Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Juan Grau, EDM Gestión

"Preferimos compañías españolas cuyos negocios estén orientados al exterior"

A veces, la gestión más sencilla es la que mejores resultados proporciona. Desde su lanzamiento, en 1987, el EDM Inversión ha obtenido un rendimiento muy superior al del Ibex 35, y lo ha hecho con un estilo de gestión tradicional (sin artificios), alejado de los índices y teniendo como objetivo la calidad a buen precio. Juan Grau, su gestor desde hace más de 25 años, nos cuenta cuáles son sus negocios favoritos en bolsa española, donde la internacionalización, dice, es un elemento clave.

Pregunta. El año pasado, el Ibex 35 cayó un 4,66%. Su fondo de renta variable española, el EDM Inversión, se revalorizó más de un 16%. ¿Dónde está el «truco»?   

Respuesta. Fue, básicamente, un tema de selección de valores. Para nosotros es algo clave y dedicamos mucho tiempo a esta labor. Un dato: en 2012 hicimos 85 visitas a compañías, para un fondo que tiene una cartera muy concentrada, de tan sólo 20 acciones. Nuestro objetivo es buscar calidad y potencial. Y el año pasado yo diría que acertamos en 3 ó 4 apuestas que tuvieron un rendimiento muy por encima del mercado. Fue el caso de Grifols (que subió un 100%), Jazztel o Inditex.

P. ¿Es complicado adaptarse a momentos tan complicados de mercado, gestionando un fondo puro de bolsa española?

R. Siendo complicado, lo que no podemos decirle a un inversor, que está en nuestro fondo porque lo que quiere es bolsa española, que el producto va a estar un 50 por ciento en tesorería. Lo que debemos hacer, en este caso, es tratar de proteger la cartera a través de tácticas defensivas. Debes estar invertido, y tratar de hacerlo lo mejor posible mediante una selección adecuada de compañías (no utilizamos instrumentos derivados). De hecho, actualmente, tenemos un 85 % de la cartera en acciones españolas

P. ¿Empiezan los inversores a tener cierto apetito por la renta variable española? 

R. Sí, desde comienzos de año hemos comenzado a ver cierta entrada de dinero en bolsa española. Yo creo que aquí hay dos factores relevantes. Por un lado, la regularización fiscal, que ha llevado a muchos inversores a descubrir en qué tipo de activos tenían invertido su dinero (a veces, no tan rentables) y a qué precio (muchas veces, elevadas comisiones de gestión, custodia, intermediación...). Por otro, la advertencia del Banco de España respecto a la retribución extratipada de los depósitos. Existe, además, otro factor; y es que se está produciendo un cierto cambio de percepción en relación a España. Hace 7-8 meses, cuando me reunía con las compañías españolas (las más representativas), muchas me comentaban que en sus «road-shows» dedicaban el 90 por ciento del tiempo a responder a preguntas sobre la situación en España; y sólo el 10 por ciento a hablar de la compañía en sí. Ahora es al revés. Sólo hay que ver la facilidad con la que se cubren las emisiones. El inversor ha empezado a interesarse por la compra de deuda pública y privada española y yo espero que el siguiente paso sea la renta variable. Siempre ha sido así. 

P. ¿Diría, entonces, que es momento de entrar en bolsa española? 

R. En otros tiempos, lo normal era que se produjera un movimiento más universal; todo subía (o bajaba) a la vez. Hoy no es así. Por eso, yo lo que digo es «Sí» a la renta variable española, pero con «Cuidado».   

P. ¿Es difícil estar en valores en los que su negocio dice una cosa y su cotización otra? Pienso, por ejemplo, en Inditex... 

R. Hay compañías que te pueden sorprender hasta el infinito. Sí que existen ciertos momentos en los que pueden llegar a estar caras; pero si la compañía sigue creciendo y ofreciendo buenos resultados... En el caso de Inditex, el modelo nos gusta tanto, que, aunque sea en menor cantidad, no puedes estar fuera (recientemente, hemos reducido nuestra exposición ya sus niveles de valoración eran exigentes). Desgraciadamente, modelos como el de Inditex en España no hay tantos: una compañía muy internacional, que lo hace de «cine» desde un punto de vista de gestión, con un equipo directivo buenísimo, buena comunicación... Auna todos los ingredientes para ser una estupenda inversión, aunque haya momentos en los que debas moderar tu exposición.  

P. En la cartera del EDM Inversión, ¿podemos encontrar otros ejemplos de compañías en las que hay estar, pese al precio? 

R. Sí. El éxito del año pasado fue Grifols, una compañía que tiene un 93% de sus ventas fuera de España. Es prácticamente un oligopolio y está inmersa en desarrollos de I+D (Alzheimer) que, de salir adelante, olvídate de la cotización actual. Es una apuesta realmente interesante; un valor con muchísimo potencial.  

P. La apuesta por las exportadoras les ha ido muy bien en estos años de crisis, pero, ¿cree que ha llegado el momento de empezar a mirar hacia compañías más cíclicas? 

R. A pesar de que, si realmente la economía mejora, las cíclicas vayan a tener mayor protagonismo, éste es un tema que a nosotros no nos interesa y del que solemos huir. ¿Por qué no nos gustan? Realmente, para tener una cíclica en cartera debes acertar doblemente: primero, en el momento de entrar y, después, en el de salir. En una cíclica no puedes estar mucho tiempo, y hay que tener una rara habilidad para tomarla mucho antes de que comience a despegar e irte mucho antes de que empiece a caer. Puedes acertar en una, dos... pero no mucho más. 

