21 de Junio, 13:59 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

entrevista

Josep Codina: "En el trading no existen atajos, el que quiera tardar poco es carne de cañón"

"Quien quiera tardar poco en ser consistente es carne de cañón, en el trading no existen atajos", dice en esta entrevista Josep Codina, colaborador de INVERSIÓN desde hace más de veinticinco años. Nuestro experto tiene claro qué se necesita para sobrevivir en esta jungla, disciplina, paciencia, dominio de la técnica y no dejarse llevar por los cantos de sirena. Se puede llegar a vivir del trading, pero es un proceso lento que lleva años.

¿Cómo empezó en los mercados?

Empecé de rebote y por casualidad. En el año 1982, estudiando informática, el gestor de mi padre me enseñó unas hojas de papel milimetrado donde apuntaba las cotizaciones de los valores de corros. Me pidió si le podía hacer un programa para llevar los gráficos, fue un poco primitivo, pero a partir de ahí me pasó unos apuntes de un alemán que tenía «la bola de cristal» para la bolsa, Heinz Peter Tornes. Sin Amazon ni internet ni nada que se le pareciera, conseguí que me trajeran de EE.UU. la biblia de chartismo, el libro de Edwars-Magee. Me forme de manera totalmente autodidacta hasta que pude hacer un curso con Santiago de Irala en el año 87. En aquel entonces formaba parte del club de bolsa de la facultad de Empresariales de la Universidad de Barcelona y realmente allí tomaba mis primeras decisiones de inversión de forma real. Logramos convertir una aportación de 5.000 pesetas de la época en 55.000 y gracias al curso y al análisis chartista nos libramos del crack del 87.

¿Cuál es tu rutina diaria?

Tú lo has dicho, es una rutina. Cuando estoy haciendo trading de forma dedicada, sólo estoy a ello y no hago ninguna otra actividad que no esté relacionada. Me levanto a la misma hora, hago exactamente lo mismo, baño, desayuno, lectura y consulta de información de las mismas fuentes y a la misma hora. Preparo la sesión con análisis en temporalidades mayores de los índices, divisas y bonos, estoy atento a la preapertura y al tajo. Las primeras horas son las más productivas. Después ya me dedico a estudiar o escribir hasta los datos de las 14:30 y la apertura americana para estar otro poco rato de operativa, y poco más. Aunque uno pueda ir siguiendo los mercados es muy difícil un día tras otro lograr mantener la concentración adecuada durante muchas horas.

¿Eres más de trading intradía o de 'swing trading'?

De intradía al 100 por cien. No hago swing trading. Siempre me voy a dormir con lo ganado o lo perdido en la sesión. Pero esto es desde hace algunos años, porque cometer todos los errores posibles de manual los he cometido, e irme a dormir con posiciones abiertas perdedoras también, y eso que era ir en contra de mi filosofía de trading. Como herramientas sigo muchos patrones de precio, pero usando representaciones de tics como base operativa frente los minutajes habituales, con gráficos de velas y Heikin Ashi como indicadores. Osciladores tengo propios desarrollados (gaussianos), y me manejo con el estocástico y el Koncorde de Xavier García (@blai_5) pero con patrones y formaciones.

Se está vendiendo que con el trading se puede ganar mucho en poco tiempo. ¿Qué opinas?

Es una lacra con la que toca convivir. La mayor de las aberraciones. Las redes sociales e internet han sido un gran avance para difundir, extender y compartir conocimientos a todos los niveles, pero ello ha dado pie a que haya quienes se puedan aprovechar. Se captan a personas con necesidad y se vende esta idea de que el trading es fácil y que se puede ganar rápido. Y esa es la mayor falacia que existe. En el trading no hay atajos que valgan. No se puede leer un libro de un vendehúmos, o asistir a un curso de unas horas, o formaciones gratuitas que muchos brókeres dan. Es construir una casa por el tejado. Empezar por lo más complicado. Nadie debería estar haciendo trading sin haber pasado unos años de inversor y haber adquirido conocimiento de los mercados y de uno mismo.

¿Se puede vivir del trading? ¿Con cuánto capital?

