12 de Diciembre, 17:55 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El repunte de la deuda justifica su venta antes de vencimiento

Cinco pasos para salir sin costes de un fondo con objetivo de rentabilidad

Varios productos se disparan y cumplen su meta con años de antelación

Su banco nunca se lo recomendaría. Es una de esas situaciones de las que sólo se pueden beneficiar los inversores mejor asesorados o los que hacen un seguimiento más cercano de su cartera. Si usted es uno de los ahorradores que en los últimos años contrató un fondo con objetivo de rentabilidad, la categoría de instituciones de inversión colectiva que más dinero ha captado en los últimos meses, debería prestar atención a sus posiciones en este producto. Es posible que no tenga que esperar a vencimiento para obtener la rentabilidad prometida por el fondo. Es decir, puede ser momento de retirar su dinero.

«Debido al 'rally' de la deuda española, en los últimos meses se ha producido una fuerte revalorización de los fondos de inversión con objetivo de rentabilidad. De esta manera, se produce la paradoja de que el inversor podría obtener prácticamente la misma rentabilidad hoy que dentro de cuatro años (o los que resten hasta el vencimiento del producto). Además, se ahorraría las comisiones anuales de gestión del fondo», explica Carlos Farrás, de DPM Finanzas, quien ha detectado un buen número de productos en esta situación.

¿Cómo vender?

Salir de un fondo de estas características no es tan fácil como en un fondo de inversión tradicional. Una de sus características fundamentales es su falta de liquidez. Por tanto, conviene tener en cuenta varios factores antes de tomar una decisión. Para José María Luna, de Profim EAFI, es importante tener en cuenta tres factores: cuándo se lanzó el fondo; cuánto tiempo queda hasta el vencimiento y las comisiones de reembolso a las que hay que hacer frente. Respecto a este último factor, Carlos Farrás llama la atención sobre una cuestión clave: la posibilidad de salir del fondo sin hacer frente a la tasa de reembolso, es decir, durante los periodos que se conocen como ventana de liquidez.

«Si el producto se lanzó hace más de un año, es posible que los bonos que conforman la cartera de este tipo de fondos (que compran y mantienen hasta vencimiento) se hayan revalorizado bastante. El fondo habrá obtenido un buen resultado desde su lanzamiento y el margen de ganancia futura (hasta vencimiento) se habrá reducido de forma considerable», explica Luna. Por tanto, puede ser momento para vender. Esto se puede apreciar claramente en los ejemplos aportados por Carlos Farrás. A 24 de abril de 2014 el fondo Kutxabank RF Abril 2016 ya ganaba un 5,14 por ciento desde el comienzo de su periodo de vida (el 18 de octubre de 2013). Si un partícipe mantuviera su inversión hasta el vencimiento (el 29 de abril de 2016), la rentabilidad desde el momento actual sería ligeramente negativa. Por tanto, parece conveniente retirar el dinero.

Ahora bien, la comisión de reembolso de este producto es del dos por ciento. Si el partícipe tuviera que hacer frente a este coste, la rentabilidad se quedaría en un tres por ciento y ya no compensaría retirar el dinero antes de vencimiento. De ahí el consejo de Carlos Farrás, quien aconseja analizar el folleto del fondo para averiguar dónde están las ventanas de liquidez. En este producto, la última se produjo el 30 de abril y la próxima será el 30 de abril de 2015. Por ello, quien siga en este fondo deberá esperar al próximo año para realizar estas valoraciones y determinar si le compensa abandonar el producto.

Pero, por ejemplo, las condiciones del Barclays Renta Fija 2018 son mejores. Este producto establece dos ventanas de liquidez anuales: el 17 de marzo y el 17 de septiembre de cada año. A los precios actuales, los partícipes que estuvieran en el fondo desde el principio han obtenido ya un 12,55 por ciento de rentabilidad acumulada. Quien espere a vencimiento desde los niveles actuales, solamente obtendría una remuneración acumulada adicional del 1,19 por ciento (un 0,32 por ciento anualizado). Teniendo en cuenta que quedan cuatro años para llegar a ese momento, puede ser conveniente recuperar el dinero de este producto y buscar alternativas más rentables. Eso sí, no lo deje para el último momento. Para aprovechar las ventajas de las ventajas de liquidez hay que avisar a su gestora o intermediario con varios días de antelación.

¿Qué alternativas hay?

En primer lugar, la mayoría de asesores financieros coinciden en que resulta más conveniente acudir a productos con más valor añadido que un fondo con objetivo de rentabilidad. Y no sólo eso, sino también con mejores condiciones de liquidez.

«Todo depende del perfil de riesgo y del horizonte deseado para la inversión. De todos modos, hay productos con 'carcasa' de fondos, que, sin ser garantizados o fondos de rentabilidad objetivo, ofrecen la posibilidad de obtener una mejor retribución, sin tener el dinero cautivo durante un largo periodo de tiempo», aconseja José María Luna. «Desde luego, yo no buscaría un producto similar, dado que nos encontramos con precios en la renta fija en máximos históricos y, en algún momento, esto se dará la vuelta. Por ello, buscaría alternativas en otros productos de renta fija como el BlackRock Euro Short Duration o el Carmignac Securité, sabiendo que la rentabilidad anual esperada estará entre el uno o el dos por ciento. También buscaría algún fondo mixto conservador, con algún pequeño porcentaje en renta variable», recomienda Carlos Farrás.

Por último, tenga en cuenta el coste fiscal de abandonar el fondo. Hay dos maneras de salir. Por un lado, recuperar el dinero para invertir en otro tipo de activo (acciones, depósito, etc...), una modalidad mediante la que tendría que pagar al fisco por las plusvalías realizadas. Por otro, realizar un traspaso a otro fondo de inversión, una manera que le permitiría seguir difiriendo el coste fiscal de la rentabilidad obtenida. Pero todo dependerá de sus necesidades como inversor.

CINCO PASOS A SEGUIR

1. Valor liquidativo. Es importante conocer tres datos: el valor liquidativo del fondo en el momento de comprarlo, el valor liquidativo actual y el nivel que el fondo se pone como objetivo.

2. Rentabilidad. Con estos tres datos, calcule la rentabilidad obtenida hasta el momento y la que puede obtener hasta cumplir el objetivo. Si no queda recorrido, o es negativo, puede ser hora de salir.

3. Comisiones. Antes de tomar una decisión precipitada, analice las condiciones de su fondo. Los que tienen objetivo de rentabilidad suelen aplicar tasa de reembolso muy elevadas

4. Ventanas de liquidez. Estos productos cuentan con una serie de periodos o días en los que no se aplican tasas de reembolso. Se especifican en el folleto. Infórmese y avise con antelación a su entidad.

5. Fiscalidad. Antes de salir, decida el destino que quiere dar a su dinero. Si lo mantiene en fondos, sólamente tendrá que realizar un traspaso, que le permitirá diferir el coste fiscal de la plusvalía.

publicidad
publicidad