Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Las turbulencias crecen

Fondos de inversión antiestrés: el remedio contra la volatilidad del mercado

Descubra los mejores productos para sortear la inestabilidad

Octubre volvió a traer a nuestra mente los oscuros fantasmas de la crisis de deuda europea de 2012. En concreto, la tercera semana. Y aún más en concreto, un 16 de octubre que quiso ser jueves negro, pero se quedó en jueves de ceniza. Una fuerte tormenta de volatilidad llevó a nuestro Ibex a abrir con ascensos del uno por ciento; cotizar a media sesión con un desplome del cuatro por ciento y a cerrar con una caída del 1,59 por ciento. Un patrón similar se repitió en las bolsas europeas y el dinero huyó a los refugios tradicionales: deuda alemana, oro y deuda americana. Un dato: el índice VIX de volatilidad repuntó en aquella semana hasta niveles que no se veían desde 2012. Pánico en estado puro.

Finanzas.com ha hablado con un gran número de expertos y todos coinciden en que la volatilidad será mayor de lo visto en los últimos meses. Por ello, hemos preguntado qué herramientas ofrece el amplio catálogo de fondos de inversión para proteger la cartera de los vaivenes del mercado. Las estrategias son muy variadas y su integración en cartera depende de las necesidades personales y del perfil de riesgo de cada inversor, ya que no todos los productos son adecuados. Ahora bien, lo que parece claro es que puede convenir prepararse para un entorno de volatilidad más elevada.

«El escenario central que manejamos para el corto y medio plazo es de repuntes de volatilidad en los diferentes mercados financieros cada poco tiempo. Sobre el horizonte sobrevuelan serios problemas económicos y geopolíticos que van a pesar en el ánimo de muchos inversores, tras años de subidas en los mercados de acciones y renta fija y de vivir con un cierto sentimiento de complacencia», afirma José María Luna, de Profim EAFI. «La volatilidad se encuentra en niveles de mínimos históricos, por lo que es previsible que continúe su repunte al alza. Después de tres años de excelentes comportamientos de los mercados financieros, es lógico que se produzcan correcciones», considera Carlos Andrés, director de inversiones de March Gestión.

Agenda de acontecimientos
Los expertos ven varios motivos por los que esperar ese repunte de las turbulencias en los activos financieros. «La ralentización del crecimiento en Europa, las actuaciones de los bancos centrales sobre los planes de estímulos, los riesgos geopolíticos (Rusia, Ucrania y Oriente Medio) o la ralentización de algunas economías emergentes son algunos de los factores más relevantes que van a condicionar a los mercados en estos meses», enumera Juan Arce, director de banca privada para España de Banco Finantia Sofinloc. «Estamos siguiendo de cerca la temporada de resultados del tercer trimestre, así como un descenso de la liquidez en el mercado de renta fija y como acontecimiento más concreto, la subasta de liquidez condicionada de finales de año», señala David Sánchez, de Inversis.

Con estas perspectivas, la clave para moderar la volatilidad de nuestras inversiones está en regular el riesgo. En Profim aconsejan invertir en lo que ellos denominan fondos «antiestrés». Pueden ser los más adecuados para conservadores o inversores a corto plazo (aquellos cuyo horizonte temporal es inferior a un año). Luna aconseja fondos monetarios como el Renta 4 Monetario, el Mutuafondo Corto Plazo o fondos de renta fija europea de corto y medio plazo y de gestión activa, como el Carmignac Securité.

En esta misma categoría de productos, David Sánchez apuesta por el Gesconsult Corto Plazo, «un fondo que invierte aproximadamente el 50 por ciento de su patrimonio en depósitos. Es cierto que esto le puede dificultar mantener los rendimientos obtenidos hasta ahora, pero sus gestores, Alfonso de Gregorio y David Ardura, también tienen abierta la posibilidad de comprar renta fija. 

Ahora bien Luna advierte que al invertir en este tipo de productos, conviene tener muy en cuenta la comisión del fondo. Los rendimientos de la renta fija más segura a vencimiento han descendido mucho, por lo que es necesario buscar productos con bajas tasas, ya que cuanto más elevadas sean, menos rentabilidad obtendrá el partícipe.

