21 de Febrero, 00:39 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ideas de inversión

'Blue chips' para gestores 'value'

La filosofía del 'value investing' consiste en encontrar aquellas 'gangas' que el mercado está infravalorando. Y estos gestores las encuentran donde los ojos de un ejército de analistas no han sabido valorar correctamente.

En el mercado predominan dos tópicos: uno, que los 'blue chips' -compañías de gran capitalización, caja estable y poca deuda- están siempre caras; y dos, que los inversores 'value' solo compran valores poco conocidos, de baja capitalización, y a múltiplos muy baratos. Pero ni los seguidores de la filosofía de inversión de Benjamin Graham y Warren Buffett se decantan solo por 'lo barato' ni las estrellas de la bolsa se mantienen siempre en el podio para los analistas. Cuando los buques insignia del mercado se van a la deriva es cuando estos gestores aprovechan para comprar. Antonio Aspas, socio de Buy&Hold, lo define perfectamente: «El 'value' -el 'valor'- no es más que determinar si algo vale menos hoy de lo que valdrá mañana». Puede que simplemente analizando indicadores como el PER (el ratio entre el precio de la acción y sus beneficios actuales) una compañía parezca cara, pero si mantiene un crecimiento de doble dígito, este o se reducirá o la cotización se elevará. 

Como recuerda Pablo Martínez Bernal, responsable de relación con inversores de Amiral Gestion en España, no hay una división entre 'value' y 'growth' (crecimiento). Al contrario, están «unidos por la cadera», como lo define el propio Buffett. «El crecimiento es una variable más de la compañía que se debe analizar y no está reñido en absoluto invertir en compañías baratas con hacerlo en compañías que crecen. De hecho, es lo que un buen inversor debe buscar», defiende Martínez. 

«La filosofía de inversión 'value' busca invertir a largo plazo en compañías con un negocio sólido, comprensible, que tiene barreras de entrada que protegen su posición de mercado, que tienen alguna ventaja competitiva respecto a otros participantes, que tienen un equipo de gestión de prestigio reconocido y que añaden recurrentemente valor a las compañías que dirigen», explica Belén Aguiar, analista de gestión de Abaco Capital. Es precisamente ese foso que les brinda un modelo de negocio potente lo que atrae a los inversores. Eso sí, «los inversores deben tener un poco de paciencia», recomienda Javier Ruiz Villabrille, director de ventas para España de Flossbach von Storch. «Las acciones de calidad no se revelan en momentos puntuales, sino en el transcurso del tiempo». 

Las 'gangas' en el Ibex-35

Los gestores españoles no hacen ascos al Ibex-35. Y dentro del índice nacional, tampoco a los buques insignia del selectivo. En las carteras de los fondos de bolsa española que siguen esta filosofía de inversión coinciden nombres de compañías de gran capitalización que actualmente han perdido el beneplácito del consenso. Hablamos, por ejemplo, de Telefónica, que brilla en los fondos ibéricos de Cobas AM, azValor, Metagestión, EDM o Gesconsult. O Inditex, en vehículos de AlphaPlus (santalucía) y Andromeda Value Capital y Mapfre en Magallanes Value Investors. 

La «teleco» española es de los pesos pesados del Ibex-35 que más se repiten entre los «value» españoles. En el fondo ibérico gestionado por Francisco García Paramés, de hecho, tiene un peso de relevancia: más de un 6 por ciento de la cartera a cierre del tercer trimestre de 2017. «Ha sido penalizado los últimos años por la ausencia de crecimiento y un endeudamiento excesivo», explican Ricardo Vidal y Alberto Fayos, cogestores de EDM Inversión. En 2017 Telefónica vivió la tormenta perfecta: «Han tenido un escenario muy competitivo en España y se está endureciendo en algunos países de Latinoamérica donde, además, la divisa ha evolucionado en su contra», explican. Y sin embargo, tanto Vidal y Fayos como Lucas Maruri, gestor de Gesconsult Crecimiento, apuestan por ella. Cuando el valor cayó hasta los 8 euros, Maruri vio una oportunidad de comprar barato una compañía «muy diversificada y con una generación de caja estable». Ser la «teleco» líder en España le permitirá encabezar el cambio de tendencia -ahora al alza- de los precios en las teleoperadoras. Un paso que inevitablemente tendrán que seguir las demás, opina Maruri, tanto por la presión en márgenes como por la elasticidad de una base de clientes fieles a Telefónica. A ello se une que la macro sopla a su favor en Brasil, uno de sus principales mercados. 

Muchos han aprovechado las caídas en el gigante del textil para entrar en un valor históricamente «una apuesta segura», pero para EDM, Inditex lleva siendo una apuesta clara desde hace años. La irrupción de las ventas por internet está presionando a los agentes tradicionales del sector retail e Inditex lo está notando en su cotización. Sin embargo, estos expertos confían en el modelo de negocio de la compañía de Amancio Ortega. «La estructura 'fully integrated' de tiendas físicas y online es la mejor de sus homólogos a nivel mundial», defienden Vidal y Fayos. Estiman que las ventas crezcan por encima del 10 por ciento anual (un 5 por ciento en comparables y otro 5 por nuevas aperturas) y que los beneficios de las mismas aumentarán un 11 por ciento al año durante los próximos 5 ejercicios. 

