17 de Febrero, 11:16 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

el trading, explicado

¿Qué es realmente la manipulación del mercado?

Giancarlo Prisco

Los market makers (o creadores de mercado) son los únicos que dan empuje y dirección al mercado. En este artículo quiero explicar con claridad y detalle qué sucede con el precio cuando los market makers evalúan la idea de ingresar (o salir) del mercado.En una página web de un conocido trader italiano encontré una cita bíblica que ya conocía, pero no tenía idea de que se pudiera aplicar en el contexto de manipulación de mercado. Os la propongo: «¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol (Eclesiastés 1,9)». Esta frase indica perfectamente la manipulación de los creadores de mercado, sobretodo en el corto plazo. Vamos a comprobar el porqué.

Los volúmenes intercambiados por las manos fuertes son los que siempre mandan. Al negociar, el precio se mueve solo y exclusivamente si se alcanzan ciertos puntos de precio, administrados con esquemas y obligaciones que describen claramente la sucesión de movimientos. Cuanto más fuertes sean estos puntos, más probable será el movimiento. Como la cita biblica nos indica, no hay nada nuevo bajo el sol. Todo se repite de la misma forma. 

El principal problema radica en la correcta interpretación de los volúmenes de intercambio, ya que los grandes operadores utilizan algoritmos que realizan miles de transacciones en tiempos rapidísimos. Esto significa que, incluso si identificamos un nivel de precio, debemos tener en cuenta que a este nivel, el precio se puede comprar y vender continuamente. Por lo tanto, el trader retail o minorista debe entender al verdadero ganador entre la oferta y la demanda, analizar todos los elementos y entrar en el momento adecuado. Ser un «francotirador» significa eso: con esta velocidad de intercambio es impensable operar de manera continúa, por lo que se debe seleccionar cuidadosamente el 'timing' y los niveles para mantener el control de la operativa y de nosotros mismos, o si no nos convertiremos en protagonistas de la novela de García Marquez 'Crónica de una muerte anunciada'.

Para aquellos que practican el 'scalping', como yo, esto es vital: no es una coincidencia que aplico en mi trading un concepto necesario, escrito por Sun Tzu en el 'El arte de la guerra': «Toda batalla debe ser ganada ante de ser librada».

Trabajando en los índices, especialmente S&P y Dax, es crucial que tengan niveles y áreas claras antes de que abra el mercado. En mi opinión, el 70 por ciento del trabajo del trader se realiza antes de abrir el mercado, llegar a una apertura sin tener claro lo que puede ocurrir tanto al alza como a la baja conlleva riesgos operativos significativos, como la sobreoperativa y caídas emocionales que son muy difícil de gestionar. 

Puntos clave de la manipulación

Lo primero que hay que entender es que los operadores institucionales, cuando quieren entrar, llegan directamente al mercado. Golpear el mercado significa ingresar o salir directamente a los precios de ese mercado, por lo que si el ASK (precio máximo de compra) se golpea, el precio subirá, y viceversa si se golpea el BID (precio máximo de oferta), bajará.

Es espontánea la observación de que, si alguien compra, alguien (necesariamente) debe vender. Es cierto, pero quien permanece a la espera de ser golpeado, no es una parte activa del mercado. Además podemos llegar a ver una parte de la manipulación, no la totalidad. Los flujos de datos retails no cubren todo el mercado, ya que los costes son muy altos y es difícil acceder.

El segundo punto se refiere a la posición. Cuando operan manos fuertes, el mercado a menudo no cambia su dirección. Para ser más claro, las manos fuertes se ocupan del inicio del movimiento o antes de su agotamiento. El resto de los participantes del mercado hacen el «trabajo sucio», a menudo contrario a los volúmenes institucionales.

La última consideración dice que el inversor institucional construye la posición montando y desmantelando los contratos. Este es un punto cardinal. Las operaciones de las manos fuertes no son «un disparo» y se construyen de acuerdo con la estructura del subyacente. Observamos dos ejemplos: 

En el gráfico número 1 vemos el mini S&P500 en base diaria, la caída desde octubre del 2018 hasta la inversión del 26 de diciembre 2018. Después del primer «shakeout» o sacudida brusca a la baja, el precio crea un rango bien definido aunque con fuerte volatilidad, hasta volver a caer con fuerza.

Casi imposible detectar la primera parte de la inversión, ya que el precio seguía subiendo desde mayo sin parar. Frente a la primera acción de la mano fuerte, el retail queda desconcertado. No os preocupéis, nadie puede preverlo, a menos que seáis los manipuladores. Es interesante averiguar el primer aumento de volumen, que nos indica sin ninguna duda el cambio de tendencia. Ahora viene la parte más difícil. Fuerte volatilidad con subidas y bajadas continúas, la tendencia queda claramente bajista. Y seguirá hasta cuando no haya una señal clara de inversión. Todos quieren adelantar el retroceso pero nadie entra en tendencia. Una regla que nunca tenéis que olvidar es la de Charles Henry Dow: «La tendencia está vigente hasta su sustitución por otra tendencia opuesta».

Observad con atención cómo casi al final de la caída empiezan a subir los volúmenes; la formación de un clímax nos dice claramente que hay un cambio de tendencia. Adelantarlo es muy peligroso, se entra solo cuando está claro el giro. Ocurrido el cambio, los volúmenes disminuyen y la tendencia continuará. Recordando que si no recuperamos las zonas volumétricas más altas, difícilmente podremos ver nuevos máximos. 

Gráfico 1

Otro ejemplo, en el gráfico 2, es el futuro del Dax (Fdax) a 1 minuto; a pesar del cambio de 'timeframe' o marco temporal, nada ha cambiado. Golpeando ciertos puntos se mueve la tendencia a la baja, luego compran en la caída y se vuelve a girar. Y siempre antes que la tendencia se cumpla.
En fin, utilizar esos principios a través del CFD antes de entrar directamente con futuro permite un mejor trading, porque nos dará el tiempo de entender las reglas de los market makers.

Gráfico 2

Giancarlo Prisco: Trader. Colaborador de Admiral Markets. @GiancarloPrisco

publicidad
publicidad