Vocento 15 años 20 de Noviembre, 18:06 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

primeras subidas en 2019

Depósitos para salvar el último año de Draghi a tipos cero

Septiembre se ha llevado por delante el Depósito Naranja, un clásico entre los ahorradores españoles. El banco holandés ha tenido que sacrificar su depósito estrella víctima de la política de tipos cero que mantiene el Banco Central Europeo (BCE). Este tipo de productos, clave en el ahorro más conservador, ha sido el que más ha sufrido por las decisiones de Mario Draghi y cada vez son menos los bancos que ofrecen depósitos atractivos. Álvaro García-Capelo, analista de XTB, anticipa que esta situación se prolongará en el tiempo: «Es clara la necesidad e intención del BCE por retirar estímulos y comenzar a subir tipos, sin embargo, la inflación todavía no se encuentra en niveles adecuados cercanos al 2 por ciento y su evolución no parece convencer a Mario Draghi. Se estima que el BCE sea capaz de realizar la primera subida de tipos en el 2019».
Lucía Veiga, experta de iAhorro, reconoce que «hablar de los mejores depósitos del mercado no es hablar de grandes rentabilidades en estos momentos». Pero no todo está perdido. Todavía hay bancos que resisten y son capaces de ofrecer rentabilidades más que aceptables tanto a corto como a largo plazo en un momento en el que el precio oficial del dinero se sitúa en el 0 por ciento y que la rentabilidad media de estos productos se situó en el 0,14 por ciento en agosto, según datos del Banco de España. 

Ofertas

Las mejores ofertas en depósitos buscan dos objetivos. Por un lado, son bancos extranjeros que pretenden captar tanto clientes como capital, como Crédit Agricóle o Novo Banco ,o entidades ya consolidadas que también pretenden aumentar su base de clientes, como Self Bank u Openbank, que mantienen sin cambios sus depósitos bienvenida. Hay una tercera opción, que es acceder a depósitos extranjeros, que ofrecen rentabilidades algo superiores a los nacionales a través de la plataforma Raisin. Como reconoce Veiga «las rentabilidades más altas están en los bancos que se alejan de la banca tradicional. Los bancos más innovadores y cercanos a las nuevas tecnologías ofrecen mejores rentabilidades. También han surgido nuevas vías para acceder a los depósitos. Una de ellas es la que ofrece la compañía Raisin, que facilita la contratación de depósitos de bancos europeos», concluye Veiga, ya que permite el acceso a un mercado más amplio y con otras rentabilidades.

Por lo tanto, contrariamente a lo que pudiera parecer, la oferta disponible sigue siendo amplia. Para los ahorradores que busquen depósitos con los que saldar lo que queda de año se encuentran el Depósito Self de Self Bank, con una rentabilidad del 2 por ciento y un plazo de tres meses. Además, la inversión es asequible, ya que está disponible a partir de cien euros. En la misma línea se encuentra el Depósito Bienvenida de Novo Banco, con una rentabilidad del 1,25 por ciento y 25.000 euros o el Depósito Bienvenida de Crédit Agricole a 6 meses, con una remuneración del 0,70 por ciento a partir de 5.000 euros. Hay dos ventajas en estos productos: la primera es la facilidad con la que se contratan, ya que los trámites se pueden hacer totalmente 'online'. La segunda, son las comisiones. Mejor dicho, la ausencia de comisiones, ya que estas entidades no cobran ningún tipo de cargo por mantenimiento o administración de la cuenta. Veiga pone en relieve que «los plazos cortos son los que mejores rentabilidades ofrecen» por la siguiente razón: el objetivo es lograr nuevos clientes atraídos por TAE´s más elevados que la media pero al menor coste posible, que se logra con plazos más cortos. 

Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, señala que «podríamos decir que hay ofertas relativamente interesantes» pero descarta que con el panorama actual de tipos de interés bajos, «no vamos a encontrar rentabilidades como las de antaño: si no estamos dispuestos a arriesgar, la oferta de depósitos a plazo fijo o de cuentas remuneradas estará siempre muy ligada a una importante vinculación, o a limitaciones de saldo, o al cumplimiento de requisitos que no están al alcance de cualquiera». 

Uno de los depósitos que ofrece un extratipo es el Depósito Mediolanum 4 por ciento, pero obliga a destinar parte del ahorro en un producto de inversión.

Si lo que buscamos es un periodo de tiempo más amplio, hay depósitos con rentabilidades por encima del 1 por ciento y plazos superiores a un año. Un claro ejemplo es el Depósito Wizink, de Wizink, con una rentabilidad del 1,15 por ciento a 14 meses y un importe mínimo de 5.000 euros. Además, se puede contratar la cuenta asociada con una remuneración del 0,50 por ciento. También destaca el Depósito Facto, a 12 meses, con una rentabilidad igual del 1,15 por ciento aunque duplica el importe mínimo para acceder a él hasta los 10.000 euros. 


A diferencia de las cuentas remuneradas, el producto por el que están apostando los bancos para captar clientes y capital, donde la vinculación es un plus, carece de ella. Para acceder a ellos no es necesario ni domiciliar la nómina ni contratar otros productos.

González advierte al cliente que tenga en cuenta «el binomio remuneración y exigencias» ya que cada vez es más habitual que las mejores ofertas conlleven una serie de condiciones. «Las enrevesadas propuestas de la banca en la actualidad obligan a echar cuentas para saber si todas las exigencias impuestas realmente merecen la pena para alguien de nuestro perfil», añade.
Una tercera opción para acceder a depósitos más rentables es hacerlo a través de Raisin. La plataforma ofrece hasta 175 euros de regalo a los clientes que contraten un depósito a través de ellos. Uno de los beneficios de hacerlo a través de Raisin, que funciona como un supermercado de depósitos, es que permite acceder a productos de otros países, que ofrecen rentabilidades superiores a la de los bancos españoles. Además, cuentan con la garantía del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de cada país que garantiza hasta 100.000 euros por cliente y cuenta en caso de quiebra del banco. Las rentabilidades que pueden lograr alcanzan hasta un 1,64 por ciento para las imposiciones a plazo fijo a más largo plazo (hasta cinco años).

Tenga en cuenta...

El ahorrador que se decante por este tipo de productos para acabar el año debe tener en cuenta varios aspectos. Por un lado, «si hay penalización por cancelación y el fondo de garantía al que está adscrito, ambos indicadores son importantes para conocer los riesgos de contratación», recomienda Veiga. Por su parte, García-Capelo advierte que «la tendencia general es la reducción de las rentabilidades de los depósitos en el entorno actual de bancos centrales con tipos de interés al 0 por ciento. No veremos recuperación en los tipos y por tanto la rentabilidad de nuestros ahorros hasta finales de 2018 y comienzos del 2019» por lo que sería recomendable apostar por plazos largos para cubrir el próximo año.
Aún así, el ahorrador debe también tener en cuenta la inflación, que se situó en el 1,6 por ciento en agosto. Rentabilidades en torno al 1 por ciento le ayudará a mitigar el impacto negativo que pueda generar en sus ahorros.

publicidad
publicidad
publicidad