Vocento 15 años 14 de Diciembre, 03:11 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista a Sidharth Mahapatra, gestor del Amundi Funds Equity India

La tercera gran fase de expansión de India

En un mundo hambriento por crecimiento, el potencial de India es abundante. Con el viento de cola a su favor, ofrece una interesante oportunidad de inversión.

Los catalizadores que presionan a la baja los mercados emergentes son para India un impulso a su favor. La caída de los precios del crudo supone un recorte de impuestos directo para el país. Con una demografía joven a su favor, la renta variable india ofrece una ventana de oportunidad para los inversores que apuesten por las historias de crecimiento. Para Sidharth Mahapatra, gestor del Amundi Funds Equity India, el potencial de mejora de los beneficios empresariales hace del mercado un lugar atractivo.

¿Por qué sigue siendo una buena oportunidad un fondo de renta variable de India?

Las caídas generalizadas de las bolsas mundiales son una vía perfecta para que India demuestre su potencial. En un momento en el que la mayor parte del mundo carece de crecimiento, India lo ofrece en abundancia. Según las estimaciones del FMI, India será una de las economías que crecerá más rápido en los próximos años. Pero además, ese crecimiento se está traduciendo a rentabilidad, a diferencia de lo que se da en otros mercados emergentes. Las corporaciones de India, en agregado, están extremadamente orientadas a la búsqueda de rentabilidad, a la generación de caja y de retornos. Y por último, India es una nación joven. La demografía juega a su favor. Por eso, este entorno de amplio crecimiento no será solo del corto plazo. Y a diferencia de otros países asiáticos, el 70 por ciento de su PIB es doméstico. Así, depende menos de los flujos globales. No digo que esté al margen, si no que está menos impactado por el ritmo del crecimiento mundial.

¿Cómo ve el panorama macroeconómico de India?

Estamos ante un mundo hambriento por crecimiento y en él India destaca positivamente. India se mueve en ciclos. Tiene unos cinco años muy buenos y después se estanca mientras consolida el crecimiento. Creemos que estamos al inicio de la tercera gran fase de expansión. India no es un mercado para los que solo buscan 'value', está barato si descontamos el potencial de crecimiento.

¿Cuáles son los impulsores de ese crecimiento?

A nivel per cápita, sigue habiendo un bajo nivel de penetración de bienes de consumo: de automóviles, de hogares, de cualquier cosa. Por eso vemos que tenemos por delante muchos años de crecimiento potencial.

¿Por qué cambios está atravesando?

Son un cúmulo de factores. Tiene una población joven, que observa la realidad de manera distinta a las anteriores generaciones, cuya habilidad para tomar riesgos y probar cosas nuevas tiende a incrementar. Y ese cambio de mentalidad llega con el crecimiento. Más del 60 por ciento son menores de 35 años. Ya es una economía muy grande, y este cambio no llegará sin dificultades. El gran reto para el país será la creación de oportunidades de trabajo. Solo por el hecho de la demografía, el país va a recibir millones de personas en el mercado laboral cada año a lo largo de la siguiente década. Hará falta crear unos 12 millones de nuevos puestos de trabajo cada año para hacer frente. De momento no se está consiguiendo. Pero creemos que, en un determinado punto de expansión del PIB, en sectores que son muy intensivos en mano de obra, como la construcción, empezarán a surgir las oportunidades. Y la mayor parte de los esfuerzos del gobierno están centrados en impulsar estas industrias.

¿No podría ese gasto de las nuevas generaciones ir hacia multinacionales europeas o americanas más que a compañías indias?

Sí, pero India también ha buscado una solución para este problema. Es ya el segundo mayor vendedor de móviles del mundo. Y no son solo iPhones; India ha diseñado sus propios sustitutos. Smartphones más baratos, montados localmente. India es aún el último destino para compañías que buscan expandirse internacionalmente y por eso está viendo una expansión del flujo de capital de inversores extranjeros, incluso de corporaciones de China. Ya no solo son los gestores de carteras los que están mirando hacia el país. Es una señal de que el mundo se está despertando al potencial de India.

¿Qué oportunidades está encontrando en la bolsa india?

Intentamos buscar compañías cíclicas domésticas. Tenemos algunas jugadas internacionales también. Por lo general preferimos el sector privado al público. En estos momentos, somos alcistas en sectores como el financiero, el industrial, la automovilística e infrapoderamos las farmacéuticas por temas de valoración. India es un buen mercado para los selectores de acciones. No hay por qué seguir las grandes temáticas de inversión.

¿Qué tipo de apuestas tenéis?

Nuestra apuesta clave en la banca y en la cartera es HDFC. Estamos encantados de ser accionistas. Es una entidad muy rentable, muy enfocada al retail y a la generación de beneficios, y una de las instituciones financieras mejor gestionadas del mundo. Coincidentemente nuestras mayores posiciones están en el espacio financiero porque tenemos mucha confianza en el sector, pero también tenemos un peso importante en industriales y el inmobiliario.

Con las dudas que están sobrevolando la banca en Europa y EE.UU. ¿por qué apuesta por el sector?

Las financieras por las que apostamos son más 'retail' y en India hay muchos bancos de ese perfil. Cuando se trata de grandes bancas corporativas o la banca mayorista, estamos relativamente menos positivos. En India podemos encontrar los bancos del sector público y del privado. Es en el primero donde se concentra la morosidad de los bonos, a diferencia del segmento privado, que es donde encontramos las mejores oportunidades.

¿Teme que el sentimiento inversor mantenga a la baja los mercados emergentes, en general, si persisten las dudas con el crecimiento global?

Es la razón por la que muchos inversores han comenzado a mirar a India como una clase de activos diferenciada. Sí, cada vez que hay fuertes ventas en las bolsas, India sufre un poco, como también lo hace cuando caen las acciones chinas. Pero poco a poco estamos viendo como esa correlación está disminuyendo. Los inversores se están dando cuenta de que India es única. Según las últimas estimaciones de crecimiento, mientras las previsiones para algunos países han empeorado, la mayoría mantiene sus perspectivas positivas con el país y algunos incluso las mejoran. India será una de las mejores historias de crecimiento de los próximos años.

Los inversores llevan confiando en las reformas del presidente Modi prácticamente desde su elección. ¿Cuánto está ya descontado?

En realidad, India está cotizando a niveles «baratos» si lo comparamos con su media histórica. Cuando Modi llegó al poder, los mercados descontaron inmediatamente todos los beneficios, pero, después de un tiempo, se han dado cuenta de que la política no es como un interruptor que activa de inmediato las reformas. Se necesita tiempo. Las bolsas tuvieron un rally y desde entonces han corregido. Ahora se mueve en 15 veces beneficios a un año. No es muy caro para ser India y los vientos de cola para los beneficios empresariales están ahí. Es uno de los grandes beneficiados por la caída del crudo.

publicidad
publicidad
publicidad