28 de Enero, 23:02 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

tras el declive de los depósitos

La cara amarga del 'boom' de los fondos de inversión

A. Barandiaran

Los mercados andan muy revueltos. Las dudas sobre China han convertido la Bolsa en un Dragón Kahn, con subidas en vertical sucedidas de desplomes igual de abruptos. La renta fija también ha dado sustos porque, como es sabido, su precio baja cuando sube el tipos de interés que se exige a los bonos, lo que puede dar pie a pérdidas en estos productos. Estas turbulencias constituyen un quebradero de cabeza para todo ese ahorro conservador que en los últimos años ha salido de los depósitos, que apenas dan un 0,4%, y se ha dirigido a los fondos de inversión en busca de rentabilidad. Después de unos años excepcionales para estos productos -en 2013 rentaron un 6,37% de media y, en 2014, un 3,7%-, el presente ejercicio está siendo muchos más complicado. Hasta agosto -último dato publicado por la patronal Inverco­- su rentabilidad media se sitúa en un modesto 0,74%, con una horquilla que va desde el -0,29% de la renta fija mixta al +6,3% de la renta variable internacional.

Las cifras del trasvase son espectaculares. Según las estadísticas de Inverco, desde finales de 2012, considerado el punto de inflexión, el patrimonio gestionado por los fondos de inversión nacionales ha crecido un 78% -95.618 millones- hasta alcanzar los 217.940 millones de euros. De esta cantidad, el grueso -unos 81.000 millones- procede de dinero nuevo y fresco ingresado por los ahorradores. Las suscripciones netas (entradas menos salidas??) han encadenado nada menos que 32 meses consecutivos en positivo. Incluso en agosto, cuando los mercados se tambalearon por los temores sobre China, las suscripciones superaron a los reembolsos en 731 millones. El número de partícipes ha crecido en tres millones en dos años y medio hasta sumar 7,5.

El 'boom' de los fondos es una consecuencia del declive de los depósitos bancarios. Las imposiciones a plazo fijo de las familias han caído en 82.000 millones de euros hasta los 341.113 millones. Pero no todo ese dinero ha ido a la inversión porque también ha sido notable el crecimiento de las cuentas corrientes.

Tipos a cero

¿La causa de este éxodo? El descenso de las remuneraciones de los depósitos. La banca, durante la crisis, llegó a pagar 'extratipos' del 4% en su desesperación por captar recursos y ahora apenas ofrece un 0,4%. La razón es que ya no le interesa la pelea del pasivo, aparte de que no puede permitírsela con unos tipos de interés cercanos al 0%. «Está bien surtida por la financiación barata del BCE y el crédito se recupera lentamente», explica Ángel Martínez Aldama, presidente de Inverco. Además, el Banco de España limitó en enero de 2013 la rentabilidad de estos productos. Por ejemplo, para los de un año puso un tope del 1,75%.

El caso es que la banca perdió interés en los depósitos y puso toda su maquinaria a trabajar para colocar fondos de inversión, que dejan jugosas comisiones para la cuenta de resultados. Se idearon entonces todo tipo de fórmulas y ganchos para captar ese ahorro conservador, insatisfecho con lo poco que daban las imposiciones a plazo, aunque no dispuesto a asumir demasiado riesgo. Pero no solo se quería proporcionar una alternativa a los depósitos. También se buscaba dar respuesta al dinero que salía de los fondos garantizados, cuyo patrimonio ha descendido en 26.000 millones desde 2013. Para los bancos resultaba demasiado costoso asegurar una determinada rentabilidad e incluso el capital inicial en este entorno de tipos cero y por eso han abandonado esta oferta. No se renovaba al vencimiento.

Advertencias de la CNMV

Para todos ellos, muchas entidades financieras apostaron en 2013 y 2014 por los fondos con objetivo de rentabilidad. Su estructura es muy similar a la de los garantizados pero a diferencia de ellos no aseguran que se vayan a alcanzar las ganancias anunciadas. La confusión que genera este matiz ha llevado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a alertar en varias ocasiones sobre sus riesgos. Son productos que te obligan a permanecer durante varios años y el abandono prematuro está penalizado con fuertes comisiones de reembolso.

