19 de Enero, 22:32 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Bolsa

¿Hay mimbres para un 'rally' de Navidad en lo que queda de año?

Los expertos no descartan un rebote tras las fuertes ventas registradas durante los últimos dos meses y medio del año

El nefasto comportamiento de las bolsas en 2018, acentuado durante los últimos dos meses y medio, hace que muchos inversores estén soñando con el tradicional 'rally' de Navidad para tratar de maquillar las pérdidas anuales pero, ¿hay mimbres para que se produzca el ansiado impulso en las dos últimas semanas del año?

En general, los expertos coinciden en señalar que no es descartable. «El mercado ha caído tanto que el 'rally' entra dentro de lo posible, aunque sea un mero rebote. Además, da la sensación de que se han estabilizado un poco los problemas que han motivado las caídas (el Brexit, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la situación presupuestaria italiana y la posibilidad de una ralentización económica). A lo mejor, eso es suficiente para propiciar un rebote», explica Nicolás López, de MG Valores. En concreto, las noticias que han favorecido la reducción del nerviosismo son las siguientes: China yEstados Unidos han sellado una tregua de 90 días en el conflicto comercial, Italia se ha comprometido a presentar unos nuevos presupuestos que incluyan una moderación del gasto y la primera ministra británica, Theresa May, ha superado una moción de confianza interna, lo que aleja la posibilidad de un Brexit «duro». Asimismo, los datos macroeconómicos siguen pintando una ralentización, pero no la recesión que están descontando los mercados, tal y como recuerda Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank España. «Si tenemos jornadas como la del miércoles pasado, con buenas noticias en todos los frentes, se dan todos los condicionantes para ese 'rally'», opina Jiménez-Albarracín al respecto.

No será un 'rally' generoso

Sin embargo, los especialistas descartan que vayamos a ver un 'rally' generoso de los que salvan el año. Más bien, se va a tratar de un rebote o de su versión de pequeño tamaño: un «rebotillo». Así lo explica Víctor Peiro, director de Análisis de GVC Gaesco Beka: «Puede ser que haya cierto rebote en los sectores más sobrevendidos, como bancos y algunas cíclicas. Pero no va a ser demasiado importante. Va a servir para recuperar algo de lo que hemos perdido en el año. El Ibex está un 11% para abajo. Podemos terminar con un 8% de pérdidas. Es decir, tres puntos menos. Pero será probablemente un rebote limitado por las dudas que hay sobre la economía. O sea, rebote sí, pero limitado y con volatilidad».

Lo mismo opina Jiménez-Albarracín:«Las revisiones de crecimiento, aunque están siendo a la baja, siguen pintando un panorama mundial que no tiene nada que ver con la recesión que descuenta el mercado. Y el apoyo de los bancos centrales parece que va a seguir siendo el mismo. Por eso, todo apunta a que las bolsas deberían estar más altas. Pero el problema es que llevamos dos meses de pesimismo, de noticias negativas y de volatilidad que hacen difícil que las bolsas cojan una clara tendencia alcista».
Otro problema, según los analistas, está relacionado con el hecho de que venimos de un entorno tan bajista que, si el mercado empieza a subir, no vamos a poder determinar si la recuperación es consistente hasta pasado un tiempo, según López.

Entonces, ¿qué debería suceder para averiguar si el rebote tiene consistencia y marca un cambio de tendencia? Según López, las bolsas deberían superar ciertos niveles de resistencia. En el caso del Ibex, resulta clave la superación de la zona de los 9.400 puntos, cuya superación «arrojaría una cierta señal de fortaleza del mercado», que significaría que se estaría «rompiendo» la estructura bajista de los últimos meses. «Porque, desde el punto de vista del análisis económico, no hay nada tan negativo como para impedir un rebote. Lo que hay es desconfianza del mercado, de que las cosas se pueden torcer en los próximos meses. Y esa confianza se puede recuperar sin más. Encima, si los datos europeos ayudan un poco, el mercado podría empezar a recuperar», argumenta López. 

Un factor clave que podría impulsar o frenar ese 'rally' es la reunión que la Reserva Federal estadounidense celebrará los próximos 18 y 19 de diciembre. «Toda la caída de la bolsa americana comienzó el 21 de septiembre, cuando la Fed dijo que, no solo va a normalizar los tipos, sino que va a hacer política monetaria restrictiva. Después de eso, el entorno del presidente, Jerome Powell, le ha intentado quitar hierro. Pero sería muy bueno que en la reunión se viera que se descartan algunas de las subidas previstas para 2019. Por ejemplo, la de marzo. También vendría bien cualquier comentario en el que se diga que, a pesar de que la economía va muy bien, no se van a tomar decisiones de la política monetaria hasta que no se resuelvan las presiones comerciales y la tensión en Europa», asevera Jiménez-Albarracín.

Los ganadores del 'rally' 

En todo caso, en el supuesto de que se produjera el deseado 'rally', hay algunos sectores que se beneficiarían especialmente, según los expertos. Entre ellos, destaca el de la banca: «Ha sido la gran penalizada, principalmente por la incertidumbre creada por la polémica del Supremo sobre los impuestos de las hipotecas. También le ha perjudicado la exposición de BBVA y Santander a Brasil, Argentina y Estados Unidos. Tiene unos PER muy interesantes y viene de haber tocado suelos históricos, pues la caída media es del 25% anual en los grandes valores», dice Darío García, de XTB. 

Peiro hace declaraciones en el mismo sentido: «Hay que estar en los sectores muy castigados, como bancos, telecomunicaciones y algo de consumo, que también estuvo muy penalizado durante el año. Las empresas industriales como Acerinox o Arcelor no van a rebotar mucho y las defensivas pueden quedarse un poco atrás porque han subido bastante».

En todo caso, hay quien opina que no hay que fiarlo todo a estos valores en un momento de tanta inestabilidad como el actual: «Lo mejor es tener una cartera diversificada porque, si hay un rebote, lo que más sube es lo que más ha caído y lo que más riesgo tiene. Pero eso no quiere decir que uno tenga que ir jugándosela con cosas de ese tipo.

En el mercado hay las suficientes dudas, llevamos en un entorno bajista el tiempo suficiente como para no mantener la cautela. Por eso, es mejor tener una cartera diversificada, tanto en sectores como internacionalmente», avisa López.

Lo mismo opina Jiménez-Albarracín: «Yo, ahora mismo, al inversor que no sea muy arriesgado le recomendaría que se estuviera quieto», dice.
Otra opción para el que esté invertido ahora mismo es aprovechar el supuesto rebote para cerrar posiciones:«Tal y como están los mercados, mucha gente lo que está es atrapada. Compraron hace un mes y no hemos recuperado ese 25% de caída. Lo que van a hacer esos inversores va a ser cerrar posiciones», dice García.

publicidad
publicidad