Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Thomas Farina, gestor del fondo Deutsche Invest I USD Corporate Bonds

«Las operaciones de fusiones y adquisiciones suponen un riesgo para el mercado de crédito»

Este gestor de DWS (Gestor del fondo Deutsche Invest I USD Corporate Bonds y co-responsable de US Credit de DWS) nos hace un hueco en la apretada agenda que le ha traído de viaje desde Estados Unidos a Madrid para hablarnos sobre su especialidad: el crédito corporativo americano de grado de inversión. 

Gestionar fondos de renta fija es muy complicado en los últimos tiempos, ¿no está de acuerdo? 

Todos los mercados tienen sus retos. Lo vimos en la crisis del crédito, lo vimos en la crisis de la deuda soberana y lo vimos hace un par de años con la caída del petróleo y las materias primas. Todas estas circunstancias han planteado retos. Ahora tenemos unos nuevos. Los bancos centrales contemplan subir los tipos, como está haciendo la Fed en Estados Unidos; y retirar los estímulos monetarios, como en el caso del BCE, que está considerando frenar su programa de compras de bonos soberanos. Cualquier mercado tiene retos por lo que la situación actual no es diferente. 

En el caso de los bancos centrales, ¿cómo afronta ese riesgo? 

Tenemos un conocimiento profundo sobre lo que la Fed está tratando de lograr y creemos que tratará de ser más programática de lo que actualmente anticipa el mercado. En cuanto al BCE, creemos que comenzará a retirar los estímulos cuantitativos entre el tercer y cuarto trimestre del año. En general, creemos que vamos a entrar en un periodo en el que se van a ralentizar algunas de las políticas acomodaticias de estímulos monetarios y vamos a trasladarnos hacia un entorno más convencional de política monetaria. Esto va a suponer algunos retos pero es pronto para saber si vamos a pasar a un entorno de política monetaria más convencional en el corto plazo. 

En cuanto a la estrategia, ¿cómo invertir en este entorno?

La filosofía de inversión de este fondo está centrada en bonos corporativos de grado de inversión, no en bonos soberanos. Investigamos mucho e invertimos en activos basándonos en sus fundamentales de crédito. Estamos centrados en eso y continuaremos haciéndolo para invertir y lograr rentabilidades.

Pero, si suben los tipos, sube el coste de la deuda y eso también afecta a los emisores corporativos.

Correcto. Pero si los tipos suben es un reflejo de que las perspectivas económicas estadounidenses están mejorando y eso es positivo. Además, aunque los tipos suban, seguirán estando en niveles muy bajos. Si sumas 50 puntos básicos o incluso 100 a los niveles actuales, estos siguen estando en un nivel bajo desde una perspectiva histórica. Los tipos todavía están bajos y deberían permitir financiar las estrategias de crecimiento de las empresas.

Otro problema es que la rentabilidad y la liquidez en los mercados de renta fija son bajas.

La liquidez ha cambiado en los últimos 10 años después de la crisis de crédito pero creemos que el mercado americano corporativo de grado de inversión es muy líquido y la situación actual no nos impide para nada gestionar nuestras carteras y facilitar la entrada y la salida de flujos de nuestros clientes en el fondo. 

¿Cómo valora el riesgo de la divisa actualmente?

Proteger a los inversores extranjeros del riesgo de la divisa está convirtiéndose en un tema importante. Hemos visto esa preocupación en inversores asiáticos y europeos que quieren entrar en deuda de grado de inversión americana. Mientras que estas preocupaciones persistan, los atributos positivos que sostienen el mercado corporativo de investment grade en dólares permitirán a los inversores ganar liquidez, rentabilidad, diversidad de ratings y vencimientos en un mercado con un tamaño de 8 billones de dólares. Podría haber un pequeño shock cuando el BCE empiece a subir los tipos que provocase una subida en los costes de la protección del riesgo de divisa. No obstante, a nuestro juicio, estos atributos justifican estar invertido en deuda de grado de inversión americana.

¿Qué sectores prefiere dentro del crédito americano?

Me gustan dos. Uno de ellos es el de los bancos americanos. Me gustan por las fuertes tendencias desregulatorias en Estados Unidos. Además, los bancos han incrementado sus niveles de capital hasta tal punto que, si hubiese una reducción, seguirían siendo mucho más elevados de lo que eran antes de la crisis. Y cualquier liberación de capital puede mejorar su rentabilidad. Y esto está ocurriendo mientras se sigue elevando la calificación crediticia de los bancos. Así que van a mejorar su rentabilidad y también su calificación crediticia. Más allá de eso, nos gustan determinadas compañías energéticas. Como consecuencia de la crisis de las materias primas de hace algunos años han hecho muy buen trabajo reestructurando sus balances y muchas de ellas también están viviendo subidas de la calificación crediticia. El riesgo crediticio está infravalorado en las compañías energéticas por lo que consideramos que es un buen sector para invertir.

Y, ¿en términos de duración?

Gestionamos la duración en relación con el universo de inversión que tenemos. En concreto, es un reflejo del Bloomberg Barclays Credit Index, que tiene una duración media de unos 7 años. No solemos hacer apuestas respecto a la duración media del índice. 

¿Qué riesgos identifica en el mercado de crédito corporativo?

La volatilidad en torno a los tipos pone a los inversores en modo pausa y dejan de invertir en esta clase de activo. Otra posibilidad es que se produjeran verdaderas señales de inflación, lo que podría causar que los tipos subieran más deprisa y provocar que hubiera flujos de salida de los mercados de renta fija, lo que afectaría al crédito. En cuanto al crédito en sí, un riesgo podrían ser las operaciones de fusiones y adquisiciones. Ahora mismo, se están haciendo de manera responsable en términos de riesgo de crédito. Pero, si eso cambia y se dispara el volumen de emisiones o si éstas provocan que se degrade la calificación de las inversiones desde grado de inversión a alto rendimiento, eso nos haría tomarnos una pausa. No es lo que esperamos pero somos cautos.

Su fondo está en negativo este año, ¿por qué se ha comportado mal?

La volatilidad asociada a los tipos de interés que hemos experimentado en el primer trimestre ha provocado que los inversores fueran cautos respecto a esta clase de activo. Pero creemos que las posiciones que tenemos ahora pueden producir retornos positivos. Es importante producir retornos estables en el largo plazo y, por eso, no vamos a entrar en pánico y vender aunque experimentemos volatilidad durante un trimestre o dos. Hacemos un análisis profundo del riesgo de crédito, invertimos para el largo plazo y creemos que esas posiciones pueden dar rendimientos en el largo plazo.

publicidad
publicidad