Vocento 15 años 22 de Octubre, 03:05 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista a Guido Barthels, gestor de ETHENEA Independent Investors S.A.

«España es el mejor ejemplo de lo que está mal en el mundo»

No existe una «cartera perfecta», pero a los niveles actuales de la renta fija, ya no quedan activos «seguros», defiende este experto. Hasta el más conservador deberá buscar valor en todas las clases de activos.

Mientras los mercados se sigan moviendo, siempre habrá dinero que ganar. Así se enfrenta al panorama Guido Barthels, gestor del Ethna-DEFENSIV, y miembro del equipo de gestión del Ethna-AKTIV de ETHENEA Independent Investors S.A. Las valoraciones están muy ajustadas, tanto en los bonos como en la bolsa, pero la diversificación es la clave para moverse en este entorno, asegura este experto.

¿Cuál es la filosofía de inversión de Ethenea y cómo se traduce en su manera de trabajar?

La preservación de capital es nuestro objetivo principal. Sé que muchos fondos aseguran lo mismo, pero nosotros verdaderamente trabajamos bajo esta máxima. La mayoría de nuestro propio dinero está invertido en nuestros propios fondos, por lo que intentamos minimizar el riesgo al máximo manteniendo un nivel adecuado de retornos. Los tres fondos de Ethenea Independent Investors, el Ethna-AKTIV, el Ethna-DYNAMISCH y el Ethna-DEFENSIV, se diferencian en el grado de riesgo que asumen, medido a través de su exposición a la renta variable. El DEFENSIV puede tener hasta un 10 por ciento; el AKTIV hasta un 49; y el DYNAMISCH hasta un 70 por ciento. Dicho esto, y teniendo en cuenta que en este entorno las acciones son a veces menos arriesgadas que los bonos, también vigilamos la volatilidad del fondo.

¿Cómo planea su estrategia?

Nos movemos como un fondo macro, con una visión «top-down», y el 'alpha' se genera con la selección de activos. Analizamos variables como el PIB, la inflación, etc. Lo normal. Claro que los últimos cuatro años han sido de todo menos normales, con los bancos centrales dominando el mercado. Incluso debería decir manipulando los mercados. Los bonos españoles no estarían al nivel al que están si el Banco Central Europeo no los estuviera comprando. Hace nada España aún pertenecía al cuarteto de los países «PIGS» (Portugal, Italia, Grecia y España) y ahora casi el 40 por ciento de su deuda está en tipos negativos. Algo bizarro está pasando aquí.

¿Cuánto más puede durar esa situación en el mercado de renta fija?

Más de lo que todos anticipamos en este momento.

Si la renta fija es a veces más arriesgada que la renta variable, ¿significa eso que el Ethna-DEFENSIV puede conllevar más riesgo que el Ethna-DYNAMISCH?

Podría ser así, si no hubiéramos cambiado nada en la estrategia del DEFENSIV. Hay grandes movimientos en los mercados de bonos y casi ni ofrecen ningún cupón para amortiguar, mientras que en la renta variable hay dividendos atractivos. Sí, hay un cambio de sentimiento del inversor respecto al riesgo de los distintos activos, pero hay herramientas sofisticadas disponibles para gestionar una cartera de renta fija.

¿Qué herramientas?

Por ejemplo, hay futuros muy líquidos. De hecho, utilizamos CDX (un índice de seguros contra impago de la deuda) para cubrir el riesgo.

¿Significa eso que un inversor conservador debe seguir teniendo un sesgo hacia la renta fija?

No necesariamente. No existe una «cartera perfecta» para todo el mundo, pero creo que un inversor conservador debería estar diversificado. Necesita también incluir acciones y algo de inmobiliario. Todo debería ser parte de la ecuación.

Como experto en renta fija, ¿dónde está encontrando precios justos?

«Precio justo» son palabras mayores. No podemos hablar de precios justos en este entorno en la renta fija porque, como he dicho, los mercados están muy manipulados. Desde la perspectiva de las rentabilidades, no hay refugios. Si es un inversor 'buy and hold' (comprar y mantener) no es el escenario ideal. Pero hay que tener en cuenta que es un mito pensar que los inversores están comprando bonos por su rentabilidad. El 'yield' de un bono es un concepto hipotético de su valor y puede que no refleje el riesgo real, incluso en un entorno normal de mercado. Lo que verdaderamente está comprando en la renta fija es la dirección del mercado.

Entonces, ¿qué renta fija está comprando?

Seguimos viendo valor en los bonos denominados en dólares; es donde tenemos el 90 por ciento de nuestra exposición. No necesariamente es solo deuda corporativa norteamericana. El Tesoro americano se mueve en un rango atractivo de 1,30-1,80 puntos básicos, por ejemplo. Además, pensamos que las rentabilidades de los bonos americanos van a seguir bajos durante un tiempo.

¿No se supone que Estados Unidos está en un proceso de normalización, es decir, subida, de tipos de interés?

Aunque sí vemos que el crecimiento americano sea bueno, lo mejor ya ha pasado. La cuestión ahora es cuándo entrará Estados Unidos en una recesión. ¿Será en 2017? ¿En 2018? El gran riesgo es que el mayor componente del PIB estadounidense, el consumo y el crédito privado, es muy sensible a la curva de tipos. Así que si la Reserva Federal comete un error, veríamos un colapso casi inmediato.

Si lo mejor ha quedado atrás y la Fed casi no ha subido los tipos, ¿qué panorama nos deja?

Los tipos de interés se tendrían que ir a territorio negativo y la Fed tendría que reactivar el QE.

¿Se equivocó la Fed al no seguir con el ritmo de subidas planeado?

Si hubieran hecho todo según un ciclo normal, deberían haber subido los tipos en 2012. Hubiera sido el momento correcto. El desempleo estaba bajando de sus máximos, el empleo se estaba reactivando y la actividad económica arrancaba. Pero fueron muy tímidos y tampoco tenían muy claro lo que hacer. No les puedo culpar. Para todos es como dar bandazos en la oscuridad. La única razón por la que deberían seguir subiendo los tipos ahora es para tener un colchón para el futuro. Aunque teniendo en cuenta los niveles del Libor en EE.UU., es como si hubiera habido esa subida a efectos de los costes de financiación.

¿Qué está frenando a la economía?

Mire su propio país. España es el mejor ejemplo de lo que hay de malo en el mundo. Antes de la crisis financiera tenía una deuda de alrededor de un 30 por ciento del PIB, ahora ronda el 100 por cien. Y mire por la ventana. ¿Qué ha cambiado? Nada. La infraestructura no ha mejorado, nada lo ha hecho. Y España sigue estando un cuatro por ciento por debajo de la actividad económica que tenía en 2008 en términos reales. Los Gobiernos se han gastado todo ese dinero y poco ha cambiado más allá de más endeudamiento; el desempleo juvenil sigue por las nubes.

¿Qué implica para el inversor?

Lo que siempre deberían hacer: diversificar. Siempre que los mercados se muevan hay dinero que ganar. Si un bono se mueve de -0,50 a -1,00 por ciento, se puede capturar los beneficios de ese diferencial. Claro que será más difícil porque puede parecer extraño comprar un bono de rentabilidades negativas. Es algo que simplemente tendremos que asumir. Y lo mismo se puede aplicar a la renta variable. Oigo decir que las bolsas están sobrevaloradas. ¿Y qué? Será cierto, pero viendo donde están los bonos y dado que la probabilidad de un 'crash' en la renta fija es muy baja, a menos que la Fed haga algo estúpido o gane Donald Trump, entonces los mercados deberían seguir subiendo.

publicidad
publicidad
publicidad