16 de Febrero, 16:52 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Bolsa

Dividendos: ¿es buena idea ir a su caza y captura?

Las caídas de la bolsa elevan la rentabilidad por dividendo del Ibex, con Mediaset a la cabeza, superando el 10 por ciento

La búsqueda del dividendo es una estrategia con adeptos y detractores. Para algunos, es un modo de lograr rentabilidad en momentos de inestabilidad y escasez de oportunidades, como ocurre ahora. Para otros, la remuneración al accionista debe ser un complemento pero nunca el objetivo de una inversión. Lea y saque sus propias conclusiones.

El dividendo es esa palabra que suena a maná para los inversores, la parte de los beneficios que se distribuye periódicamente entre los accionistas. De hecho, existe una estrategia clásica que consiste en componer una cartera con las compañías que realizan los pagos más abultados. Precisamente, hay quien defiende que podría tratarse de una buena opción para el momento actual, caracterizado por la escasez de rentabilidad y la falta de oportunidades claras en los mercados, sumidos en la volatilidad más absoluta. Especialmente, teniendo en cuenta la subida de la rentabilidad por dividendo que ha experimentado el Ibex 35 tras las fuertes caídas bursátiles vividas en la parte final de 2018. Así, nueve valores están cotizando con rentabilidades por dividendo por encima del 5 por ciento, todas las 'blue chips' están en esos niveles y valores como Mediaset han llegado a situar su rentabilidad por dividendo en el 10 por ciento. «Me parece una buena estrategia. Particularmente, en un entorno de incertidumbre sobre el crecimiento económico. Las compañías defensivas que pagan un buen dividendo tienden a tener un mejor comportamiento que el mercado en este tipo de contexto. Además, como todo apunta a que vamos a seguir con inflación y tipos bajos, sigue siendo una opción de inversión atractiva», opina Nicolás López, de MG Valores.

Antonio Aspas, socio de Buy & Hold, está de acuerdo: «Hay estrategias de este tipo centradas en comprar compañías con dividendos sostenibles como, por ejemplo, una que se llama 'dividend growth investment', que han arrojado una mejor evolución que la bolsa, en general». En este sentido, Aspas recuerda un factor que los inversores a veces no tienen en cuenta: «Si miras el gráfico del Ibex sin dividendos, el selectivo está más o menos en los mismos niveles que hace diez años. Pero, si tuvieras en cuenta los dividendos, el inversor ha ganado un 40 por ciento porque ha ingresado un 4 por ciento de dividendo anual. Es como si yo, al comprar un piso, solo contase la rentabilidad de la compra-venta y no la del alquiler».

Sin embargo, también hay analistas que descartan poner el foco en el dividendo. «Es cierto que una rentabilidad del 5 por ciento es muy jugosa si la comparamos con unos tipos de interés al 0 por ciento. Pero el dividendo tiene que ser accesorio para una decisión de inversión. Porque te da igual que un valor pague el 5 por ciento si luego baja el 30 por ciento en bolsa», opina Jesús de Blas, de Bankoa Crédit Agricole, quien recuerda que en la lista de los valores con mayor rentabilidad por dividendo actual hay de todo: desde los que peor se han comportado en 2018 (por ejemplo, los bancos) hasta los que mejor lo han hecho (las eléctricas). De hecho, el valor que ahora mismo ofrece una mayor rentabilidad por dividendo, Mediaset (nada menos que el 10,2 por ciento), se despeñó el año pasado un 41 por ciento y el mercado ya está descontando que podría recortar el pago al accionista, según Aspas. 

Dividendos sostenibles

Por eso y aunque descarta que vayamos a ver muchos recortes de dividendo en el futuro próximo, De Blas insiste en que «la historia ha enseñado que los dividendos, por muy sostenibles que parezcan, no dejan de ser un porcentaje del beneficio y, si éste baja, pueden recortarse o desaparecer por completo, como ha pasado en los últimos años». «Incluso, desde el punto de vista empresarial, mantener dividendos tan elevados no tiene mucho sentido», insiste De Blas.

Precisamente para evitar ese tipo de sustos, Aspas explica que hay que tener en cuenta la sostenibilidad del dividendo además de su volumen. En este sentido, hay que optar por compañías que lleven muchos años repartiendo o aumentando el dividendo. En segundo lugar, se debe examinar el porcentaje de beneficio que se reparte entre los accionistas. «Si una compañía gana 100 y reparte 50, el dividendo es sostenible. Si gana 100 y reparte 120, no», dice. Nicolás López también se manifiesta en este sentido: «Para elegir acciones por dividendo, hay que fijarse en compañías estables, defensivas, con modelos de negocio que no se vean demasiado afectados por los vaivenes de la economía y con comportamientos en bolsa más o menos estables. En bolsa española, básicamente las eléctricas y telecos».

Sin embargo, tampoco hay consenso unánime respecto a los valores que los expertos elegirían al apostar por esta estrategia. Aspas sí invertiría en las citadas eléctricas por la sostenibilidad y predictibilidad de su dividendo. En cambio, recuerda que Telefónica tiene una abultada deuda que ya le ha hecho recortar su dividendo en el pasado. Asimismo, le gusta Repsol por su bajo nivel de deuda e incluso los bancos, que podrían «mejorar o mantener el dividendo». 

Por su parte, De Blas, sí apostaría por los bancos, tras las fuertes depreciaciones (aunque no entraría únicamente por el tema de los dividendos). «El panorama lo tienen complicado pero el castigo ha sido muy importante. Han bajado en torno al 30 por ciento y ese escenario negativo está descontado. No es un sector que hay que desechar porque sí. Todo tiene su precio», dice. Asimismo, De Blas también «miraría» Repsol después de las caídas vividas, con la vista puesta en la zona de los 17 euros, nivel en que «vendería la posición, haya cobrado el dividendo o no». Y, contrariamente a lo que piensan otros analistas, De Blas descartaría las 'utilities' a pesar del dividendo», porque han subido mucho.

Invertir en dividendos a través de fondos

La rentabilidad por dividendo también puede ser una buena estrategia para los inversores que prefieran invertir a través de fondos en lugar de hacerlo de manera directa. «Lo importante es que sean fondos bien gestionados, con unas comisiones más bajas que la media y centrados en empresas de todo el mundo en las que el dividendo sea consistente. Un par de nombres pueden ser el BL- Equities Dividend y el DWS Top Dividend LC», apunta José María Luna, de Arquia Banca.

Si te interesó este tema, quizá te puede interesar:

¿Qué fondos son los que mejor aprovechan los dividendos?

Invertir en acciones con dividendos crecientes: ventajas e inconvenientes

publicidad
publicidad