12 de Diciembre, 17:21 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

directos e indirectos

Hasta cinco impuestos se comen las ganancias de los depósitos

finanzas.com

¿España podría confiscar parte de los depósitos? Aunque solo es una posibilidad es cierto que de una manera más indirecta, ya estamos pagando por ahorrar, hasta de 5 maneras distintas

La crisis chipriota ha puesto sobre el debate sobre hasta qué punto están protegidos nuestros ahorros. Hasta la crisis de 2008, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) protegía las cuentas y los depósitos hasta 20.000 euros, sin embargo, a partir de esa fecha se elevó el límite hasta 100.000 euros.El rescate chipriota puso sobre la mesa que los depositantes pagaran parte de las ayudas mediante la confiscación de sus ahorros a falta de limitar el porcentaje. Ante esa situación, nos preguntamos si en España podría aplicarse y, aunque se trate de una sola posibilidad, es cierto que de una manera más indirecta, ya estamos pagando por ahorrar, hasta de 5 maneras distintas:

1. IRPF

Todos los ahorradores con depósitos o cuentas remuneradas saben que existe un impuesto directo del 21% sobre lo percibido se va a Hacienda en concepto de IRPF. Y eso si nuestras ganancias no superan los 6.000 euros. Si son más, el impuesto será del 25% (hasta 24.000 euros) o hasta del 27% (al ganar más de 24.000 euros).

2. Rentabilidad ridícula desde 2013

En enero de 2013, una intervención directa del Banco de España (BdE) terminó por "matar" todas las altas rentabilidades de cuentas y depósitos bancarios. A partir de ese momento, se acabaron los intereses del 4% y 4,5% TAE, ya que se impusieron unos límites muy claros: 1,25% TAE para las cuentas de ahorro y 1,75% TAE para los depósitos a 12 meses. Con estas rentabilidades escuálidas, el ahorrador no es capaz ni de cubrir la inflación, actualmente sobre el 2,8%, lo que hace que la pague de su bolsillo más que hace un año.

3. Bancos rescatados con dinero público

Otro impuesto indirecto que estamos pagando es el de los bancos que han sido rescatados y ahora nos dan productos con rentabilidad... que pagarán con el dinero público que se les ha inyectado en repetidas operaciones.

4. Más comisiones que nunca

Para continuar, todos hemos notado que los productos bancarios en 2013 tienen más comisiones que nunca. Incluso las cuentas asociadas a los depósitos las cobran en muchos casos, a pesar de estar prohibido por el Código de Buenas Prácticas Bancarias. Pero como no se trata de ninguna ley, cada entidad dispone a su libre albedrío y, al final, el que ve cómo disminuye la rentabilidad final es el ahorrador.

5. Deuda del Estado

¿Qué ocurre cuando hasta las cuentas más rentables y los mejores depósitos son tan poco atractivas? Que la deuda pública -Letras del Tesoro y Bonos- ya no nos parece la más fea, al ser de los pocos productos de inversión garantizados por el Estado. En definitiva, acabamos volviendo a darle dinero al Estado.

Por todo ello, el panorama queda como sigue: mientras ningún banco "rompa la baraja" y lance depósitos de rentabilidad superior a la marcada por el BdE, los bancos españoles seguirán teniendo todo nuestro dinero pagando mucho menos por él, y el ahorrador que busque un beneficio real deberá asumir un riesgo por cuenta propia, contratando productos no garantizados por el Estado.

¿Huidas posibles? Muy pocas para el ahorrador conservador. Quizá la única alternativa sean los depósitos extranjeros comunitarios, como el Depósito ING a 4 meses al 2,60% TAE o el Depósito BES a 12 meses al 3,20% TAE, sobre todo ahora que Europa ha dejado claro, tras el rescate de Grecia, que todos los depósitos europeos siguen garantizados por sus respectivos fondos de garantía de depósitos, hasta 100.000 euros por persona y entidad.

publicidad
publicidad