«Los fondos de inversión con objetivo de rentabilidad fueron el primer eslabón para captar el ahorro conservador. Nosotros fuimos pioneros con uno ligado a la deuda periférica, cuando se especulaba con el rescate y los bancos seguían sumidos en la guerra de los depósitos. Nos dio muy bien resultado», explica Joseba Orueta, consejero delegado de Kutxabank Gestión. No obstante, su principal apuesta ahora, muy similar a la del resto de entidades, son los perfilados y las carteras de gestión delegada.

Los perfilados (normalmente encuadrados como fondos mixtos, al combinar deuda y Bolsa) son cestas de fondos adaptadas a la aversión al riesgo de cada inversor. Los hay prudentes -que son los preferidos entre los que priorizan seguridad sobre rentabilidad-, equilibrados o decididos. «Se definen en función de la volatilidad que pueden soportar. En algunos casos está muy limitada, a solo el 1,5%, cuando la del Ibex es del 22%. Lógicamente, eso supone también un rendimiento mínimo», señala Miguel Ángel García, director general de la gestora de Banca March. García advierte de que, en el actual contexto de tipos de interés, solo se puede obtener rentabilidad asumiendo más riesgo. «O te arriesgas o te conformas con el 0,3%. No hay otra», apostilla Ángel Martínez Aldama.

Los expertos consultados no se muestran en absoluto pesimistas respecto al futuro a pesar del susto de agosto en los mercados y los vaivenes de septiembre. «Ha habido una sobrerreacción. Se ha descontado una fuerte desaceleración mundial. Lo que se está diciendo de China es exagerado y tanto EE UU como la zona euro y Reino Unido van para arriba. Las empresas están ganando dinero y contamos con el apoyo de los bancos centrales», explica García. «En relación a Europa, hay más motivos para ser positivos que negativos», coincide Orueta.

Eso sí, el mes de septiembre promete ser movidito, como ya se está comprobando. El jueves de esta semana toda la atención estará puesta en la Reserva Federal, que debate en medio de gran expectación la primera subida de los tipos de interés desde 2006. El domingo 20 son las elecciones en Grecia. Y el siguiente las catalanas.

Pese a tanta tensión a la vista, hay confianza en que los fondos de inversión seguirán captando dinero en los próximos meses. «Si miras cómo está el ahorro en otros países europeos se observa que únicamente en España los depósitos tienen tanto peso, con una cuota cercana al 40%», apunta Carlos Tusquets, presidente de la asociación española de asesores financieros (EFPA). A su juicio, los fondos son el mejor instrumento para el ahorro a largo plazo.

Una fuente de comisiones para las entidades financieras

Se dice que los fondos de inversión son el producto idóneo para gestionar el ahorro pero también son ideales para los bancos, que obtienen a través de ellos comisiones que engrosan sus cuentas de resultados. «Hay que estar vigilantes porque en los fondos de renta fija y mixtos conservadores las comisiones se pueden comer buena parte de la rentabilidad bruta», señala Fernando Luque de Morningtar. A su juicio, en España hay que tener especial cuidado con este asunto porque «los fondos que más se venden en las redes bancarias suelen tener comisiones elevadas».

Según los datos de Morningtar, la comisión media ronda el 1,3% del patrimonio invertido. Lógicamente, hay grandes diferencias por categorías. Los fondos más conservadores y con menos rentabilidad soportan menos cargas que aquellos que buscan mayores ganancias a través de una gestión muy activa. De esta forma, la horquilla oscila entre los monetarios de la zona euro (deuda a corto plazo), con un 0,5%, hasta la renta variable global, gravada con un 2,2%.

Las comisiones más comunes son las de gestión -que tiene como límite en términos anuales el 2,25% del patrimonio- y la de depósito -máximo del 2 por mil anual-. Pero también las hay de resultados, de entrada y de reembolso.

El presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama, defiende que las comisiones son públicas. «Ya me gustaría que en otros productos estuviesen tan claras», apunta. Por su parte, el presidente de la EFPA, Carlos Tusquets, añade que la normativa Mifid II aumentará la transparencia porque los empleados del banco deberán informar de lo que ganan por colocar un producto.

publicidad
publicidad