18 de Octubre, 02:57 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

inversión

AXA IM: "Hay pocas razones para esperar una corrección estructural del mercado"

Venimos de cerrar un año muy bueno en crecimiento económico pero 2018 no le irá a la zaga y será un ejercicio en el que la economía global se seguirá fortaleciendo. "El año será muy continuista y todavía habrá más crecimiento", apuntó Jaime Albella, director de ventas senior de AXA IM en la presentación de perspectivas de la gestora. En su opinión, nos movemos ya en un territorio en donde vamos a ver cómo la política económica va a ser de contracción, un entorno donde los bancos centrales dejan de intervenir tanto y serán más prudentes. 

No obstante, el sólido crecimiento que se vio el año pasado justifica precisamente que en 2018 se vaya a ver la misma fortaleza, por lo que en AXA IM vaticinan que el PIB de la economía global crecerá un 3,8%, con un incremento esperado del 2,5% en Estados Unidos y del 2,3% en la zona euro. Este entorno de crecimiento global sostenidos, explicó Albella, "es positivo para el crecimiento de los beneficios. 

En cuanto a la renta variable, Albella cree que hay pocas razones para esperar una corrección estructural en los mercados, lo que sería un cambio de ciclo. "Sí que vemos correcciones que sean sanas, buenas y deseables, lo que sería una buena oportunidad para que entren los que están fuera del mercado o realicen plusvalías los que están ya dentro", apuntó Albella tras recordar que en la firma están 'sobreponderados' en renta variable pero sin llegar al doble dígito. 

En renta variable, y al contrario de lo que sucedió en 2015-16, las expectativas de beneficios sí se han cumplido, aunque "las medidas tradicionales dan vértigo", por lo que los expertos de la gestora hablan de 'soft landing' o aterrizaje suave en términos de valoraciones, esto es, no en PER sino en PER ajustado por ciclos. "Sí que pensamos que este año, por primera vez, vamos a ver más a ver más crecimiento de beneficios que de las bolsas", explicó Albella. En su opinión, es muy importante ver cómo, incluso con subidas de tipos, hay una correlación positiva con incrementos en las bolsas. 

¿Y si China decide dejar de comprar bonos de Estados Unidos?

Al ser preguntado por los rumores sobre los supuestos planes de China para desacelerar o incluso suprimir sus compras de deuda estadounidense (desmentidos por el gigante asiático pero causantes de desconcierto en los mercados), Albella descartó esta posibilidad y explicó que "leyendo el precio objetivo del treasurie no lo vemos".
En su opinión, esta guerra lleva ya desde la década anterior, y ya venía del ex secretario del Tesoro, John Snow, a principios de los 2000. Los americanos no estaban contentos con el yuan y la competencia desleal que supone tener una divisa con precio fijado, lo que generaba un gran déficit comercial a EEUU. "Es un tema muy complicado y una guerra muy normal, pero lo lógico es que Trump, con el déficit al alza y con el precio del crudo tan elevado, siga presionando a los países emergentes para que no debiliten sus divisas", añadió Albella. 

El arma de los chinos es que, al final, un tercio de la deuda la tienen en su poder, y pueden decidir normalizar estas tenencias. "Para nosotros, aunque no hay documento oficial, pero leyendo la TIR objetivo que tenemos del 'treasurie' estadounidense, no vemos riesgo a que China deje de comprar deuda de Estados Unidos. No les interesa ni a ellos ni a los estadounidenses, es un juego de cartas, como el Brexit", indicó.  La moraleja de esto es que la economía está tan globalizada, que nadie puede hacer lo que le apetezca, hay tantos intereses cruzados que los países están obligados a ser moderados. Si es cierto, y esto es un dato objetivo, es que la tenencia de bonos de Estados Unidos por parte de China se mueve a la baja, y es normal, porque China quiere diversificar y no depender solo del dólar.

publicidad
publicidad