17 de Octubre, 12:45 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Países frontera

Los mercados emergentes que sí funcionan

Oriente Medio y algunas regiones latinoamericanas y africanas triunfan en las carteras

Está claro que la bolsa es la apuesta unánime de gestores y analistas para 2014. Y dentro de este activo son los mercados de países desarrollados y, especialmente, Europa, los que se ganan el favor de los expertos. Los mercados emergentes componen este año un segmento con más dudas que los desarrollados. Y si habitualmente estos activos suelen ser examinados con lupa por muchos inversores, ahora que la incertidumbre se cierne sobre ellos, las precauciones son aún mayores. Sin embargo, un puñado de países fuera de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) mantienen un fuerte atractivo para los inversores más especializados: los mercados frontera.

¿Qué son? «Este término recoge una pequeña parte del universo de mercados emergentes. Son economías en vías de desarrollo con dinámicas de crecimiento favorables y unos niveles de deuda más moderados. Pero, en contraste con los mercados emergentes tradicionales, en ellos existe un mayor riesgo político, son menos transparentes y sus indicadores sociales, de gobierno y de renta son inferiores al resto. Además, suelen tener unos mercados de capitales infradesarrollados, con poca intermediación financiera y una mayor dependencia de donantes internacionales para su financiación», explica Kevin Daly, gestor de bonos emergentes de Aberdeen AM.

Con estas referencias, no parecen los mercados más indicados para invertir un patrimonio. Sin embargo, aquí es donde entra en juego la capacidad de cada inversor para ordenar su cartera. Y resulta evidente que un minorista no debe dar un gran protagonismo a estos países en su cartera. Por ejemplo, para la gestora alemana de fondos Saurer Fonds-Service estos productos sólo representan un 1,5 por ciento del peso de sus fondos de renta variable global. Un toque exótico para diversificar una cartera. La clave está en escoger un producto con un buen historial. Y para evitar complicar la tarea, tampoco es necesario entrar en varios productos. Un buen fondo puede aportar la diversificación suficiente para invertir en estos mercados.

¿Qué están comprando los mejores gestores?

El Schroder ISF Frontier Markets Equity, gestionado por Rami Sidani y Allan Conway, es el producto más rentable dentro de la categoría RV Global Mercados Frontera de Morningstar. Su apuesta se concentra principalmente en valores de Oriente Medio y entre sus 10 principales posiciones encontramos que la mitad pertenecen al sector financiero. Según Eduardo Antón, de Inversis Banco, la concentración en el sector bancario de estos fondos suele ser bastante elevada, «ya que a compañías de otros sectores les cuesta llegar a los mínimos de capitalización de mercado».

En lo que suele variar el criterio de unos gestores a otros es en los países donde invertir. Por ejemplo, el Renaissance Frontier Markets Fund, que gana un 11 por ciento en los últimos 12 meses, prefiere buscar rentabilidad en valores africanos. Coincide con Thierry Larose, co-gestor del Petercam L Bonds Emerging Markets Sustainable, asegura que «el punto fuerte de nuestros esfuerzos de inversión está en el África subsahariana. Nos gustan porque constituyen una oportunidad de mercado muy atractiva en términos de escala y cuentan con la población activa más grande del planeta», explica. Con todo, el producto de Larose se centra en deuda y es en este activo, donde otros expertos aprecian un mayor riesgo, debido a la retirada de estímulos de la Reserva Federal.

Para Jean Medecin, miembro del Comité de Inversión de Carmignac Gestión, su país favorito es Colombia. «Se está beneficiando del desarrollo de un muy importante programa de inversiones. Tenemos exposición a este país con compañías como Cementos Argos o Cemex Latam. También tenemos compañías relacionadas con la mejora de la calidad de vida de la población, como Almacenes Exito», detalla Medecin.

Pero el experto de Carmignac reconoce que durante 2013 han incrementado de forma significativa su exposición a Oriente Medio y países africanos. En esta parte de la geografía, Medecin destaca países como Nigeria o Kenia, «cuyas oportunidades de inversión están en el terreno del consumo, como Guinness Nigeria, East African Breweries o el operador de telecomunicaciones Safaricom. Por su parte, Conway y Sidani encuentran en Oriente Medio la principal fuente de rentabilidad del fondo.

Riesgo diversificado y menos volátil
Uno de los riesgos que siempre se menciona a la hora de invertir en mercados frontera es el de la baja liquidez de sus mercados, lo que los convierte en unas áreas muy volátiles, cuando se apuesta por un sólo país. Sin embargo, un análisis elaborado por Morningstar demuestra que la diversidad de países que compone el índice MSCI Frontier Markets Index (donde podemos encontrar regiones latinoamericanas, africanas, asiáticas y de Europa del Este) ha permitido a este selectivo registrar un comportamiento menos volátil que el MSCI Emerging Market Index durante los últimos 15 años. «Parte de ello se debe a que los propios mercados frontera están poco correlacionados entre sí», explican los expertos de Morningstar.

Pero también hay quien habla del creciente atractivo que estos países están ganando entre los inversores internacionales. Según datos recogidos por Schroders, estos mercados atrajeron en 2012 unos 160.000 millones de dólares de inversión extranjera. Las previsiones apuntan a que en 2015 se podrían superar los 200.000 millones de dólares.

Por último, otra herramienta para ganar cierta exposición a mercados emergentes son los fondos cotizados o ETF´s. Son productos sin gestor, cuyo comportamiento pretende replicar la evolución de un índice. Sus ventajas: máxima diversificación y bajo coste. Con entrar en uno de estos fondos se logra una exposición completamente diversificada a este universo de activos. El db x-trackers S&P Select Frontier UCITS ETF o el RBS MSCI Frontier Markets Index, por ejemplo, se revalorizan un 12 y un 17 por ciento, respectivamente. Además, sus comisiones de gestión suelen ser más bajas que las de un fondo tradicional de gestión activa. La desventaja, al carecer de una gestión dinámica, no aprovechan las oportunidades puntuales que puedan aparecer en cada uno de los mercados.

Por todo ello, analice bien el historial del producto antes de invertir. Y, sobre todo, aunque su comportamiento haya sido positivo en los últimos meses, sea prudente a la hora de determinar el peso que representará en su cartera.

publicidad
publicidad