Vocento 15 años 18 de Octubre, 09:32 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ideas de inversión

Cinco fondos de renta variable en Estados Unidos

Fernando Luque

Aunque las valoraciones no estén atractivas tras siete años de subidas, en una cartera diversificada EE.UU. debe ocupar un lugar privilegiado. Los fondos de renta variable americana ofrecen una mayor especialización sectorial.

El mercado estadounidense, si tomamos en cuenta la evolución del índice S&P 500 Total Return (TR) - es decir, con dividendos incluidos - en dólares, lleva nada menos que siete años de subidas anuales ininterrumpidas desde 2008, lo que corresponde a una ganancia de casi el 15 por ciento anual. El comportamiento de la bolsa americana ha sido en ese periodo muy superior a la de cualquier otra región. Por ejemplo, el Eurostoxx 50 NR (también con dividendos reinvertidos) «apenas» se ha apreciado un 7,5 por ciento anual en ese mismo periodo. Es decir, la mitad del mercado estadounidense, mientras que la bolsa japonesa -medida por el Nikkei 225 TR- ha ganado un 13 por ciento anual en yenes japoneses. Si pasamos estas rentabilidades a euros-lo normal para un inversor español- las diferencias son aún más aplastantes: el mercado americano presenta una rentabilidad anualizada del 19 por ciento entre enero del 2009 y diciembre del 2015.

Como consecuencia de este mejor comportamiento, las valoraciones de las acciones americanas están en estos momentos más ajustadas que las de las compañías europeas. Pero hay, sin embargo, algunos motivos para seguir manteniendo en cartera fondos de renta variable estadounidense. El primer motivo es su peso dentro en los mercados mundiales. Dentro de un índice como el MSCI World, Estados Unidos pesa cerca de un 60 por ciento, por lo que si uno quiere tener una cartera diversificada de fondos de renta variable, Estados Unidos debe necesariamente ocupar un lugar privilegiado. Ese hueco puede cubrirse vía un fondo de renta variable global -la inmensa mayoría de ellos suelen tener exposición a compañías estadounidenses- o directamente a través de uno o varios fondos de acciones americanas.

Otra de las ventajas de los fondos de renta variable americana sobre los demás es su mayor diversificación sectorial y en especial su exposición al sector tecnológico. Un sector poco representado, por ejemplo, en los fondos de renta variable europea.

Los fondos de acciones estadounidenses también ofrecen al inversor una mayor segmentación en términos de estilo de inversión. Es bastante más fácil, por ejemplo, encontrar, dentro del universo de fondos de acciones USA, un producto claramente orientado hacia valores de pequeña capitalización y estilo valor que dentro del universo de fondos de acciones europeas. El universo de acciones entre las que pueden elegir los gestores es también mucho más grande y variado que en cualquier otro país del mundo y ofrece, en principio, mayores posibilidades para los gestores de fondos.

Por último, la inversión en renta variable norteamericana ofrece al inversor particular la posibilidad de tener exposición a una divisa como el dólar estadounidense, siempre y cuando el fondo en concreto no tenga su cartera cubierta a euros. En este sentido la divergencia que existe entre el Banco Central Europeo y la Reserva Federal en cuanto a política monetaria bien podría favorecer un mayor fortalecimiento del dólar estadounidense frente al euro.

T. Rowe Price US Large Cap Growth Equity

Estrategia: Fondo con sesgo «growth» para inversores que quieran tomar exposición al mercado estadounidense. Cuenta con un gestor experimentado y de larga trayectoria en este segmento del mercado.

Equipo: El gestor, Rob Sharps, gestiona el fondo desde su lanzamiento en 2003 y la versión vendida en Estados Unidos desde el año 2001. Cuenta con un sólido equipo de analistas aunque recientemente ha sufrido cierta rotación. El gestor tiene personalmente invertido más de 1 millón de dólares en la versión americana de este fondo.

