Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas personales

¿Qué salario te exigirá el banco para poder acceder a las mejores cuentas nómina?

La banca ha lanzado una nueva generación de cuentas remuneradas vinculadas a la adquisición de una mayor vinculación con la entidad. Domiciliar la nómina, recibos, pagar con la tarjeta de crédito o de débito o la contratación de seguros, planes de pensiones o fondos permitirá al ahorrador acceder a depósitos o cuentas remuneradas con tipos por encima del mercado. 

Esta estrategia obedece a la necesidad de la banca de captar clientes. Pero si en hipotecas, los ingresos mínimos que exige la banca es de 2.000 euros mensuales como mínimo, para cuentas los objetivos se relajan, premiando la vinculación.

La Cuenta Nómina Remunerada de Bankinter ofrece un TAE del 5% el primer año y para caer al 2% el segundo pero los ingresos mínimos son de 1.000 euros. 

Más accesibles son los requerimientos de la Cuenta 1 / 2/3 de Santander, ya que la nómina mínima para poder disfrutar de una rentabilidad del 3% en su depósito es de 600 euros. Eso sí, no tiene que olvidar que el máximo interés se conseguirá para un saldo de 15.000 euros. 

Las otras dos cuentas híbridas con más rentabilidad del momento también exigen la domiciliación de nómina. La Cuenta Nómina de Caja Rural Central ofrece un extratipo del 6% el primer año para nóminas de al menos 600 euros. Para la Cuenta Nómina de Caja Rural de Zamora, con una rentabilidad del 7% el primer año y del 2% el segundo, es de 700 euros. 

Por lo tanto, los mejores extratipos están vinculados a la captación de nóminas y vinculados a un periodo de tiempo determinado, como máximo 24 meses, y una cantidad máxima. Así, la Cuenta Expansión de Banc Sabadell remunera al 3% pero solo hasta 10.000 euros.

Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, señala que si finalmente el ahorrador quiere apostar por un producto de este tipo debe tener en cuenta "la nómina mínima que debe domiciliar; los demás productos vinculados que tiene que contratar y el uso que debe hacer de ellos: por ejemplo, es posible que una cuenta obligue a disponer de una tarjeta y que se realicen compras por un importe determinado con ella; la exención de comisiones: hay que observar si se mantiene indefinidamente o no (por ejemplo, se puede ofrecer una tarjeta de crédito gratis, pero solo el primer año), la permanencia exigida; si la remuneración que pudiera ofrecer la cuenta se aplica a partir de un saldo mínimo o hasta un saldo máximo y si exige domiciliar recibos, si deben ser de empresas distintas o no, y qué periodicidad deben tener".

Además, el ahorrador, ahora más que nunca, debe mirar la letra pequeña de las ofertas. Empiezan a aparecer ofertas aparentemente atractivas pero, en muchos casos, tienen una larga lista de condiciones y exigencias. Y esto limita mucho que se puedan adaptar a cualquier perfil de consumidor. Por tanto, antes de tomar ninguna decisión, hay que analizar muy detenidamente cada oferta y meditar si seremos capaces de cumplir con sus requisitos a largo plazo.

publicidad
publicidad