16 de Septiembre, 19:00 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | 縊lvidaste tu contrase馻?

para complementar la pensi髇

'Mochila austriaca': imposible de aplicar por el momento

Esther Garc韆 L髉ez

El programa electoral con el que el PP se presenta a las inminentes elecciones generales da un papel protagonista las pensiones, y la medida que m醩 eco ha tenido en este campo es la que se refiere a la 'mochila austriaca', un sistema basado en un fondo de capitalizaci髇 destinado a los trabajadores que incluye indemnizaciones por despido y un complemento a las pensiones.

La idea de implantar la 'mochila austriaca' no es nueva en nuestro pa韘. Sobre ella se empez a debatir en el a駉 2000, cuando gobierno, sindicatos y empresarios analizaron su aplicaci髇. Pero no fue hasta 2010, al aprobar el PSOE su reforma laboral, cuando se cre una comisi髇 interministerial para implantar este modelo, idea de la que desistieron cuando se enfrentaron a la necesidad de eliminar las indemnizaciones por despido. Un a駉 m醩 tarde la incluy el PP en su programa electoral y se ha mantenido latente hasta ahora, en que los populares la han vuelto a sacar a escena.

A grandes rasgos, la 'mochila austriaca' es un fondo de capitalizaci髇 para trabajadores que se mantiene a lo largo de toda la vida laboral y que se puede hacer efectivo en caso de despido (en forma de indemnizaci髇), de movilidad geogr醘ica y en el momento de la jubilaci髇. Si el trabajador cambia de empresa se lleva consigo ese fondo. El modelo establece que la empresa provisiona cada a駉 una parte del despido, aport醤dolo a un fondo individual de cada trabajador, que se incrementa con las rentabilidades logradas con la inversi髇 del capital.

玈e trata de un buen modelo que tendr韆 consecuencias positivas de aplicarse en Espa馻. Supone una gran oportunidad de complementar el sistema p鷅lico de pensiones con el ahorro privado, afirma Sandalio G髆ez, profesor em閞ito de Direcci髇 de Personas en las Organizaciones del IESE.

David Gass, presidente de Economistas Asesores Financieros del Consejo General de Economistas, cree que es un modelo 玬uy positivo en un momento en que 玪as cuentas p鷅licas no son muy holgadas y el hecho de que pueda haber un sistema de complemento de jubilaci髇 o de despido que aminore la carga de los presupuestos p鷅licos es muy acertado.

Tambi閚 Jos Mar韆 Mollinedo, secretario general de Gestha, considera 玴ositivo este modelo. 玅ue una persona pueda ir capitalizando su derecho a la prestaci髇 por desempleo y a su jubilaci髇 nos parece bien porque esos derechos los ha acreditado con su actividad laboral.

Pero a pesar de las ventajas que podr韆 generar, su aplicaci髇 en Espa馻 es muy complicada, aseguran los expertos, y menos a corto plazo como se plantea el PP al querer implementarla en la pr髕ima legislatura. Esta dificultad se debe a que se enfrenta a dos obst醕ulos casi insalvables: el aumento de costes del empresario y la renuncia a la indemnizaci髇 por despido por parte del trabajador.

En el modelo austriaco el empresario aporta el 1,5 por ciento del salario bruto de cada trabajador al fondo de capitalizaci髇 y 玡n Espa馻 tenemos el coste de la Seguridad Social m醩 alto de Europa, afirma Sandalio G髆ez, por ello 玸i a lo que el empresario paga en Seguridad Social se suma un 1,5 por ciento m醩 de coste, dif韈ilmente lo podr sustentar.

獷l otro gran impedimento es que en Espa馻 es imposible plantear la desaparici髇 de la indemnizaci髇 por despido, dice G髆ez. 獿os sindicatos estar韆n dispuestos a asumir el fondo de capitalizaci髇 pero cuando les dijeran que esto ser韆 a cambio de reducir la indemnizaci髇 por despido pondr韆n el grito en el cielo, asegura.

Tambi閚 Gass ve en esto un gran freno. 獿a supresi髇 de las indemnizaciones por despido supone un inconveniente por parte de los trabajadores para aceptar este modelo. Por ello, tiene que ser una transici髇 relativamente larga. No se puede pasar de un sistema a otro de un d韆 para otro. Tiene que haber un proceso por el cual esos derechos de indemnizaci髇 vayan reconduci閚dose hacia un modelo nuevo que puede ser de fondo de capitalizaci髇 dual o un sistema mixto que, a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, se tenga una prestaci髇 m韓ima o de supervivencia y el resto dependa de la contribuci髇 que tenga acumulada y reconocida a su favor cada trabajador.

A largo plazo s

Gass no descarta que en Espa馻 pueda implementarse el modelo austriaco a largo plazo, 玭o en la siguiente legislatura. El modelo, a su juicio, debe implantarse en el contexto de una serie de reformas de 玤ran calado que no se pueden implementar en pocos a駉s. 玈on tantas iniciativas las que hay que tomar que este modelo no se puede aplicar de sopet髇. Se puede iniciar en esta legislatura pero tiene que planificarse en un plazo de entre dos o tres legislaturas, en unos diez a駉s, siempre que los pol韙icos deseen implantar bien el modelo. De otra forma, dentro de cuatro a駉s habr韆 que hacer otro parche como ha sucedido hasta ahora. Estas son medidas duras de implantar por un solo partido. Necesitan consenso.

Consenso tambi閚 imprescindible para Sandalio G髆ez, 玪a entidad y la importancia de las modificaciones normativas y del cambio de actitud que requerir韆 esta propuesta necesitan un gran pacto social entre sindicatos, organizaciones empresariales y el Gobierno, con el apoyo de las fuerzas pol韙icas m醩 significativas.

Modelo mixto

Aunque es dif韈il aplicar en Espa馻 el modelo austriaco 'puro', Sandalio G髆ez cree que s ser韆 viable un modelo semejante si la Seguridad Social ayudara al empresario a cubrir el 1,5 por ciento del salario bruto que deber韆 aportar al fondo de capitalizaci髇. A su juicio, la Seguridad Social podr韆 poner un 1 por ciento y el empresario el 0,5 por ciento restante.

Otra medida que facilitar韆 su aplicaci髇 ser韆, seg鷑 閘, reducir el coste de despido de 33 a 20 d韆s, por ejemplo, y no eliminarlo totalmente. 玁o ponerlo a cero porque esto en Espa馻 ser韆 imposible.

Reconoce que el partido que lleve a cabo esta iniciativa mostrar韆 una 玤ran valent韆, ya que afrontar una soluci髇 as, aunque ser韆 beneficiosa como complemento de las pensiones, supondr韆 aumentar el coste del empresario, de la Seguridad Social y la renuncia por parte del trabajador de su indemnizaci髇 por despido.

publicidad
publicidad