Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

análisis técnico

¿Podrá seguir el Dax con la remontada?

Finanzas.com

Joaquín Robles: Cualquier rebote difícilmente irá más allá de los 11.500-11.700 puntos»

Las bolsas siguen muy de cerca la posibilidad de que se produzca una desaceleración económica a nivel global, que fue el principal factor que precipitó la fuerte corrección de finales del año pasado. A pesar que también hay otros eventos de gran relevancia como las negociaciones del 'Brexit', la guerra comercial y el cierre parcial del Gobierno norteamericano, el empeoramiento paulatino de las perspectivas económicas continúa siendo la mayor amenaza de los inversores.

Aun así, el Dax alemán ha logrado iniciar el año con una rentabilidad superior al 7 por ciento impulsado por el optimismo de los inversores. Es posible que durante el primer trimestre del año se puedan solucionar parte de los principales focos de tensión para las bolsas, algo que tendría una reacción positiva, y que se podría extender hasta el primer semestre. Sin embargo, seguimos pensando que como los datos macroeconómicos continúen empeorando, la renta variable podría invertir su comportamiento en el segundo tramo del año. El pasado mes de enero, la producción industrial en Alemania cayó por debajo de la barrera de los 50, que muestra una contracción, el dato más bajo desde 2013. El selectivo alemán tiene un alto componente industrial dentro de su composición, lo que hace que este dato se convierta en una amenaza en el medio plazo.

El Dax ha seguido la estela de los índices norteamericanos, y desde principios de año ha experimentado un rebote que le ha llevado hasta niveles del pasado mes de octubre. Sin embargo, también podemos observar los primeros síntomas de debilidad, con indicador estocástico perdiendo fuerza y divergencias activas en el MACD en diario. En este sentido, debemos destacar, por otra parte, el comportamiento del precio, en el que la directriz principal que une todos los máximos descendentes sigue siendo claramente bajista. 

La formación de vuelta que dibuja, cuyo objetivo aún no se ha alcanzado, apunta a medio-largo plazo a un ambicioso objetivo bajista alrededor de la zona de los 9.850 puntos. En el más estricto corto plazo, fijamos la zona de los 11.000 puntos como primer soporte de relevancia, siendo conscientes de que podría haber rebotes puntuales al alza, difícilmente superando cotas de 11.500-11.700 puntos.

En conclusión, a pesar del buen inicio de año, el índice alemán continúa dibujando una figura técnica de carácter bajista. La estrategia que parece más interesante para llevar a cabo es buscar impulsos bajistas en esos niveles de resistencia, hasta el primer soporte de gran relevancia en torno a los 11.000, a no ser que antes de alcanzar los 11.700 el Dax pierda este primer soporte en torno a los 11.000 puntos.

Sergio Ávila: Cerrar por debajo de los 11.000 supondría perder la directriz alcista

Antes de entrar en materia y analizar cómo se está comportando el índice más importante de Alemania, me gustaría hacer un repaso al contexto en el que nos encontramos.

El pasado 30 de enero, el gobierno alemán recortaba su previsión de crecimiento para 2019 hasta el 1 por ciento del PIB desde el 1,8 por ciento previsto, indicando que la economía germana había evitado en 2018 entrar en recesión técnica por muy poco.

Este nuevo escenario marcado desde Alemania viene tras ver cómo el FMI rebajaba el pronóstico de crecimiento a nivel global en un entorno de incertidumbres elevadas por la desaceleración económica global, provocada por una guerra comercial que por el momento no termina, a pesar de que Trump y Xi Jinping se reunieron en el G20 y se pusieron de fecha límite el 1 de marzo para llegar a un acuerdo que hasta ahora no se ha materializado y que tendrá una nueva oportunidad para ello el 27 y 28 de febrero, cuando se reúnan los presidentes de EEUU y China.

De momento, mientras todo siga como está, la economía de la zona euro comienza a mostrar síntomas de sufrimiento. El último dato del PIB publicado el 31 de enero ha sido del 1,2 por ciento, cuando se esperaba un crecimiento del 1,6 por ciento; en Alemania, el PIB del tercer trimestre de 2018, fue negativo por primera vez desde 2014. El PMI manufacturero se contrajo en enero por debajo de 50, lo cual es una señal negativa que podría pesar sobre el crecimiento del país que se ve afectado por los aranceles a los automóviles que implantó EE.UU. y veremos si entra en recesión cómo ya lo ha hecho Italia. Aún así, 2019 ha comenzado muy bien para el mercado europeo en su conjunto. El Dax comenzó a rebotar en lo que se puede denominar un rally de «Papa Noel», que empezó el 26 de diciembre y que por el momento se mantiene vigente. En primera instancia, superó al alza el 10 de enero la directriz bajista más acelerada, de la tendencia bajista que tenía lugar desde el 28 de septiembre de 2018.

La superación, de dicha directriz ha llevado al precio hacia el nivel de resistencia R1, que nos marca el indicador de puntos pivotes en horizonte temporal mensual, nivel que se ubica en los 11.324,2 puntos, y desde el cual, ha perdido posiciones. Dicho nivel también coincide con el 50 por ciento de Fibonacci de la caída que, como comentábamos, comenzó el 28 de septiembre, por lo que deberíamos considerar este nivel como la resistencia principal.

A muy corto plazo, en las últimas sesiones, si nos fijamos en los precios de cierre generados en gráfico diario desde el pasado lunes, nos encontramos lo que podría ser una bandera alcista, que se confirmaría de ver un cierre diario por encima de la parte alta del canal que se puede observar en el gráfico. De ocurrir este escenario, el primer objetivo de subida volvería a ser los 11.324,2 puntos y en caso de superarlo, tendríamos la siguiente directriz bajista que surge uniendo los máximos decrecientes generado el 14 de junio y el 27 de septiembre de 2018 y que estaría en niveles cercanos al 61,8 por ciento de Fibonacci, en el entorno de los 11.600 puntos.

El escenario más pesimista y a priori, menos probable, sería ver un cierre diario por debajo de los 11.000 puntos, esto supondría la perdida del mínimo generado el 22 de enero y conllevaría consigo una pérdida también de la directriz alcista del rebote en que se encuentra en índice desde finales de diciembre. De ser así, los 10800 puntos, serían el objetivo de caída (nivel de punto pivote en periodo mensual).

publicidad
publicidad