Rotundamente sí. Pero no todo el mundo es capaz de conseguirlo y mucho menos en un periodo de tiempo corto. El proceso hasta lograr la consistencia en la operativa y cumplir los objetivos es largo, se extiende por años y el que quiera tardar poco es carne de cañón. En cuanto al capital, no hay una cifra mágica que garantice el éxito. Pero está claro que cuanto mayor sea el capital, menores exigencias se autoimpondrá el trader y reducirá los riesgos. Lo que sí tengo claro es que con una cuenta de 5.000-10.000 euros no se puede vivir del trading. Es de sentido común, de expectativas y de hacer las cuentas con un poco de cabeza. Ahora bien, se puede intentar aprender de forma real con esos importes, incluso con algo menos. El trading es tan complicado que se pueden hacer las cosas bien y estar perdiendo dinero, y eso no ocurre en ninguna otra profesión. Y por eso es tan difícil y tiene ese componente psicológico y de control de las emociones que hace que no todo el mundo pueda tener éxito.

¿Qué prefieres, Fibonacci, Elliott o unas buenas medias móviles?

Elliot no lo utilizo, pero no voy a ser talibán demonizando a quien lo use. A mi no me aporta en mi operativa y por tanto lo descarto. De Fibonacci, lo utilizo para tener referencias de niveles y objetivos, y también porque hay mucha gente que lo emplea, incluso máquinas y por tanto me interesa saber lo que miran o piensan los demás integrantes de mercado. Y las medias móviles también son una referencia, pero por mi tipo de operativa tampoco las utilizo más que para analizar, no para operar. 

¿Qué errores suelen matar a un trader novato?

El no tener paciencia y querer ir rápido. La sobreoperativa y el apalancamiento excesivo. No saber gestionar el riesgo ni entenderlo. No saber que tenemos un ego muy marcado y que siempre está ahí. Esto unido a la falta de conocimiento de uno mismo en relación de las propias emociones con el dinero, suele ser un cóctel explosivo para dilapidar cuentas. De ahí también que es interesante cuando se empieza, que estas cuentas sean pequeñas, para aprender de los errores.

¿Qué hace falta para ser un buen trader?

Disciplina, autoconocimiento, dominio de la técnica que más se ajusta a nuestra personalidad, y para ello desgraciadamente no existen más método que el de prueba y error. Paciencia y aprender a dominar las propias emociones. Estas no se pueden eliminar, pero hay que saber convivir con ellas.

¿Cómo afrontar una mala racha?

Las malas rachas son consecuencia de la dificultad de adaptarse a los cambios del mercado. Suelen traer consigo una pérdida de la confianza, el abandono del método y la entrada en un círculo vicioso que puede acabar con la cuenta. De ahí que sea muy importante saber nuestra racha histórica, tener un control de nuestras operaciones fallidas, en qué condiciones se producen, durante cuánto tiempo se extienden... todo es cuantificable. Y con esos datos tratar de no perder la confianza. Si a ello le unimos una gestión correcta del capital, utilizando técnicas de riesgo por posición basadas en metodologías anti martingala (es decir cuando más perdemos menos arriesgamos), podemos capear estos temporales.

¿Qué balance hace de todos estos años escribiendo en la revista INVERSIÓN?

Muy positivo. Una experiencia vital profesional que me ha permitido ser quien soy y hacerme mejor semana tras semana. Más de 25 años, desde diciembre de 1992, escribiendo todas las semanas sin haber fallado ninguna me hacen sentir un privilegiado. Haber podido estar en contacto con los lectores intentando dar una visión de mercados y de valores desde la perspectiva técnica, poniendo negro sobre blanco es un esfuerzo que te obliga a estar siempre al pie del cañón. Con aciertos y errores, que se reconocen, pero pensando que con un balance claramente decantado a los primeros, al menos por el feedback que me han transmitido en las ferias y eventos en las que hemos podido compartir cara a cara estos análisis. Además, también me ha dado la posibilidad de escribir manuales en donde exponer pinceladas de conocimiento y experiencia que he ido adquiriendo.

publicidad
publicidad