Construcción de cartera: El fondo está relativamente concentrado en unas 60-75 compañías y generalmente los 20 primeros valores copan en torno a la mitad de la cartera. Sharps evita las compañías de menor crecimiento del índice Russell 1000 Growth. Por ejemplo, a finales de junio 2015, la cartera estaba infraponderada en Apple ya que el gestor la consideraba como una compañía madura. Preferien centrarse en valores innovadores que tengan un mayor potencial de crecimiento como Amazon o Gilead Sciences.

Gestión del riesgo: Los inversores han de tener en cuenta que la volatilidad del fondo bajo la gestión de Sharps ha sido superior a la media de su categoría y también ha tenido algo más de riesgo de mercado que la media debido al tipo de valores que incluye en cartera, pero a largo plazo su rentabilidad-riesgo ha sido superior.

Precio: Los costes totales del fondo se sitúan por debajo de la mediana de su categoría Morningstar.

Robeco US Premium Equities

Estrategia: Fondo «bottom-up» que combina un filtro cuantitativo con un análisis fundamental de compañías infravaloradas.

Equipo: Duilio Ramallo es el gestor del fondo desde el año 2005 y trabaja para la compañía desde su fundación en 1995. Cuenta con el soporte de 11 gestores y 24 analistas que conducen sus análisis con la misma filosofía. El equipo es muy sólido y estable, con una amplia experiencia.

Construcción de cartera: El fondo utiliza un enfoque «bottom-up» de análisis de valores centrado en tres puntos: valoración, factores fundamentales y catalizadores para el cambio (momentum). Los sectores de finanzas, tecnología y salud constituyen el grueso de la cartera. El proceso empieza con un análisis cuantitativo sobre un universo de unas 5.000 empresas. Se seleccionan los 300-400 valores que obtienen los mejores ratios y se termina con un análisis fundamental sobre unos 100-150 valores, centrándose en si existe un catalizador que pudiera desatascar la infravaloración de la compañía. El fondo puede invertir en valores de cualquier capitalización bursátil.

Gestión del riesgo: El objetivo del fondo es limitar las pérdidas en un entorno de caídas bursátiles y aprovecharse de las subidas, cosa que el gestor ha conseguido con este fondo. El perfil de riesgo es ligeramente más alto que la media del sector debido a que la cartera suele incluir valores de mediana capitalización y su sesgo hacia los sectores cíclicos.

Precio: Los gastos corrientes son algo inferiores a la mediana de su categoría, pero tiene un «soft close», lo que significa que los nuevos inversores deberán pagar un 1 por ciento adicional de comisión de entrada.

Parvest Equity USA Mid Cap

Estrategia: Fondo de renta variable estadounidense centrado en valores de mediana capitalización.

Equipo: El fondo se beneficia de la experiencia de Thyra Zerhusen (fundador de Fairpointe Capital, compañía que asesora este fondo) que cuenta con 38 años de experiencia invirtiendo en compañías de mediana capitalización. Cuenta el apoyo de Marie Lorden y Mary Piersen, confundadores de la firma. Trabajan en equipo desde el año 2004.

Construcción de cartera: El gestor adopta un enfoque fundamental bottom-up basado en la valoración de las compañías para seleccionar empresas de mediana capitalización que están ineficientemente valoradas comparado con sus perspectivas de crecimiento de beneficios durante los próximos tres a cinco años. Zerhusen busca empresas que gozan de una posición líder en el mercado, con un balance sólido y unos flujos de caja positivos. En la construcción de la cartera, no tienen miedo a ser «contrarían» y presta poca atención al benchmark.

Gestión del riesgo: Teniendo en cuenta el enfoque de alta convicción, el posicionamiento del fondo a nivel sectorial puede diferir notablemente de la composición del índice de referencia y esto tiende a dar lugar a una mayor volatilidad. El fondo, por tanto, pueden experimentar episodios de baja rentabilidad relativa en períodos cortos de tiempo, como en 2008 y 2014. Sin embargo, en nuestra opinión, el gestor tiene la capacidad para compensar esto con períodos de fuerte rentabilidad, como en 2009 y 2013.

Precio: Los costes del fondo, del 2,38 por ciento, se sitúan muy por encima de la mediana de sus competidores para el segmento de inversores particulares.

