20 de Febrero, 06:48 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

en un mundo de rentabilidades a la baja

Cómo detectar los peores depósitos bancarios

2016 no será un año dónde se puedan encontrar rentabilidades altas en depósitos. La banca seguirá reduciendo las remuneraciones de sus imposiciones a plazo fijo en línea con el QE puesto en marcha por el Banco Central Europeo (BCE). Pero, además, hay otros factores que hacen que mermen la rentabilidad final de estos productos y todo el ahorrador conservador debe saber cuáles son.

En primer lugar, ¿qué remuneraciones a plazo fijo están los peores depósitos?. En este sentido, el ahorrador conservador debe decir no a aquellas imposiciones a plazo fijo que no superen el medio punto. Y es que las hay. A 12 meses Abanca ofrece una rentabilidad del 0,20%. Igual rentabilidad ofrece Laboral Kutxa, también a un año. Mientras que CajaSiete, Bankia, ActivoBank o Banc Sabadel están abonados a una rentabilidad en torno al 0,3%.

También hay que decir no a aquellas ofertas que estén referenciadas a euríbor a doce meses, como eran algunos productos de La Caixa, ya que el indicador cotiza en torno al 0%.

Factores adicionales que merman la rentabilidad de los depósitos

Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto.es, señala cinco factores que van en contra de la rentabilidad de depósitos.

1) La TAE

En primer lugar, hay que saber qué significa la TAE que te ofrece un depósito. Este indicador muestra cuál es la rentabilidad que dará una entidad por depositar el dinero durante un año. Pero ¿qué sucede si lo que se contrata es un depósito a seis meses? Pues que a partir de la TAE que indique la oferta, hay que hacer cálculos.

2) Las comisiones
La comisión más común de los depósitos a plazo fijo suele ser la penalización que se aplica en caso de querer recuperar el dinero antes de tiempo, bien a través de reducir los intereses o restando un porcentaje fijo. Pero según el Banco de España, este castigo por recuperar antes tu dinero nunca debería ser mayor que los intereses brutos (antes de impuestos) que el cliente hubiera recibido antes de cancelar el producto.

Además, algunos depósitos tienen lo que se conoce como "ventanas de liquidez", es decir, determinados momentos en lo que puedes disponer de tu dinero sin que te apliquen una penalización (o con una penalización menor).

3) Los gastos de la cuenta corriente vinculada

Para contratar un depósito a plazo fijo, la mayoría de los bancos exigen que el cliente también abra una cuenta en la entidad para el cobro de los intereses. Hasta 2011, el Banco de España establecía que el banco no podía cobrar un coste por contar con dicha cuenta. Sin embargo, con la publicación de la orden EHA/2899/2011, el regulador dejaba la puerta abierta a esta prácitica, siempre que el banco informara al consumidor de los costes:

Hay entidades que sí cobran comisiones por el mantenimiento de esa cuenta, como sucede con Caja Rural de Granada y su depósito Ruralvía, que aplica un cargo por mantenimiento de entre 5 y 7 euros en función del saldo medio mantenido, y uno por administración de 0,30 euros por apunte, salvo que el saldo medio supere los 5.999 euros.

4) El importe máximo y mínimo exigido

Cada vez es más común que las entidades impongan una barrera en lo que respecta al saldo mínimo o máximo que el cliente debe disponer para acceder a un plazo fijo. Por ejemplo, Caja España Duero requiere contar con 6.000 euros como mínimo para acceder a su Depósito Creciente, al igual que Bankinter con su Depósito Online 12m.

Quizá la cantidad más frecuente que se impone como barrera de entrada son los 3.000 euros, una cifra mínima que podemos ver en ofertas a 12 meses de Cajasiete, Laboral Kutxa, Banco Caminos, Activo Bank, Self Bank y Triodos Bank.

5) La vinculación extra requerida

Más allá de la apertura de una cuenta corriente para poder cobrar los intereses, no es muy frecuente que las entidades exijan un vinculación extra para contratar un depósito a plazo fijo, aunque siempre puede haber excepciones. 

Por ejemplo, el Depósito Creciente de Caja España Duero requiere que el consumidor tenga una cuenta a la vista con saldo medio superior a 600 euros, tarjeta de débito o crédito con un consumo anual en comercios de 1.200 euros, servicios a distancia, domiciliación de, al menos, tres recibos y domiciliación de ingresos (nóminas: importe mínimo de 1.000 euros. Pensión: importe mínimo 600 euros) o seguros sociales en el caso de autónomos.

publicidad
publicidad