22 de Mayo, 06:18 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas personales

Ya puede ser infiel a su banco con un click

Si quería cambiar de banco y le daba pereza hacer todos los trámites, Self Bank ha lanzado un servicio de portabilidad bancaria, en el que le migran desde la nómina hasta los recibos y facturas que tenga domiciliados.

Uno de los motivos por los que somos fieles al banco es porque el proceso de cambio de una entidad a otra es sumamente tedioso, a pesar de que existen directivas que buscan no solo agilizar el proceso, sino de hacerlo más llevadero para el cliente como es la aprobada en 2014 y que pide a las entidades que faciliten el cambio de banco. Sin embargo, en España, esta directiva no se ha hecho efectiva hasta noviembre de 2017 a través del Real Decreto-ley 19/2017, después de que la Unión Europea hubiera dado varios avisos por el incumplimiento de los plazos y había, incluso, llegado a formalizar una demanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En cualquier caso, el Real Decreto-Ley no define aún los procedimientos para la aplicación de este servicio, que se espera que se puedan conocer en los próximos meses.

Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, reconoce que «aunque cambiar de banco no es difícil, sí es laborioso porque es el propio cliente quien tiene que hacerse cargo de ello y, porque para ello, lo recomendable es cerrar la cuenta que el usuario tenga y abrir una nueva».

El proceso al que se enfrenta el cliente bancario que quiera cambiar de entidad puede llegar a ser largo y sobre todo muy farragoso, como explica Javier Mezcua, experto de finanzas personales de HelpMyCash: «El cambio no puede hacerse de un día para otro; en segundo lugar hay que abrir la cuenta en la nueva entidad y luego redirigir las domiciliaciones, tercero esperar a que se liquiden las cuotas pendientes de la tarjeta, cuarta vaciar la cuarta y cerrarla».

Aunque existe diferencia si se trata de un banco físico u 'online'. En los primeros, se suele requerir que el titular se acerque a la oficina en la que abrió la cuenta y, si hay varios titulares, todos tendrán que ir a firmar. Sin embargo, en el caso de los segundos, el proceso suele ser más sencillo: basta con llamar por teléfono o enviar un mensaje por correo postal o por el buzón virtual.
el pionero 

Pero también hay excepciones. Self Bank lanzó el pasado otoño un servicio similar a la portabilidad telefónica, que permite migrar una cuenta en pocos minutos y de manera cien por cien digital. Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos, productos y servicios de Self Bank, explica cómo surgió la idea: «Una vez que la normativa facilitó el proceso de cambio, nos pusimos a trabajar en un modelo que fuera fácil, sencillo y cien por cien digital para nuestros clientes para evitar la pérdida de tiempo en las gestiones».

Mezcua destaca que este servicio permite enviar una notificación al antiguo banco en la que se informa de que se quiere cerrar la cuenta y de que se transfiera el saldo a la nueva cuenta.

El funcionamiento es muy sencillo, como explica la propia Torre: «Basta con introducir los datos de acceso de banca electrónica de la entidad de la que se desean migrar los cargos e ingresos y seleccionar todos aquellos elementos que se desea traspasar». Es el servicio el que se encarga de analizar en tiempo real todas las operaciones de cobros y pagos, identificar los diferentes proveedores de servicio que estén domiciliados y gestionar de forma digital la tramitación de todos los cambios. Para Torre, estas dificultades suponían un obstáculo para el cliente que quería promover un cambio de entidad puesto que «los trámites se podían alargar varios días». En cuanto a la seguridad, Torre pone de relieve que la transmisión de datos introducidos se realiza de forma encriptada mediante el uso del protocolo SSL.

No obstante, González también destaca que hay bancos que sí se ofrecen a realizar el cambio: «El cliente solo tiene que llevar una copia de sus facturas o recibos y es la entidad quien se encarga de realizar los cambios».
Pero si se tiene un depósito o una hipoteca vinculada a la cuenta, Mezcua recuerda que difícilmente podremos cambiar de entidad a menos que «cancelemos el resto de productos o los traslademos».

publicidad
publicidad