Schroder US Smaller Companies

Estrategia: Con un enfoque más defensivo que sus competidores, este fondo es una buena opción para aquellos inversores que quieran tener exposición al segmento de pequeños valores del mercado estadounidense.

Equipo: Jenny Jones, que se unió a Schroders -trabajaba antes en Morgan Stanley- en el año 2002, es una gestora de gran experiencia, que ha estado a cargo de este fondo desde diciembre de 2002. Durante su mandato, ha conseguido reunir a un equipo de analistas experimentados (con una experiencia media de 17 años), cada uno especializado en un determinado sector. En nuestra opinión, esta estructura ha permitido al equipo hacer un mejor uso de la experiencia de cada uno de los analistas y ejecutar el proceso sobre el que se sustenta este fondo.

Construcción de cartera: Jones gestiona las inversiones de los partícipes con una mentalidad cauta, que ha sido prudente en una categoría conocida por su elevada volatilidad. El enfoque es «bottom-up», de selección de valores, combinando tres tipos de empresas: compañías de crecimiento infravaloradas (aproximadamente un 50-60 por ciento de la cartera), valores estables y predecibles (20-30 por ciento) y compañías envueltas en reestructuraciones o cambios (0-20 por ciento).

Gestión del riesgo: Históricamente el fondo ha demostrado su mayor resistencia en los periodos de caída de los mercados, en parte debido a la exposición a compañías estables y predecibles y gracias a sus altos niveles de liquidez -generalmente comprendido entre el 6 por ciento y el 12 por ciento-, aunque puede tener un peor comportamiento en los momentos de fuerte subida de los mercados. Por ejemplo, el fondo lo hizo peor que sus competidores durante el mercado alcista de va de 2009 a 2013 debido a un enfoque que ha sido excesivamente cauteloso a nuestro juicio.

Precio: Los gastos corrientes del fondo son muy similares a la mediana retail de fondos en su categoría Morningstar, luego suponen un aspecto «neutral» en nuestro análisis.

Capital Group US Growth and Income

Estrategia: El fondo gestionado por tres gestores mezcla en su cartera acciones de alta rentabilidad con dividendo con valores de crecimiento.

Equipo: El fondo está gestionado por un equipo de tres gestores, siendo Donald O'Neal el principal gestor. Lleva más de 20 años en la compañía y se encarga de este fondo desde el año 2002. El segundo gestor es Eric Richter que trabaja en la compañía desde hace más de 10 años y se convirtió en co-gestor en 2009. Por último, Barry Crosthwaite, el más reciente en incorporarse ya que gestiona el fondo desde el 2014. Los tres gestores se apoyan en un equipo de unos 40 analistas tanto de renta variable como de renta fija o macro.

Construcción de cartera: El fondo se centra en un mix de compañías de crecimiento y de alta rentabilidad por dividendo. Los tres gestores buscan acciones de gran capitalización que tengan una valoración atractiva, que tengan una buena rentabilidad por dividendo y que puedan hacer crecer el payout más rápidamente que las demás empresas de su sector. De acuerdo con los estilos de inversión, cada gestor también puede tener acciones que no paguen dividendos, siempre y cuando la rentabilidad por dividendo de su cartera permanezca en línea con la del S&P 500.

Gestión del riesgo: Durante los últimos tres a cinco años, el fondo ha mostrado una rentabilidad floja respecto al S&P 500 y a sus competidores, aunque ha tendido a perder un poco menos en los retrocesos. El entorno del mercado en este periodo no ha sido demasiado favorable a las estrategias orientadas al dividendo. Sin embargo, los inversores pacientes sí que se han beneficiado de la experiencia de los gestores y del enfoque orientado al largo plazo. Prueba de ello es que en los últimos 10 años, el fondo ha superado a sus rivales en rentabilidad ajustada al riesgo.

Precio: Los gastos corrientes se sitúan algo por encima de la mediana retail de fondos en su categoría Morningstar, luego suponen un aspecto «neutral» en nuestro análisis.

Fernando Luque es editor de Morningsta

publicidad
publicidad
publicidad