Vocento 15 años 17 de Octubre, 15:15 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

inversión

Fondos de inversión para vivir de las 'rentas'

Un entorno de bajos tipos de interés está dejando huérfano en alternativas a quienes buscan soluciones que ofrezcan una renta periódica. Los fondos 'income' se están postulando como una alternativa estable. ¿Cumplen con sus promesas?

Sigue habiendo en España una necesidad de complementar el ingreso recurrente con algo adicional. Con un producto que ofrezca una renta periódica. Esa función la cumplían, hasta hace pocos años, los depósitos. También, a través de los inmuebles, en forma de alquiler. Pero por la coyuntura actual, de bajos tipos de interés, estas soluciones ya no suficientes. Para rellenar ese espacio vacío se están postulando cada vez con mayor fuerza los fondos 'income', vehículos que, independientemente de la estrategia subyacente, se distinguen por buscar ofrecer una renta periódica atractiva. ¿Cumplen su función? Preguntamos a los expertos.

Lo primero en lo que insiste José María Luna, de Profim, es que hay que tener en cuenta que esa rentabilidad no está garantizada. «Me horroriza el convencimiento de que se pueden obtener retornos del 5 por ciento en dividendos». En renta fija será difícil, y si el fondo lo consigue, hay que tener claro que es porque los activos subyacentes de la cartera implican asumir mayor riesgo. Antes valía con deuda senior de un banco, ahora hay que irse a bonos high yield. Y si no, hay que buscar en la bolsa. Es decir, su valor liquidativo puede, y con toda seguridad va a, fluctuar. Ahora bien, dicho esto, si el ahorrador está dispuesto a aceptar los riesgos que conlleva y que se haga a la idea de que los retornos no van a ser tan estelares como en años anteriores, «es una opción interesante si se explica bien la estrategia», afirma el experto.

Para el conservador

«Significa una evolución para el inversor que ha sido tradicionalmente conservador pero que, con motivo de los bajos tipos de interés actuales, se ha visto obligado a buscar retornos en activos con un riesgo mayor», añade Ignacio Rodriguez, responsable de M&G en España. No solo es una tendencia propia del mercado español. El M&G Income Allocation Fund, que intenta generar rentas 'naturales' invirtiendo en activos 'generadores de ingresos' como acciones con dividendo y bonos que reparten cupones, ha estado entre sus más vendidos de Europa en los últimos años.

Para el que busque una solución que genere una renta sostenible, los fondos 'income' se postulan como una propuesta que gusta entre los expertos. Frente a captar dividendos a través de acciones, un fondo tiene la ventaja de la frecuencia, explica Fernando Luque, de Morningstar. Algunos reparten tanto semestral como trimestralmente, frente a la anualidad de una compañía. Fiscalmente, además, se ha igualado a la regulación de las acciones. Hay que recordar que ya no existe la exención fiscal a los primeros 1.500 euros en dividendos, por lo que, a ojos de Hacienda, recibirlos a través de fondos o de manera directa es indiferente. Y además, Luque resaltaría que el dividendo proveniente de los fondos es más estable que el de una única acción.

«Los fondos 'income' pueden ser una alternativa para productos de rentas garantizados, sin incrementar significativamente el riesgo», ve André Themudo, miembro del equipo de gestión activa de BlackRock. Eso sí, los inversores deberán tener un horizonte adecuado, de tres/cinco años, insiste Manuel Arroyo, director de inversiones de JP Morgan AM en España.

El atractivo de los fondos 'income' reside, explica Rodriguez, en que mantienen un objetivo de rentabilidad deliberadamente conservador, que pueda generarse de manera sostenible y evitando los activos de mayor riesgo, pero también tienen el foco en el crecimiento de capital. «Permiten que además crezca el nivel absoluto de ingresos y ayuda a que el flujo de rentas no se vea perjudicado por la inflación», apunta.

Estrategia 'core'

Y no solo es una solución atractiva para quienes buscan rentas, puede ser una estrategia de inversión en sí, según defiende Sasha Evers, director general de BNY Mellon IM Iberia. Al final, lo que persigue un fondo income es un dividendo estable y lo suele encontrar en valores muy defensivos, en multinacionales estables. Y son los que, históricamente, mejor resisten los picos de estrés. Lo notan en su propia gama. El BNY Mellon Global Eq. Income capeó el temporal del primer trimestre-gana un 1,66 por ciento en el año-, y se situó entre los diez mejores fondos globales. Cuenta con una sólida disciplina de venta. Si la rentabilidad de una acción en cartera deja de ser un 25 por ciento superior a la de índice, se vende.

«Se trata de generar rentas sin sacrificar el patrimonio», incide Themudo. Es la visión que llevan a la práctica en el Henderson Global Equity Income Fund. A las acciones que entran en cartera les exigen un retorno por dividendo superior a la media del MSCI World, del 3,5 frente al 2 por ciento. «Pero nos importa también el lado del capital», insiste Andrew Jones, co gestor junto con Ben Lofthouse. Porque como explica, el dividendo más alto no siempre es el mejor. Pone el ejemplo de los bancos y de las energéticas, las más rentables en este sentido que ahora están teniendo que recortar, como le está pasando a Repsol. Es importante que el 'cash flow' de la compañía justifique esos niveles, de lo contrario puede ser una señal de un recorte inminente. Ven mejores oportunidades, por ejemplo, en el sector de salud y consumo básico. Y al igual que Evers, defiende el papel de un fondo income en una cartera diversificada. El buen retorno de este tipo de estrategias frente a similares de bolsa europea les hace merecer, en su visión, un hueco en el 'core' de una estrategia. Ambos gestores, de hecho, invierten su dinero en el fondo.

¿Qué ofrecen?

Recalcan las gestoras que hay que buscar soluciones no solo de renta, sino que aporten, también, flexibilidad. «Que el gestor tenga la capacidad de encontrar valor en distintos mercados y clases de activos», afirma Themudo. Doble objetivo que persigue también el BGF Global Multi Asset Income, con un gestor capaz de aprovechar las oportunidades en todo el universo de instrumentos, incluyendo deuda de emergentes o derivados, buscando ofrecer una renta de entre el 5 y el 6,5 por ciento anual (desde su lanzamiento ha sido del 5,6 por ciento). El proceso de inversión de Michael Fredericks y Justin Christofel se cimenta sobre el trinomio rentabilidad-riesgo-renta, con el que han conseguido moverse con una volatilidad menor -del 4,9 por ciento- que la de un fondo mixto 50-50.

Es también lo que persigue el Legg Mason Brandywine Global Income Optimiser. «Fondo de renta fija global flexible. Adecuado para aquellos inversores interesados en obtener rentas de manera periódica a la vez que les preocupa la preservación de capital», indica Javier Mallo, responsable de Legg Mason para España y Portugal.

De hecho, todas, sin excepción, de las gestoras consultadas resaltan que los fondos income no solo deberían perseguir maximizar el cupón a repartir. Buscan, como lo define Rubén García, director general de Columbia Threadneedle en Iberia y Latam, «ingresos de calidad». El gestor del Threadneedle Global Eq. Income lo consigue buscando un rendimiento por dividendo superior al 3 por ciento, pero también beneficios y crecimiento de ese dividendo superiores al 5 por ciento. Y para garantizar su sostenibilidad: que la compañía tenga un apalancamiento inferior al 75 por ciento y un ratio beneficio/dividendo superior a 1,25 veces. Encontrar esos «aristócratas del dividendo» de la bolsa a nivel global también lo hace el Fidelity Funds - Global Dividend.

Así, añaden desde Schroders, los fondos income de renta variable permiten al inversor mantener la capacidad de acceder al potencial de crecimientos de los precios de las acciones, pero con la seguridad añadida de un ingreso regular y una menor volatilidad. En su gama Maximizer, tanto el enfoque europeo -Schroder ISF European Dividend Maximiser- como el global -Shroder ISF Global Dividend Maximiser- tienen un objetivo de reparto del 7 por ciento anual en pagos trimestrales. Los dividendos estables son una fuente de rentas, pero lo logran con el cobro de la prima obtenida por la venta de opciones call sobre alguna de las acciones en cartera.

No solo en bolsa hay buenas estrategia 'income'. En el JPM Investment Funds - Global Income la TIR alta se genera también con bonos high yield. Y hay versiones más «conservadores», como la que proponen desde Carmignac para inversores centrados en la percepción de rentas regulares durante su jubilación: el Carmignac Portfolio Patrimoine, que aspira a distribuir mensualmente un dividendo anual del 5 por ciento.

Cómo no perderse

Luque optaría por, primero, estudiar qué filosofía de inversión le llama y después, tras elegir un fondo que se adecúe a sus perspectivas de mercado, opte por la clase de 'reparto'. Luna concuerda. Fidelity, JPMorgan, Schroders, M&G, Carmignac... son casas que se han preocupado históricamente de estar a la vanguardia. Anima a buscar «fondos que tengan sentido» en el contexto actual. Si opta por deuda, que se lo gestionen expertos, como los de Pimco; para evitar banca, puede encontrar una alternativa interesante con Banco de Luxemburgo. O estabilidad, como la que lleva ofreciendo el Nordea Stable Return durante todo el temporal de los últimos meses y años.

publicidad
publicidad
publicidad