18 de Octubre, 20:52 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

BANCA TRIBUNALES

El TS rechaza reintegrar preferentes a exdirector de sucursal de otra entidad

Agencia EFE

El Tribunal Supremo (TS) ha rechazado devolver la inversión en participaciones preferentes a un cliente de Noxacaixagalicia, al entender que la profesión de éste, que había llegado a ser exdirector de sucursal en una entidad distinta, le hacía conocer los riesgos de los distintos mercados financieros.

En una sentencia conocida hoy, la sala de lo Civil estima el recurso interpuesto por Abanca, heredera del negocio de la extinta Caja gallega, y descarta que en la comercialización del producto se produjera error en el consentimiento alguno en tanto que el demandante estaba lo suficientemente capacitado como para superar el llamado "test de conveniencia".

Así pues, el banco no tendrá que reintegrar la cuantía de las cuatro compras de participaciones preferentes realizadas por el cliente en 2010, en contra de lo dictado previamente por la Audiencia Provincial de Las Palmas, la cual sostenía en su fallo que se habían incumplido los deberes de información, al no acreditarse que el afectado conociera los riesgos de un producto "complejo".

En este sentido, la segunda instancia no entendía relevante el "mero hecho de que, antes de su jubilación, hubiera trabajado en una entidad bancaria en una época en que no se comercializaban" las preferentes.

Argumentos que ahora rechaza el alto tribunal, que si bien admite que no hay constancia de que la Caja informara de las características de la operación con carácter previo, ello no determina la nulidad de los contratos de compra teniendo en cuenta la experiencia del cliente y sus manifestaciones en el test de conveniencia, que "evidenciaban que conocían lo que adquirió".

De igual modo, subraya que el demandante fue director de una sucursal del Banco Santander desde 1999, en un tiempo en que empezaba la comercialización generalizada de productos financieros complejos.

Por todo ello, concluye la sala, aunque no hubiera habido prueba suficiente de que la entidad había proporcionado suficiente información sobre la naturaleza de estas participaciones y sus riesgos, "el cliente lo conocía", razón por la que "el consentimiento que prestó en las cuatro adquisiciones no estaba viciado de error invalidante".