P. ¿Alguna excepción en la cartera? 

R. Sí, hay cíclicas de muy buena calidad en las que estamos actualmente posicionados. Por ejemplo, Acerinox, una compañía que es más barata comprarla en bolsa que construirla de nuevo, un indicador de que existe valor. También estamos en Repsol, que compramos, por precio, tras la expropiación de Argentina. Pero no es una compañía en la que vayamos a estar toda la vida. Por ejemplo, hay sectores como papeleras, metales, metalúrgicas (sin el nivel de Acerinox) o líneas aéreas, en los que nunca invertimos.

P. ¿Y el sector financiero? ¿También hay que mantenerse al margen?

R. Llevamos 4 años fuera. Hablo de bancos, porque sí que tenemos aseguradoras (Catalana Occidente y Mapfre), y también BME, que podríamos considerar dentro del sector financiero. Llevamos años buscando razones para invertir en banca, pero, de momento, lo único que hemos encontrado son razones para no invertir; y cada año hay una distinta. Creemos que una cosa es que el mercado aupe a estos valores, y otra que los fundamentales digan que existe valor. Aún vemos muchos nubarrones. 

P. ¿Qué hay en BME que les guste tanto?  

R. Es una compañía que, con un nivel de 1.700 millones de volumen bursátil contratado (el más bajo de los últimos 15-20 años), está ofreciendo una rentabilidad por dividendo del 8%. Gestiona muy bien, ha sabido hacer frente a la competencia de las nuevas plataformas (gracias a su eficiencia en precios) y tiene una caja de 300 millones de euros; es decir, sin endeudamiento. A poco que se recuperen los volúmenes de contratación, BME será un creador de caja impresionante. Y eso va a llegar.

P. Telefónica está infraponderada en el EDM Inversión. En cambio, han apostado por Jazztel. ¿Eso quiere decir que prefieren un modelo de telecomunicaciones alternativo?

R. El año pasado nos pareció que Jazztel sería una buena inversión; y lo cierto es que lo hizo muy bien. Ahora estamos en un proceso de revisión de ver qué modelo de negocio nos gusta más. Telefónica ha llevado a cabo un proceso de reducción de deuda muy importante, su asignatura pendiente, y, de alguna forma, ha renunciado a su «catecismo» en el que el  accionista era el objetivo número uno (alta rentabilidad por dividendo). Es cierto que reaccionó tarde, pero ha hecho un buen trabajo, y lo estamos valorando. Además, sabemos que la oferta «Fusión» les está funcionando muy bien. Posiblemente, incrementemos este año algo nuestra posición en Telefónica. Pero Jazztel nos sigue gustando, sobre todo tras el acuerdo alcanzado con la propia Telefónica para el negocio de fibra óptica. Un acuerdo en el que ambos ganan.

P. Las compañías españolas, ¿se dejan querer en el «tú a tú» con el gestor? ¿Es fácil comunicarse con ellas?

R. Para un gestor, la comunicación directa con la compañía suele ser más fácil que la que ésta establece, por ejemplo, con un analista (quien, al fin y al cabo, puede emitir informes no favorables para la misma). Nosotros somos inversores de largo plazo, accionistas. Y en esa relación, es clave mirar a los ojos del interlocutor, ya que, a veces, con ello puedes llegar a saber si las cosas van bien o van mal. Claro que, en ocasiones, las cosas no son lo que parecen. Nos pasó, por ejemplo, con el anterior equipo directivo de Gamesa, con el que tuvimos algún desacuerdo. Ahora, que la presidencia ha cambiado, estamos mucho más confortables, incluso estando la acción más cara.

P. La selección de compañías es clave, pero, ¿se puede gestionar sin tener en cuenta el difícil entorno macroeconómico?

R. Nunca nos guíamos por temas «macro», aunque, evidentemente, hay que tenerlos en cuenta. De hecho, de las 20 compañías que tenemos en cartera, sólo 3 (BME, Jazztel y Enagás) tienen negocios domésticos y nos gustan, no porque sean españolas, sino porque sus negocios son atractivos. En el caso de Enagás, se trata de un monopolio, con tarifas reguladas, y que, además, vive más de la inversión que del consumo. Nos parece magnífica. Si me pregunta si la situación en España va a ir a mejor, yo creo que debería ser así, aunque aún hay datos de consumo interno que, desgraciadamente, siguen muy débiles. Pero el sector exportador está funcionando y si Europa comienza a recuperarse, deberíamos tener buenas noticias. El promedio de ventas en el exterior de nuestras 20 compañías es del 63%, y una gran parte están vinculadas a los mercados emergentes.

Salir al exterior

Juan Grau conoce a fondo y valora muy positivamente el proceso de internacionalización que han llevado a cabo muchas de las empresas españolas cotizadas. En su caso, además, han tomado ejemplo. EDM acaba de inaugurar oficina en México, país desde el que pretende desarrollar el negocio de la gestión de activos en toda Latinoamérica. Para ello, ha llegado a un acuerdo con el Grupo Sura, líder en pensiones en la región. «Es un mercado con muchísimas oportunidades y que, hasta ahora, por razones de proximidad, sólo ha mirado hacia Estados Unidos», comenta el presidente de EDM Gestión. Algunos clientes institucionales, como el Grupo Sura, ya están poniendo sus ojos en Europa y la «boutique» española cree que debe estar ahí para liderar este incipiente movimiento inversor. «Es una apuesta de muy largo plazo, para quedarte e ir construyendo negocio», asegura Grau. La alianza se ha materializado en la creación de un fondo «master feeder», del que colgarán los demás fondos registrados.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad