21 de Septiembre, 13:31 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

por la guerra comercial entre otras causas

El bono americano siente ya la presión de los tipos negativos

Que el rendimiento del bono americano sea negativo ya no se puede descartar. La semana pasada el rendimiento de los bonos del gobierno alemán a 30 años cayó en territorio negativo por primera vez, y en España inversores institucionales compran seguridad sin importarles pagar por ello. Y es que alrededor de 14 billones en dólares de bonos en circulación en todo el mundo, o lo que es lo mismo, el 25% del mercado, ahora se negocian con rendimientos negativos. Lo que durante mucho tiempo se consideró una aberración a corto plazo (que los acreedores están pagando a los deudores por tomar su dinero) ya se ha convertido en la nueva normalidad en los mercados desarrollados fuera de los EE. UU. Cuando la economía mundial entre en hibernación, los bonos del Tesoro de EE. UU., que actúan como refugio aparte del oro,, no serán una excepción. Y si la guerra comercial sigue escalando, podemos llegar más rápido de lo pensado.

¿Qué hay detrás de las tasas de interés negativas? La mayoría de los observadores culpan a los bancos centrales como el BCE y el Banco de Japón (BoJ) que están gravando las reservas excesivas de los bancos con tasas de depósito negativas y han hecho que los bonos sean más escasos al eliminarlos del mercado a través de sus programas de compra. El Banco de Japón ahora posee aproximadamente la mitad y el BCE aproximadamente el 30% de los bonos emitidos por sus respectivos gobiernos.

En este contexto, la historia financiera de la última década está plagada de bancos centrales que mantuvieron la tasa de interés "monetaria" por encima de la tasa "natural" o trataron de aumentarla demasiado pronto (el BCE en 2011) o demasiado lejos (el Fed en 2018). Ambos fueron castigados por las fuerzas del mercado y han tenido que cambiar de rumbo.

Datos que refuerzan la idea 

Hay varios factores que desencadenarán esta posibilidad. 

El informe del mercado laboral del viernes de julio y las revisiones que acompañaron a los meses anteriores mostraron que la recesión en el sector manufacturero global y estadounidense ha comenzado a extenderse al mercado laboral estadounidense. Como señala la economista estadounidense de PIMCO, Tiffany Wilding, las ganancias mensuales netas de la nómina mensual de seis meses se han desacelerado a 140,000 de 225,000 el año pasado y, lo que es más importante, las horas agregadas trabajadas para la producción y los trabajadores no supervisores ahora se están contrayendo cada seis meses. algo que generalmente no sucede fuera de la recesión. Con el enfriamiento del mercado laboral, es probable que los hogares aumenten el ahorro en previsión en el período venidero, lo que se sumará al exceso de ahorro inducido demográficamente.

En segundo lugar, el sorpresivo anuncio del presidente Trump de introducir un arancel del 10% sobre los 300 mil millones de dólares restantes de las importaciones procedentes de China a partir del 1 de septiembre aumenta la incertidumbre y es probable que induzca a las empresas a posponer o recortar aún más el gasto de inversión (y la contratación), reduciendo así la demanda para fondos invertibles.

Tercero, con la tasa de interés natural probablemente disminuyendo rápidamente debido a todos estos desarrollos, la Fed corre el riesgo de quedarse atrás, endureciendo así la postura de la política monetaria (medida por las tasas reales menos la tasa natural) en lugar de aliviarla. Ya el miércoles pasado, la reacción de los mercados de renta variable y renta fija ante la reducción de 25 puntos básicos en el rango objetivo de los fondos de la Reserva Federal sugirió que se considera que la Reserva Federal está detrás de la curva y probablemente un comité dividido la desacelera. Y esto fue antes del anuncio arancelario del presidente Trump, que, si se implementa el 1 de septiembre, aumenta la apuesta para la próxima reunión del FOMC, donde el mercado puede ver nuevamente que el recorte de 25 puntos básicos es demasiado poco y demasiado tarde.

Tomados en conjunto, los acontecimientos recientes han aumentado las probabilidades de que un "ajuste de mitad de ciclo" de la tasa de fondos de la Fed similar a mediados y finales de la década de 1990 (cuando la Fed redujo las tasas tres veces) no sea suficiente, no obstante el miércoles pasado marcó el comienzo del próximo ciclo importante de relajación. Sin duda, hasta ahora esta es una posibilidad más que una probabilidad. Pero si la Fed recorta las tasas hasta cero y reinicia el QE, los rendimientos negativos de los bonos del Tesoro de EE. UU. probablemente se convertirán en la nueva normalidad. 

publicidad
publicidad