17 de Octubre, 05:21 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

análisis técnico

Ibex: Prepárese para la FED, el BCE y la cuádruple hora bruja

Ahí es nada, a partir del miércoles tiene la seguridad de que no va a aburrirse. Podríamos decir que la sesión de ayer y la de hoy representan a la calma antes de la tempestad. Cuanto menos en lo que se refiere a volatilidad seguro. Ayer, tenía que salir antes de la apertura de los mercados el ministro de economía italiano a la palestra para calmar la tensión sobre el bono de referencia a 10 años italiano que se colocaba en el 3,15 y de momento las palabras son suficientes. No obstante, el mercado espera con ansias las palabras de Mario Draghi para desgranar si el QE del BCE terminará en septiembre o se extenderá cuanto menos hasta final de año y su reducción gradual.

Es de esperar que en medio de una tormenta en la que Italia está en el punto de mira, las palabras de Mario Draghi deben ir en línea del mantenimiento no solo hasta final del año sino el tiempo que sea necesario. Cualquier mensaje que no sea ese será tomado muy negativamente por el mercado.

No obstante, la fiesta de la volatilidad comenzará antes, concretamente el miércoles con la más que probable subida al 2 por ciento en el tipo de intervención por parte de la Reserva Federal estadounidense. Y no por esperado dejará de ser una sesión volátil porque de nuevo, el mercado intentará leer entre líneas para averiguar las intenciones de la FED en cuanto a las prisas por seguir subiendo tipos.

Por último, tenemos el vencimiento de futuros y opciones que tendremos en índices y valores en todos los mercados, lo que genera el fenómeno conocido como la cuádruple hora bruja. Desde esta tribuna ya hemos dejado claro que los 9.700 puntos es el imán al que los precios tenderán junto con su barrera superior en los 10.100 puntos e inferior en los 9.500. Así, que de momento nos encontramos en el punto medio del rango superior y todo el colchón que construyamos desde los 9.700 puntos es bien recibido.

Trepidante segunda parte de semana la que nos espera, y en la que sin duda tendremos un aumento de volatilidad centrado en torno a la cita con el BCE.

Y es que la excesiva deuda que soporta Italia es muy preocupante para los mercados y expone a Italia al ataque de los hambrientos hedgefunds que no dejan de buscar de dónde pueden sacar tajada.

Y es que Italia soporta una deuda del 132 por ciento del PIB y su economía no es capaz de crecer por encima del 1,5 por ciento. Suculenta carnaza para los hedgefunds si no fuera porque el BCE continúa con su programa de compra de deuda, de ahí su importancia. Además, Italia aglutina la cuarta parte del total de los créditos dudosos de la Eurozona y eso son 224.000 millones de euros. Así que, sin poder seguir el ritmo del crecimiento europeo, terriblemente endeudados y con una tasa de desempleo nada despreciable del 11,2 por ciento, necesitan por parte de Mario Draghi un mensaje alto y claro que mantenga alejados a los hambrientos tiburones del tercer pedazo de carne más grande de la Eurozona.

¿Dónde puede estar el problema?

Uno de los mandatos principales del BCE es proteger a la Eurozona de la inflación y precisamente sus funcionarios valoran que ésta se encuentra muy cerca del objetivo marcado. Este es uno de los motivos por lo que el plan de compras de bonos se ha venido reduciendo progresivamente desde que comenzase en marzo de 2015 con 60.000 millones de euros mensuales. Desde inicio de este año solo está comprando 30.000 millones mensuales y tiene fecha de caducidad en septiembre de este año. El mercado necesita escuchar que se extiende cuanto menos hasta finales de año a razón de 15.000 millones mensuales para que no haya reacciones negativas.

Pero aún hay más, esta política monetaria expansiva ha llevado a que el balance del BCE haya pasado de los 1,2 billones de euros antes del comienzo de la crisis a sobrepasar los 4,5 billones de euros, mucha de esa deuda altamente tóxica y comprada a los bancos europeos. Esa cifra supone el 43 por ciento del PIB de la Eurozona, excesivamente alta si la comparamos con los 4,4 billones de dólares del balance de la FED y que representa el 23 por ciento del PIB estadounidense y sobre todo de sus efectos en los mercados bursátiles.

Así que les dejo a continuación un gráfico de la evolución del sectorial bancario europeo desde el comienzo de la crisis de deuda, sector extremadamente mimado por la expansión cuantitativa del BCE. Preste atención a la evolución desde la puesta en marcha de dicha política en marzo de 2015. ¿Qué cree que pasará en cuanto se retiren estos estímulos?

publicidad
publicidad