Un Warren Buffett 'growth'

Si estos gestores demuestran que el 'valor' no está reñido con una capitalización grande o ser una marca reconocida, el maestro del 'value' lo eleva a la enésima potencia. Berkshire Hathaway, el holding dirigido por Warren Buffett, participa en cotizadas tan relevantes como Wells Fargo, American Express, Coca-Cola, Moody's o Kraft Foods y controla por completo empresas como Duracell. «Suele pasar desapercibida», cuenta Martínez, de Amiral Gestion, «pese a ser una compañía excelente, con el mejor track record de asignación de capital de la historia, con unos activos fantásticos, una cultura corporativa única y una reputación intachable». A los negocios en los que invierte Berkshire habría que sumar su división de seguros, una de las mayores del mundo en términos de volumen. La posición aporta al Sextant Grand Large «comprar con un descuento muy elevado algunas de las mejores compañías del mundo». 

Al final, lo que los gestores buscan son compañías con modelos de negocios sólidos, con beneficios estables y un crecimiento sostenible. «Grupos empresariales expandidos por todo el globo con una fuerte marca», resume Villabrille. Encuentra dos buenos ejemplos en Nestlé y Reckitt Benckiser. «Tienen fuertes ingresos provenientes de economías emergentes, poca deuda y un programa de dividendos fiable». Y es que los 'blue chips' no son exclusivos a sectores 'growth'. Gregor Rudolph-Dengel, co-gestor del Allianz European Equity Dividend, encuentra empresas de calidad en industrias ligadas al ciclo, las que tradicionalmente se clasifican como 'value'. En el sector de energía, Royal Dutch y BP, sus dos apuestas en las petroleras europeas. Las 'Big Oils' (gigantes del petróleo) han ajustado sus costes de base y reinvertido en proyectos más rentables, con lo que ahora son capaces de generar la caja necesaria para cubrir gastos y mejorar su política de dividendos. En las financieras, ven valor en Munich Re y Scor, porque «tras las pérdidas de la temporada de huracanes del año pasado vendrán las subidas de precios», y en ING y ABN Amro

Un Wall Street 'value'

Incluso con un Wall Street en máximos históricos, impulsado principalmente por los gigantes tecnológicos, los gestores encuentran valor en las norteamericanas Facebook, Amazon y Alphabet (Google). «La clave aquí está en determinar qué seguridad tenemos de que ese crecimiento continuará y se producirá en los próximos años», plantea Jesús Domínguez, co-gestor del fondo Valentum. Para Flavio Muñoz, director del Andromeda Value Capital, el valor de Facebook y Amazon está en su algoritmo. En cómo logran «atrapar» al cliente/usuario durante años. Lo que se definiría como su «valor a largo plazo». Ambos son dos ejemplos claros de tecnológicas que han dominado la capacidad de rentabilizar el tiempo que las personas emplean en sus plataformas. Y esto va muy ligado con el valor que Aspas, de Buy&Hold, ve en Alphabet. Como resume Domínguez, «la publicidad está cambiando y los nuevos canales son más efectivos y rentables para el anunciante». A diferencia de otras tecnológicas de la misma generación, como Twitter o Snapchat, Facebook y Google muestran al internauta contenido que verdaderamente le es útil. «La publicidad digital está aumentando, pero estas compañías le están comiendo el terreno a los medios tradicionales», afirma Aspas. Los ingresos por publicidad suponen un negocio millonario para las tecnológicas americanas que justifican el precio al que cotizan. ¿Está todo descontado ya? Los expertos creen que no. Por ejemplo, porque Domínguez ve aún margen para subir precios a los anunciantes, precisamente por la rentabilidad superior que ofrecen. A esto se suma un flujo de caja muy atractivo y el potencial de monetizar Whatsapp, como ya lo logra la asiática Tencent con WeChat.

'Blue chips' emergentes

En Abaco Capital apuestan por una de las marcas de bebidas más famosas del mundo, CocaCola, pero desde mercados emergentes. CocaCola FEMSA es la embotelladora más grande del mundo en términos de volumen. Como destaca Aguiar, más del 50 por ciento de sus ingresos provienen de México y Centroamérica, con una importante presencia también en Brasil, Colombia, Venezuela y Argentina. «Los márgenes históricos son buenos, pero incluso tienen capacidad de mejora si los comparamos con otras embotelladores de la zona, como ARCA», cuenta esta experta. Tras años de consolidación entre las embotelladoras de Coca-Cola, a nivel local se beneficia de una clara ventaja competitiva por las economías de escala. A esto se suma una importante barrera de entrada en la relación entre la embotelladora y Coca Cola. Por ello, apostaron por lo que puede ser «una de las grandes embotelladoras de Sudamérica, con un gran potencial de crecimiento», cuando cotizaba a un free cash flow yield superior al 7 por ciento.

publicidad
publicidad