internacional, porque, explica Pablo Valdés, tienen mejor tracking error en su estrategia global. Para la bolsa nacional, se decantan mejor por el Magallanes Iberian Equity y el Radar Inversión gestionado por EDM. Estos dos se combinan muy bien porque aunque en teoría pueden parecer estrategias similares, las carteras son muy distintas. La primera es más 'value' puro, mientras que en EDM buscan compañías de alto ROE a precios razonables.

«España podría competir a la altura de industrias como Inglaterra», asegura Cánovas. Pero lamentablemente 'peca' de una excesiva bancarización, que tiende más hacia una gestión «más mansa», incluso en la renta variable. Hay talento nacional. Así lo desvelan las cifras de Morningstar, pero no por ser 'value' resistirá al mercado. Hay que ser escépticos, avisan los expertos, ya que los buenos resultados en el corto plazo pueden ser solo fruto de una buena racha. El inversor dispone de herramientas para estudiar cómo lo han hecho los gestores tanto en años buenos como en los malos. «Hacerlo bien en un año no es indicativo de nada», añade Cánovas. Puede que solo se haya pisado el acelerador. «El buen marino se conoce en las tempestades». Hay que medir la trayectoria durante el ciclo completo. Empezar en el punto alcista, seguido de un periodo bajista y luego de vuelta al movimiento alcista. El que lo haya hecho bien en esos tres escenarios es con el que hay que quedarse.

Ser conscientes del riesgo del 'value'

La vuelta de Paramés a la gestión es positiva para todos, afirma Carlos Farrás, de DPM Finanzas, como también lo es la aparición de nuevas gestoras nacionales o el progresivo reconocimiento que están adquiriendo otras gestoras de autor del mercado. Pero para quien esté ávido de descubrir estos cosechadores de rentabilidades de doble dígito anualizadas añade una alerta. «El inversor no debe olvidar que muchos de estos gestores tienen una filosofía 'value' cuyas inversiones se centran en bolsa (con la volatilidad y riesgo que eso implica), que en el mercado a veces se priman empresas de valor y otras veces no y que en las compañías en las que invierten también sufren también ciclos y caídas del mercado».

publicidad
publicidad
publicidad