Para los más conservadores, Profim también incluye fondos de retorno absoluto, como el Renta 4 Pegasus o el Old Mutual Global Equity Absolute Return y no más de un 10 por ciento en fondos mixtos de renta fija de carácter defensivo y gestión flexible de cartera, como el March International Torrenova Lux, el producto estrella de March Gestión.

Medir la volatilidad

Desde un punto de vista técnico es aconsejable tener muy en cuenta el ratio de volatilidad del fondo y escoger aquellos en los que se demuestre que sus responsables han sabido mantener la estabilidad de la cartera en distintos contextos de mercado. «Hay multitud de fondos en los que dentro de su mandato está el mantener unos niveles determinados de volatilidad, ya que llegados a cierto momento acotan su nivel de riesgo. Aunque, desgraciadamente, episodios de turbulencias a corto plazo, como el sufrido recientemente, apenas tienen impacto sobre los parámetros de volatilidad a medio y largo plazo de los fondos, que son los que utilizan la mayoría de los indicadores», explica Arce.

Por lo general, los fondos más expuestos a bolsa, deuda emergente o «high yield» (alto rendimiento) son los que registran tasas de volatilidad más elevadas. Si la volatilidad en la que ya estamos inmersos empieza a afectar a nuestro «umbral de sueño», puede ser aconsejable «pasar, temporalmente, a un perfil de riesgo algo inferior al que normalmente tenemos. Dar entrada a más fondos de gestión flexible y, en consecuencia, con una menor direccionalidad en su gestión. Renta fija flexible, mixtos, tanto de renta fija, como de renta variable, gestión activa flexible. Si los gestores realmente hacen su trabajo, modularán el nivel de riesgo asumido en cada momento». Por ejemplo, el M&G Optimal Income, que gana un ocho por ciento anualizado en los últimos tres años, con una volatilidad de ocho puntos. 

Ahora bien, lo que es clave es la diversificación. «Los fondos ayudan a diversificar la cartera, tanto por perfil de riesgo, como por estilo de gestión o política de inversión. Aquellos clientes que quieran una menor volatilidad en su cartera de fondos deberían incrementar el peso en fondos monetarios o de renta fija a corto plazo y evitar fondos de deuda a largo plazo, o de acciones. Otra opción son los fondos mixtos flexibles, que suelen tener una diversificación amplia de activos, aunque no están exentos de riesgos. Y para quien busque rentabilidad en las bolsas, pero con menos sobresaltos, tendría la opción de los fondos de valor o los de rentabilidad por dividendo, cuyo comportamiento suele ser menos volátil», señala Carlos Farrás.

Aprovechar los repuntes de volatilidad
Otra categoría que permite ganar con los ascensos de los vaivenes en el mercado son las estrategias que intentan tomar ventaja de ella. David Sánchez no aconseja mantenerlos de forma estratégica en cartera. Sin embargo, si esperamos que la inestabilidad de las bolsas se mantenga durante los próximos meses, puede no ser descabellado incluir en cartera uno de estos productos de forma oportunista. Su opción es el Natixis Seeyond Volatility Equity Strategies. 

Amundi también cuenta con productos similares.Por ejemplo, el Amundi Absolute Volatility World Equities, que gana un 3,39 por ciento en lo que llevamos de año. «No son productos que protejan de la volatilidad como tal, pero permite jugar con los bandazos. Además, estamos en un contexto en el que la inestabilidad parece que va a tender a incrementarse», señala David Sánchez.

La volatilidad como aliada. Es un concepto interesante, pero entraña riesgos. Además, tampoco hay que olvidar una de las máximas del mundo de la gestión: disciplina y paciencia. Eso sí, siempre y cuando nuestras posiciones estén en los mercados donde aún existe potencial de revalorización futura y en los que el riesgo asumido se ajuste al perfil de cada inversor. «Somos conscientes de que en momentos de tensión, mantener la calma y la paciencia no es nada fácil, pero como dice un proverbio oriental: 'La paciencia es un árbol de raíz amarga, pero de frutos muy dulces'», concluye José María Luna.

Por lo general, los inversores que mejores resultados obtienen en el largo plazo, son aquellos que saben esperar y aguantar momentos de caídas. Eso sí, siempre identificando las partes más débiles de una cartera para sustituirlas cuando sea necesario. Una labor en la que el trabajo de un asesor financiero puede ser fundamental.

publicidad
publicidad