16 de Diciembre, 07:40 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ideas de inversión

Ventajas e inconvenientes de operar con Bitcoins

Luis García Langa

Desde hace tiempo la palabra bitcoin se ha incrustado en nuestra vidas, es de los conceptos más buscados de Google y no falta amigo, tertuliano o cuñado que aconseje comprar bitcoins. Por supuesto, a pesar de no ser un instrumento financiero como tal también se ha colado en los despachos de analistas y asesores financieros y copa muchas de las consultas de personas que quieren aprender a operar en este activo, llámese 'currency' o 'utilitie'.

Precisamente este artículo quiere tratar sobre las ventajas e inconvenientes de la operativa de trading en bitcoins, es decir, no de la búsqueda de la inversión del siglo esperando que se revalorice exponencialmente en unos años, sino del especulador que busca comprar y vender en un espacio de tiempo determinado, desde intradía a semanas (realmente el que lo hace a años también especula y no invierte, pero de esta forma es más fácil que se entienda).

Ventajas

1.- Es otra herramienta más: Puede quedar algo simplista decir que una de las ventajas es que proveen al especulador de nuevas alternativas a las tradicionales, desde acciones a divisas, pasando por índices o materias primas. La diversificación es casi una necesidad, y si bien es cierto que para el trader que opera intradía difícilmente va a tener operaciones abiertas de más de un activo, de hecho prácticamente se centran en uno y se especializan en él, sí les da la opción de incorporarlo en sus estudios y poder valorar si sus herramientas se adaptan a él. Para los que hacen swing trading a días o semanas sí les permite algo de diversificación (tampoco tendrán 100 operaciones abiertas) al no estar la evolución del bitcoin correlacionada a ningún otro activo.

2.- No tiene mínimos para operar: Si no se utilizan los futuros cotizados del bitcoin no existe mínimo alguno para operar con lo que la diversificación comentada antes es mucho más sencilla.

3.- Respeta el análisis técnico: Un gráfico del bitcoin contra otra moneda no deja de ser la plasmación de los precios a los que una multitud de humanos (aunque haya máquinas, no existe todavía la inteligencia artificial) realizan transacciones. Por lo tanto los comportamientos son repetitivos también en este activo y relativamente previsibles. Hay que tener en cuenta que el análisis técnico-gráfico no es herramienta exclusiva de la bolsa, ya estamos muy acostumbrados a verlo en materias primas como oro o petróleo y no hay que olvidar que el trabajo con velas japonesas viene de los comerciantes de arroz del país nipón en el siglo XVIII.

Como se puede ver en el gráfico 1, hay herramientas que, en este espacio temporal concreto, funcionan casi a la perfección: las directrices dibujadas, tanto la alcista como la bajista, la resistencia de noviembre sirve de soporte para el retroceso o throw back posterior e incluso, aunque perforada puntualmente, también es suelo en noviembre, de forma similar a lo que lo hace la media simple de 200 sesiones o incluso los retrocesos de Fibonacci en momentos puntuales. Está claro que también hay algunos que no funcionan: la exponencial de 40 se la salta constantemente o el 61,8 por ciento de Fibonacci pasó desapercibido, pero estos «fallos» los encontraremos en todos los gráficos que se analicen.

Inconvenientes

1.- Plataformas: A pesar del lanzamiento en el mercado de Chicago del futuro sobre el par bitcoin contra dólar, la mayoría de pequeños especuladores utilizan plataformas no reguladas que dan problemas reales a los que no están acostumbrados los especuladores en mercados financieros. Normalmente no hablo en primera persona en este tipo de escritos, pero ahora lo voy a hacer: como considero que para analizar una operativa hay que haberla probado, también hice una compra de bitcoins y me encontré con los problemas de este tipo de plataformas: aparte de los costes proporcionalmente altos, no pude vender cuando quise, de hecho pasaron dos días hasta que conseguí ejecutar la compra debido a la saturación de la plataforma. Aunque no lo sufrí en mis propias carnes, también existe el riesgo de la seguridad de estos portales al no estar regulados ni supervisados por CNMV o el Banco de España o sus homólogos de otros países. De hecho esta desregulación provoca, entre otras cosas, que dependiendo de la plataforma veamos unos precios u otros:

El gráfico 2 es el que ofrece la plataforma Coinbase y en el se pueden detectar diferencias respecto al mostrado anteriormente de Bitfinex: A.- Precio a cierre (04/03/18): 11.156 vs 11.188. B.-Máximo histórico (18/12/2017): 19.202 vs 18.828. C.-Mínimo anual a cierre (06/02/2018): 7.208 vs 6.853. Aunque es cierto que en la forma, e incluso en algunos días, los precios son similares, también lo es que cuando ha habido tensión (por ejemplo en máximos o mínimos) la diferencia ha sido sustancial.

2.-Volatilidad: Operar de forma intensa en activos de mucha volatilidad es complicado, los stops son menos sólidos en momentos puntuales y los objetivos se pueden disparar. Aparte de lo incómodo que esto resulta en general que esto pase en plataformas que no son del todo ágiles puede provocar grandes pérdidas.

3.- El precio: Que el 'blockchain' será frecuente en el futuro es más que posible, lo que no está tan claro es que también lo sea el bitcoin, y en caso de serlo parece que su precio es desproporcionado. Estar invertido en un activo metido en burbuja de un mercado regulado y líquido, con herramientas de protección, puede dar resultado, pero en uno con las deficiencias mostradas anteriormente es jugar con fuego.

¿Quién gana? No se trata de decir si es positivo o no hacer este tipo de operativa con bitcoins, cada uno debe saber si pesan más las ventajas o los inconvenientes. Ahora bien, sí es necesario conocer los riesgos.

Luis García Langa es director de aulafinanzas.com

publicidad
publicidad