Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

de los bancos

Depósitos combinados y con vinculación, las nuevas estrellas con letra pequeña

Los depósitos con vinculación son las imposiciones a plazo fijo de siempre, pero que para poder ofrecer algo más del 1,75% a 12 meses o 2,25% a 24 meses dictado por el Banco de España, ahora piden cierta vinculación con la entidad

A pesar del toque de atención por parte del Banco de España para limitar la rentabilidad de los depósitos, las entidades financieras se resisten a aplicarlos y buscan alternativas que permitan ofrecen remuneraciones atractivas para captar pasivo y retener a sus clientes. Si una de las opciones para burlar estas recomendaciones era alargar plazos, 13 y 25 meses, otras posibilidades en incrementar las rentabilidades, a cambio de vinculación, o bien apostar por depósitos combinados.

Los depósitos con vinculación son las imposiciones a plazo fijo de siempre, pero que para poder ofrecer algo más del 1,75% a 12 meses o 2,25% a 24 meses dictado por el Banco de España, ahora piden cierta vinculación con la entidad, como una inversión muy alta, tener que contratar un seguro con el banco, un plan de pensiones, o realizar aportaciones periódicas a él.

Sin embargo, antes de contratarlo habría que estar atentos a varias cuestiones.

Por un lado, cuáles son las comisiones de la cuenta asociada al depósito. Asimismo, para decantarse por él habría que ver el tiempo por el cuál estaría obligado a tener contratado el seguro o el plan de ahorro, ya que puede ser que no interese. Y, por último, y no menos importante, si hay penalización si retiro el dinero antes de plazo.

En cuanto a los depósitos combinados, la otra modalidad que también están comercializando los bancos, son aquellos que dividen su inversión en dos partes: 50/50, 60/40, 90/10... La primera es un depósito a plazo fijo con muy buena rentabilidad (en la actualidad hasta el 4%).

La segunda es una inversión referenciada a alguna acción de bolsa, índice, materia prima... La rentabilidad de esta parte no está garantizada. Eso sí, el inversor en cualquier caso recuperará el 100% del capital. Santander o Sabadell comercializan, entre otros, este tipo de productos. Son varios los puntos que tener en cuenta al contratar este tipo de depósitos.

1. La rentabilidad de la parte invertida en variable puede ser fácilmente del 0%.

2. La parte invertida a plazo fijo y alta rentabilidad (donde la ganancia es segura) se mantiene invertida durante un plazo mucho menor que la parte de la inversión variable (donde la ganancia es solo posible). La diferencia de plazo puede ser abismal. Por ejemplo, 6 meses a plazo fijo y 4 años la parte variable.

3. La inversión a renta variable muchas veces no está garantizada por el Fondo de Garantía de Depósitos.

4. La inversión a renta variable no permite la cancelación anticipada. Y tengamos en cuenta que se trata de plazos muy largos, entre 3 y 6 años.

Así, que antes de contratar este tipo de productos habrá que preguntar por los plazos de cada parte. Si la cuenta asociada tiene comisiones y si hay penalización si retiro el dinero de la parte fija antes de cumplir el plazo acordado.

Por último, el cliente bancario debe tener muy claro que ninguno de estos productos funciona exactamente igual que un depósito a plazo fijo, por lo que debe valorar si la rentabilidad de más que le ofrece cada producto con respecto a un compensa los riesgos o condiciones extra que tendrá que acatar.

publicidad
publicidad
publicidad